Test drive: BMW Serie 7 2017
26-09-2016 Reportes de Manejo

Test drive: BMW Serie 7 2017

En México probamos el buque insignia de la marca alemana, un modelo elegante, tecnológico y plagado de tecnología sorprendente.

No es noticia para nadie que en el segmento de los sedanes de gran lujo e innovación, el líder indiscutible y rival a vencer siempre ha sido el Mercedes-Benz Clase S. Se trata de un producto tan importante, que en gran medida ha moldeado el concepto generalizado que tenemos por auto de lujo, aun cuando la gran mayoría jamás haya tenido oportunidad de subirse a uno. Asimismo sus aportaciones en materia de adelantos tecnológicos, tanto de confort como de seguridad a la industria entera son cuantiosas a lo largo de los años.

El fabricante bávaro BMW con su Serie 7 ha seguido desde siempre los pasos de Mercedes-Benz en esta exclusiva pero muy relevante categoría, tratando de aportar su visión de lo que debe ser un sedán de gran lujo, pero sin perder ese gen característico e infaltable de los productos de la firma, que no es otro que el buen manejo y sabor deportivo.

El BMW Serie 7 se encuentra ya en su sexta generación, y aunque es cierto que en el apartado de diseño tanto al interior como en el exterior parece no aportar mucho ya que luce demasiado parecido a su predecesor, incorpora numerosas innovaciones tecnológicas que veremos en los autos de la marca en los años por venir, y que plantean también algunas tendencias que podrían adoptar muchos vehículos en el mediano plazo.

Sin embargo la gran pregunta que nos tenemos que hacer es si con todas estas innovaciones que integró BMW en su nuevo Serie 7, le alcanza para superar a su eterno rival y punto de referencia del mercado, el icónico Clase S.

Tres versiones disponibles: BMW 730d, 740i y 750 Li, con precios entre $ 79.000.000 y $ 122.000.000.

 

Características técnicas y mecánicas

En la versión probada, tenemos bajo el capó un V8 de 4.4 litros Twin Scroll Turbo con 450 Hp y 650 Nm de torque asociado a una transmisión automática de ocho velocidades con modo manual y paletas de cambio detrás del volante. Y es aquí en donde se encuentra el mayor pecado del nuevo buque insignia de BMW, ya que no aporta novedades mecánicas importantes en una marca que se jacta de ser innovadora en ese aspecto.

La suspensión neumática es de doble horquilla adelante y multibrazo atrás, se puede elevar o rebajar en función de las necesidades, además de que cuenta con amortiguadores adaptativos. Asimismo, incorpora sistema de dirección en las cuatro ruedas, una tecnología que facilita las maniobras de estacionamiento a baja velocidad y mejora la dinámica de conducción en carretera al modificar la distancia entre ejes.

Cuenta además con el Executive Drive Pro, un sistema que se vale de dos cámaras estereoscópicas que van escaneando en tiempo real las condiciones del camino, de tal manera que envían información a la suspensión para reaccionar de manera anticipada a imperfecciones como baches y topes.

Evidentemente el Serie 7 ofrece todos los sistemas conocidos en materia de seguridad como el Asistente de mantención de carril protección activa de colisión lateral, que monitorea el punto ciego y es capaz de intervenir en la dirección para evitar que te impactes con otro vehículo al cambiar de carril. El Traffic Jam Assistant acelera y frena en función del movimiento del auto que circula adelante, y el Steering and Lane Controlling System que te mantiene dentro de nuestro carril hasta a velocidades de 210 km/h.

 

Tecnología

El BMW Serie 7 despliega toda la capacidad que existe en el grupo teutón en materia de tecnología.

La conectividad es de vital importancia, razón por la cual incorpora una conexión 4G que, además, de permitirle funcionar como Hot Spot y compartir señal con los dispositivos de los ocupantes, aprovecha esta situación para ofrecer búsquedas en el navegador soportadas por Google, servicio de noticias que se despliegan en las pantallas traseras de 10 pulgadas, o bien pueden ser leídas por el auto para evitar distracciones al conductor.

Asimismo, la pantalla central de 10,2” es táctil, mientras que en el compartimiento de la consola central encontramos un cargador por inducción para teléfonos celulares, que también sirve para recargar la llave inteligente.

Y ya que hablamos de llave inteligente, el Serie 7 redefine el concepto, ya que ella cuenta con una pantalla táctil a color desde donde puedes revisar el estado del vehículo, la autonomía restante o definir cuando quieres que el climatizador se inicie automáticamente para así llegar a manejar con un habitáculo fresco. Adicionalmente, desde aquí es posible controlar la función Remote Control Parking, que permite estacionar el vehículo sin la necesidad de estar a bordo. Desde la llave se puede ingresar por ejemplo a un estacionamiento muy estrecho con la posibilidad de moverlo hacia adelante, atrás o efectuar giros no mayores a 11º.

Una de las características más espectaculares es sin duda el Gesture Control, una tecnología que debuta en el Serie 7 y que permite efectuar algunas acciones incluso sin la necesidad de tocar absolutamente nada. Y es que mediante unos movimientos predefinidos de la mano frente a la pantalla central puedes aceptar o rechazar una llamada, subir o bajar el volumen, o bien recorrer una perspectiva 3D del auto.

Debes estar pensando, ¿es todo esto necesario? La verdad que no, incluso subir el volumen o contestar una llamada desde el volante es más fácil y rápido, pero pensemos por un momento. Se trata de una tecnología nueva y en desarrollo que quizá en un futuro te permita tener vehículos cuyas funciones puedan ser controladas en su totalidad sin la necesidad de botones, y el impacto que esto tendría en el diseño de consolas centrales y tableros sería dramático.

Por su parte, en el reposabrazos de la fila posterior encontramos una Tablet de 7 pulgadas desarrollada conjuntamente con Samsung, desde donde puedes controlar un gran número de funciones tales como posición de los asientos, programa de masajes, sistema de infoentretenimiento, navegador, aromatizador, persianas e iluminación ambiental LED, y que incluye el techo panorámico.

Siguiendo con el tema de la iluminación, de manera opcional está disponible un sistema de iluminación con Faros Láser, que mejor la visibilidad de 300 hasta unos impresionantes 600 metros en relación con unos Full Led convencionales.

 

Confort

Si bien es cierto, el interior del Serie 7 resulta familiar y consistente con el resto de la gama, al ahondar un poco en los detalles podemos darnos cuenta que está en un nivel completamente diferente. Encontramos superficies metálicas para cada botón y control del vehículo, mientras que el resto de las superficies cuentan con insertos en madera genuina, o bien están forradas en cuero o alcántara.

El paquete opcional de asientos posteriores denominado Lounge Seats es un lujo. Además de ofrecer regulaciones eléctricas, programa de masajes, calefacción y enfriamiento, permite acomodar al pasajero que viaja detrás del copiloto tal y como lo haría un asiento de avión de primera clase, con todo y reposapiés, así como una mesa de servicio. Para lograr dicha privilegiada posición, el asiento frontal se mueve hasta adelante, la cabecera se reclina y la pantalla del sistema de entretenimiento se ajusta a la altura adecuada. Evidentemente, esta posición de confort no está disponible para el otro asiento debido a que tendrías que mover al conductor y correrías el riesgo de ocasionar un accidente.

Pensando en los melómanos, equipa un sistema de audio Bowers & Wilkins de 1,400 watts y 16 parlantes diseñado exclusivamente para este vehículo, que se vale de los últimos adelantos que dispone el fabricante de audio. Por mencionar algunos detalles: los conos de los parlantes están fabricados en Kevlar, mientras que los twitters cuentan con una cobertura en polvo de diamantes. Sobra decir que el resultado es una auténtica experiencia religiosa.

Asimismo, el sistema de ventilación cuenta con dos ionizadores eléctricos que al activarlos aniquilan los malos olores que se pudieran impregnar, pero la cosa no para ahí. Adicionalmente, BMW creó 8 fragancias que puedes disfrutar gracias a un cartucho que se coloca en un compartimiento especial ubicado en la guantera, para así llenar la cabina de un aroma placentero.

Por último y como buen sedán de súper lujo, está uno de los equipamientos menos útiles pero más glamorosos que se pueden equipar en un auto: un refrigerador para las plazas traseras, ideal para enfriar una botella de Champagne.

 

Impresión de manejo

Tras el volante, el BMW Serie 7 no decepciona en absoluto. Es cierto, es un vehículo que fue concebido para disfrutarse desde el asiento trasero, sin embargo ,no por ello deja de ser un "Ultimate Driving Machine", como dice el eslógan de la marca.

La estructura híbrida de fibra de carbono y aluminio le permite ahorrar hasta 130 kilos, y esto se traduce en un comportamiento dinámico verdaderamente de auto deportivo. Extraer toda la potencia del ocho cilindros es extremadamente fácil, basta con con la mínima insinuación del pie derecho para que el Serie 7 responda con agilidad y contundencia.

Les decía que es un Ultimate Driving Machine en toda la extensión de la palabra, y vaya que lo es: 0-100 km/h en 4,7 segundos, esto significa que tiene cifras de aceleración apenas dos centésimas por encima de las de un M2 o un M3. Por su parte, los frenos son inmensos y tremendamente efectivos, algo digno de destacarse en virtud de la masa del Serie 7, que en seco alcanza 1.885 kilos.

El motor 4.4 litros entrega 650 Nm torque, pero se siente como si fueran muchos más, ya que el Serie 7 se percibe como un vehículo rápido, muy potente e incluso ágil, y que en consecuencia esconde sus inmensas dimensiones con facilidad (5.238 mm de largo, 1.902 mm de ancho), por lo que en un instante te olvidas que se trata de un trasatlántico.

Cuenta con los ya conocidos modos de manejo Eco Pro, Confort, Sport o Sport +, sin embargo, encontramos un par de novedades interesantes ya que el Serie 7 adiciona un modo Confort +, en el que el comportamiento es todavía más suave y confortable, la suspensión es mullida al punto que incluso pareciera que navegáramos por aguas calmadas, las transiciones de la caja se tornan imperceptibles y la entrega de poder es suave al extremo.

La otra novedad en modos de conducción se denomina Adaptive, en donde el vehículo va leyendo las exigencias que realizamos con el pedal de acelerador, la dirección, así como condiciones del camino, para determinar el modo de manejo más adecuado en un momento determinado. Dicho modo es seleccionado de forma automática y puede cambiar entre uno y otro según los parámetros que reciba el auto en tan solo un instante.

Adicionalmente, la transmisión automática de ocho velocidades cuenta con un artilugio tecnológico bien interesante, ya que va leyendo con el GPS condiciones del camino como subidas o curvas, y en función de esos parámetros se prepara y anticipa para elegir la marcha indicada para cada circunstancia.

 

Conclusión

Es sin duda la categoría del Serie 7, la de los grandes sedanes alemanes, la que lleva la batuta a nivel industria en términos de innovaciones. Cierto que hay vehículos y marcas que se ubican por encima de estos en la escala de precios, tenemos a Rolls-Royce dentro de BMW Group o Bentley dentro de Grupo Volkswagen, pero en esos casos ya no se trata de adelantos en materia tecnológica, sino de vehículos ultra exclusivos, hechos a mano y a capricho del comprador.

De hecho, la transferencia tecnológica se da al revés, aquí tenemos novedades que seguramente veremos en las próximas generaciones de Rolls-Royce, como el monocasco híbrido de aluminio y fibra de carbono. Evidentemente, muchas de estas innovaciones también irán permeando hacia la parte baja del mercado.

Con la sexta entrega del Serie 7, BMW ahora sí logró desarrollar un buque insignia al nivel de lo que se espera de la marca.

¿Es superior a su eterno verdugo, el Clase S? La respuesta sería sí y no.

Por principio de cuentas tenemos que es ligeramente más rápido, balancea bien sus cualidades de auto de lujo y de sedán deportivo, aunque ciertamente le da algo más de peso a esta última, al tiempo que ofrece soluciones de infoentretenimiento y confort con interfaces novedosas respecto de lo que estamos habituados. Por su parte, el Mercedes-Benz se percibe más señorial y es marginalmente superior en cuanto a confort de marcha.

Por lo que tomar una decisión no resulta tan claro, aun con lo anterior y a título personal, en esta ocasión me quedo con el BMW.

Galería BMW Serie 7 2016

BMW Serie 7 2016

1 de 25

¿Qué opinas? Cuéntanos