¿Sirven realmente las cámaras a bordo en los automóviles?
30-08-2017 Informaciones varias

¿Sirven realmente las cámaras a bordo en los automóviles?

Este dispositivo permite documentar situaciones importantes que puedes encontrar en el camino, y usarlas como medio de pruebas.

De la misma manera que lo hace la policía, el uso de cámaras de video a bordo en nuestro automóvil es de gran utilidad para grabar todo lo que acontece a nuestro alrededor.

Por ejemplo, en caso de un accidente o inconveniente, como puede ser un asalto, una cámara a bordo puede aportar evidencias a las autoridades para deslindar responsabilidades o bien dar con el paradero de los involucrados. Pero bueno, además de ser un excelente aliado cuando no tenemos la culpa en un accidente, también podría servir como medio de prueba en contra ante la policía.

¿Són iguales a una cámara normal?

Básicamente, una cámara de tablero es una cámara digital que se adhiere, en la mayoría de las veces por medio de una compresa, al tablero o interior del parabrisas del vehículo. Asimismo, están disponibles en múltiples formatos (para grabar la ventana frontal o trasera) y, dependiendo del modelo, graban automáticamente cuando encendemos el motor del auto.

Generalmente, este tipo de cámaras graban alrededor de cinco horas o más de video HD y, conforme el almacenamiento llega a su capacidad máxima, la cámara comienza a borrar los archivos más antiguos y continúa grabando nuevos archivos.

Otra característica de estas cámaras es que ofrecen vistas más amplias, ya que usan lentes de ojo de pez que permiten observar un panorama más completo de lo que ocurre al frente o detrás del vehículo. Igualmente pueden conectarse al enchufe de 12 voltios del vehículo para operar con el sistema eléctrico del vehículo. En casos más sofisticados, las cámaras ofrecen etiquetado geográfico, monitoreo de velocidad y reconocimiento de tiempo y fecha.

Si bien por ahora es una opción del propio conductor, quien debe instalar su propia cámara inboard, hay marcas que ya están ofreciendo dispositivos de fábrica. Una de ellas es Citroën con el nuevo C3, el que trae como equipamiento el sistema ConnectedCam. Se trata de una cámara con 120° de ángulo, Full HD y 2 millones de píxeles, que está conectada a una memoria interna de 16 GB. Va montada justo detrás del espejo retrovisor, desde donde se registra lo que el conductor ve a través del parabrisas.

El registro de la conducción tiene dos propósitos principales. El conductor puede hacer clic para tomar fotos y videos (paisajes, puestas de sol, lo que sea), las que puede compartir en sus redes sociales de inmediato gracias a la conexión a internet a través del teléfono. Asimismo, el contenido almacenado sirve como medio de prueba en caso de colisión o accidente.

¿Qué opinas? Cuéntanos