Test drive

Prueba al Chevrolet Captiva 2.0 Diésel LTZ AWD: Un vehículo sobresaliente

Por sobre su diseño sobresalen sus características mecánicas.

Prueba al Chevrolet Captiva 2.0 Diésel LTZ AWD: Un vehículo sobresaliente

 

Este vehículo de tipología SUV posee un diseño ensanchado, donde las curvas trazadas sobre el metal destacan desde cualquier punto de vista. El frontal exhibe un diseño suave, pero bastante contorneado por medio de pliegues que se deslizan libremente por el capot y parachoque.

 

En el parachoques delantero se observan integrados los faros antinieblas de diseño circular, el que se complementa con la máscara de capot que está definida por bordes en el mismo tono de La carrocería y una toma de aire inferior en tono negro. La superficie de los grupos ópticos es de policarbonato liso.

 

El segundo volumen tiene una notable elevación de techo y un óptimo trabajo de decoración. Por sus flancos, la carrocería tiene puertas de gran tamaño y una tercera ventanilla que le confiere un suave toque deportivo. Destacan los amplios espejos retrovisores -con intermitentes integrados-, y las salidas de refrigeración de motor ubicadas en el límite de las puertas delanteras.

En la zona baja se observan los remates en fibra de resina, aplicados a los zócalos y pasos de rueda, se encargan de definir un estilo bastante original y moderno limpios pasos de rueda, que marcan el centro de rotación de neumáticos 235-60-17.

 

Para seguir los parámetros impuestos por los vehículos nacidos para cumplir con una labor de funcionalidad, el Captiva ha sido provisto de un enorme portalón trasero que permite acceder al compartimiento de carga, abriendo toda la puerta o solamente la luneta. En la misma zona encontramos los dos tubos de escape.

 

El interior, a diferencia de lo que uno puede esperar, se muestra sobrio, elegante y muy ergonómico en toda su organización sin caer en un extremo de modernidad; los detalles de estilo, como la consola central en profundidad y la presencia de innumerables portaobjetos, la mayoría con tapa, son aspectos muy destacables.

 

La arquitectura de los paneles internos y muy especialmente del tablero, sigue con fidelidad el concepto aplicado en el exterior; curvas y relieves en distintas tonalidades de gris. La banqueta posterior ofrece tres alternativas de adaptación y los respaldos delanteros pueden ser utilizados para formar una especie de cama; esta cualidad convierte al Captiva en un fiel compañero de viaje.

 

En terminos de seguridad y equipamiento la unidad contaba con Doble airbag delantero, Doble airbag lateral, climatizador, computador de abordo, cierre centralizado con mando a distancia, techo corredizo, tapizado de cuero, volante multifuncional, alzavidrios eléctricos totales y equipo de sonido CD MP3 Player.

 

IR A 2DA PARTE PRUEBA CHEVROLET CAPTIVA Diésel LTZ AWD

 

 



¿Qué opinas? Cuéntanos