Lanzamientos

Can-Am Maverick X3 2017, lider de la manada

Can-Am elige a Chile para hacer el lanzamiento regional de su UTV estrella, el Maverick X3, modelo completamente renovado para el 2017 y que ya se ha ganado el aprecio absoluto de toda la prensa en los países que ya ha sido lanzada. Sus atributos más importantes están en su suspensión de 24 pulgadas de recorrido, su dirección ajustable y su poderoso propulsor, mejoras que ya la ponen como líder entre sus rivales de Yamaha y Polaris.

Can-Am Maverick X3 2017, lider de la manada

Las dunas de Ritoque fueron el escenario escogido por Can-Am para hacer el lanzamiento regional de su UTV Maverick X3, evolución completa del modelo anterior, el cual arriba en tres versiones, incluyendo a la tope de línea X RS Turbo, vehículo que con mínimas modificaciones podría enfrentar una competencia como el Dakar. 

La gente de Can-Am es enfática en tres conceptos que resumen la impronta del Maverick X3: Desafiante, preciso y potente. Desafiante tiene que ver con el asombroso recorrido de su suspensión trasera (en el modelo tope de gama X RS) de 24 pulgadas, esto ayuda a que el Maverick pueda ir más fuerte por terrenos accidentados, sin perder fuerza o estabilidad. Precisión tiene que ver con su ancho de 72 pulgadas, suficiente para entregarle una figura atlética, deportiva y con mejor asentamiento. Ahora, si hay algo muy preciso en el Maverick X3 es su nuevo sistema de dirección asistida eléctricamente, con tres modos de dureza y que con 1.5 vueltas del volante alcanza su máximo radio de giro. Potente, naturalmente tiene que ver con su mecánica, incorporando el propulsor más poderoso del grupo, compartido en otros productos del grupo. Hablamos de un tricilindrico Rotax ACE de 900 cc, turboalimentado, con 154 Hp y 153 Nm de torque, asociado a una transmisión CVT con rango alto y bajo, además de un switch para pasar de tracción simple a tracción total, por medio de un diferencial delantero autoblocante. Su performance queda demostrada en con las cifras de aceleración, ya que alcanza los 100 km/h en poco menos de 5 segundos.

Sobre las mejoras técnicas, lo primero va de la mano con la transmisión CVT con sistema QRS-X, ahora con mejor ventilación y con una correa reforzada que pueda aguantar más etapas sin tener que ser reemplazada. El sistema de refrigeración cuenta con admisiones dedicadas tanto para motor como transmisión. La suspensión es del tipo Trophy Truck, con dos brazos combinados a un esquema multilink y una bandeja dispuesta en modo vertical. Fox es el encargado de proveer los amortiguadores y muelles, con distintas especificaciones y recorridos de su modelo Podium, según la versión del Maverick X3. Can-Am ha pensado mucho en la competencia y por lo mismo el Maverick X3 es mucho más fácil de mantener, con cubiertas más simples y un acceso más holgado a componentes motrices.

Hacia el interior nos encontramos con un habitáculo cómodo y pensado para ser funcional y durable. Los asientos ahora son ajustables tanto para conductor como para acompañante y se puede optar por un cinturón de tres puntas o un arnés de competencia. Al volante -este con forma de D-, se centralizan las funciones en un display digital flanqueado por el tacómetro y el velocímetro, ambos análogos. El display entrega la información vital de la UTV, como combustible, testigos, relojes, autonomía y acuso de funciones activadas. También destaca la entrega de dos llaves, una que habilita el UTV en su máximo potencial y otra que puede configurarse para limitar la velocidad máxima, optimo en usos recreativos donde se puede ver comprometida la seguridad de un familiar o de un usuario poco avezado. Los asientos son del tipo ErgoPrint, que contempla el desarrollo de la butaca a partir de una sola pieza, con almohadillas removibles.

La Maverick X3, como ya mencionamos, arriba en tres configuraciones. El primero modelo corresponde al X3 estándar. Este solo se comercializa en color blanco y es fácil de identificar por su look más "urbano", incluyendo llantas más deportivas y un despeje menos dramático. Inmediatamente en el escalafón superior esta la X3 X DS, un modelo con más recorrido de suspensión y con una estética más dirigida al off road, por sus llantas y opciones de color. Ya al final de la gama, la X RS incorpora mayores defensas y el sistema de suspensión Fox Podium 3.0, la diferencia más notable con respecto a sus hermanos menores, además de las llantas de competencia y colores. Así mismo, Can-Am pone a disposición tres paquetes de opcionales (Duna, Desierto, Aventura) con accesorios tales como parabrisas, iluminación auxiliar LED, defensas más robustas, parrillas, techo metálico, etc, todo diseñado desde fábrica para el modelo y para que el Maverick X3 se adecue de mejor manera a cada terreno. Además Can-Am cuenta con un departamento de operaciones especiales, quienes están a cargo de proyectos orientados a la competencia y a las fuerzas armadas, asi como requerimientos especiales de personalización.

Con la ficha técnica concluida podemos contar un poco del manejo que tiene este nuevo Can-Am. Nos fue asignada una ruta ligera, pero con terreno mixto de polvo/arena y con distintos obstáculos, tales como trepadas, curvas cerradas, saltos, dunas, peraltes, entre otros. Para quienes se han subido al Maverick de la generación anterior, podrán inmediatamente identificar las dos mejoras más notorias, la dirección y la suspensión. La arena siempre tiende a dificultar las labores de giro, pero con un volante de reacción más directa, este muerde mucho más, permitiéndonos dirigir mucho mejor al UTV. La suspensión de 24 pulgadas es sencillamente espectacular, adecuándose a todos los desniveles con la suavidad de un SUV. El torque del motor y su potencia hacen maravillas a la hora de recuperar tiempo y adelantar las salidas en curvas cerradas o donde hay que bajar más la velocidad, el empuje es notorio y consistente. De a poco uno se logra acostumbrar a su comportamiento dinámico, al punto que te encuentras acelerando y derrapando con más confianza, con el pasar del tiempo. Una experiencia adictiva y que torna al UTV de Can-Am en la maquina definitiva devora-dunas.

Los precios están en el orden de los $22.900.000 hasta los $27.900.000. La aceptación de estos modelos ha sido increíblemente positiva, al punto que ya tienen 70 unidades prevenidas. Esperan vender cerca de 150 unidades al año.

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas