Los planes de Citroën para Chile y el futuro
09-12-2016 Informaciones varias

Los planes de Citroën para Chile y el futuro

Tras el lanzamiento del nuevo C3, la firma del doble chevrón aspira a alcanzar el 3% de market share para 2018.

Este 2017 se ha portado bien con Citroën Chile. Si los números cuadran en diciembre, la firma alcanzará su meta del 2% de market share con casi seis mil autos nuevos comercializados, lo que representará un 25% de crecimiento respecto del año anterior.

Pero el importador en Chile se toma en serio las aspiraciones globales que el Grupo PSA tiene para la marca, y se propone llegar a un 3% de participación de mercado para 2018, lo que significa aumentar sus ventas significativamente, un proyecto sustentado en un mayor conocimiento de marca y, sobre todo, en el arribo de nuevos modelos en segmentos relevantes donde hoy no tiene presencia.

Citroën indica que si en 2012 cubrían sólo el 40% del mercado automotor nacional, con énfasis en hatchbacks compactos y furgones comerciales, este 2016 ya tienen un 70% de cobertura gracias a la introducción hace unos años del sedán compacto C-Elyseé y en 2015 del crossover compacto C4 Cactus.

El recién estrenado nuevo C3 también aportará lo suyo a partir de 2017, ya que si bien reemplaza a un modelo existente, llegará con más fuerza a un tipo de cliente que demanda más estilo, personalización y conectividad (los millenials). De hecho, la marca proyecta vender entre 1.500 y 1.800 unidades anuales de este modelo y ser uno de los líderes en el segmento de los hatchbacks compactos.

¿Qué más se viene en camino? La marca estima que 2017 será más o menos similar al año en curso, con el New C3 desplegándose en las calles y con la consolidación del C4 Cactus, que podría incorporar nuevas variantes.

Para el primer semestre está proyectado lanzar la actualización de mitad de vida del sedán C-Elyseé, el modelo más exitoso de la marca con 200 unidades mensuales, y el arribo de la nueva Jumpy, en versiones de carga y pasajeros.

El C-Elyseé acaba de estrenar un rediseño frontal, introduce motores más eficientes e incorpora la tecnología Citroën Connect con pantalla táctil y GPS. La Jumpy es una generación totalmente nueva, más eficiente en los consumos y más equipada en todas sus variantes.

Y la estrella de la jornada será el totalmente nuevo C3 Picasso, nombre por ahora tentativo que se vincula a una minivan de poco éxito en Chile, pero que pasará a convertirse en el futuro crossover compacto construido sobre el nuevo C3, y que desde diciembre próximo pretenderá rivalizar con modelos como el Ford Ecosport, Renault Captur, Nissan Kicks, Hyundai Creta y Chevrolet Tracker.

Ya en 2018 arribará un segundo SUV de la marca, hermanado con el nuevo Peugeot 3008, con el que Citroën aspira a participar de al menos el 90% del mercado criollo. Y ya se tiene en los planes, una futura camioneta mediana de 1 tonelada para el 2019. Como ven, Citroen tiene harto aun por contar y esto tiene que ver con la estrategia de la marca de tener al menos un auto nuevo cada año. Al 2021 ya deberian tener cerca de 7 modelos globales. ¿Alcanzará para el 3% de mercado?

Además de las ventas, Citroën enfrenta un importante cambio conceptual, que afecta a su imagen y premisas base con respecto a sus modelos. En pos de mejorar su percepción de calidad, se han puesto la meta de ser Top 3 entre las marcas de mejor calidad de fabricación y acabado, llegando al 2021 como Top 1. Esta imagen de calidad, va de la mano con una nueva filosofía, que toma como protagonista la comodidad y la alegría. Autos vistosos, con diseños y armado que se perciban nuevos aun después de tres años, con interiores muy confortables, pero cálidos e informales, una imagen marca más fresca (con un nuevo logo revisado) y showrooms de nuevo layout, entre otros, refuerzan la idea de una nueva Citroën, más juvenil y vital.

¿Qué opinas? Cuéntanos