Industria

La "recta infinita” de Nardo renace gracias a Porsche

La marca alemana invirtió 35 millones de euros pare desarrollar sus modelos en una de las pistas más rápidas del mundo.

La "recta infinita” de Nardo renace gracias a Porsche

Si a simple vista piensas que estamos hablando de un colisionador de hedrones, te contamos que Nardo solo tiene tres similitudes con la estructura situada en la frontera suizo-francesa: es inmenso, es circular y sirve para acelerar. La diferencia es que en este caso estamos en Italia y en lugar de partículas subatómicas hablamos de autos.

Considerada una de las pistas de pruebas más rápidas del mundo, el complejo de Nardo fue construido en los años 70 por Fiat y su trazado de 12,6 km destaca por el peralte que permite ir a toda velocidad como si se tratara de una recta infinita. Es por ello que muchos récords de velocidad se establecieron ahí, pero también que muchas marcas lo utilizaran para desarrollar sus bólidos.

Ya sea por resistencia, por alta velocidad, o la combinación de ambas, este círculo infernal tuvo su momento de apogeo y luego se fue apagando a medida que las instalaciones se añejaban y el asfalto dejaba de estar lo suficientemente liso como para girar a altas velocidades. Recordemos que el Mercedes C111 IV alcanzó 403,978 km/h ahí, y en teoría se podría circular a 500 km/h.

La era Porsche

En 2012, Nardo pasó a manos de Porsche, marca que junto al Grupo VW se encargó de remodelar todas las instalaciones que ahora reabren sus puertas. Gracias a una inversión de 35 millones de euros (más de 39 millones de dólares) se restauró no solo el anillo exterior, incluyendo reasfaltado completo y nuevos guardarraíles, sino también la zona central, donde se incluyen otras pistas de pruebas y un Centro Técnico de 106.000 m2.

 

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos