Test drive: Hyundai Elantra 2017
26-08-2016 Reportes de Manejo

Test drive: Hyundai Elantra 2017

Lanzado en Chile a principios de este año, el sedán coreano es vehículo completamente nuevo, que llega a consolidar el liderazgo de Hyundai en el segmento de pasajeros.

Hyundai no necesita de una gran presentación, como tampoco lo requiere el Elantra, uno de los autos favoritos de los chilenos, que desde su lanzamiento en 1991 ha comercializado más de 50 mil unidades en el país.

Por lo mismo, esta sexta generación del sedán mediano ha sido largamente esperada por la marca, especialmente ahora que pelea palmo a palmo el primer lugar en ventas con su hermana de sangre Kia Motors, y donde cualquier nueva propuesta de producto puede hacer la diferencia.

El Hyundai Elantra de sexta generación fue develado en el marco del Salón de los Ángeles en 2015 y demoró muy pocas semanas en presentarse en el país. De hecho, Gildemeister aprovechó su auspicio al Festival de la Canción de Viña del Mar para exhibir el modelo, el que arribó inicialmente con cinco versión y dos motorizaciones: 1.6 y 2.0 litros. Es más grande, elegante y equipado que su antecesor, pero también es más caro, teniendo un precio de entrada de $ 12.190.000.

Hoy, con una gama más completa de 10 versiones, Hyundai quiere comercializar unas 1.900 unidades en el año.

 

Características Técnicas y Mecánicas

El Elantra es un sedán del segmento C cuyas medidas son 4.570 mm de largo (40 mm más), 1.800 mm de ancho (25 mm más), 1.455 mm de altura (10 mm más), dejando 2.700 mm entre los ejes. El peso es de 1.780 kilos, mientras que la motorización 2.0 probada también creció en desplazamiento y potencia: ahora eroga 150 caballos de fuerza en el rango de las 6.200 rpm, y genera una fuerza de torque de 192 Nm a 4.000 giros del motor. Es decir, ganó cinco caballos y aumentó 16 Nm de torque con relación al modelo que sustituye.

El diseño es nuevo, más elegante y a tono con los últimos lanzamientos de la marca. Incluye la nueva máscara hexagonal con barras cromadas horizontales, unas luces secundarias con un diseño de búmeran, y focos más horizontales que ahora incluyen luz diurna LED.

La silueta también es distinta, ya que el modelo luce menos agazapado que antes, gracias a una cintura más baja y nervaduras menos inclinadas. La sensación es menos deportiva pero más elegante. En la zaga los cambios son mínimos, destacando un nuevo diseño de parachoques.

Pese a que utiliza la misma plataforma anterior, la estructura del nuevo Elantra es más rígida, ya que el 53% del chasis ha sido reforzado con aceros de alta resistencia. Los frenos son de discos ventilados adelante y discos sólidos atrás, aunque las versiones 1.6 ofrecen frenos de tambos.

En sistemas de seguridad, el paquete es completo sólo si se escala hasta las versiones full, ya que de entrada apenas se ofrecen dos airbags y punto. Los frenos ABS aparecen recién desde la tercera versión, mientras que los controles de estabilidad y tracción están disponibles únicamente con el motor 2.0. Nuestra unidad de prueba incluía sensor de punto ciego y sensores de proximidad.

 

Confort y habitabilidad

Los acabados y el diseño interior nos hacen pensar inmediatamente que estamos en un vehículo de otro segmento de precio, dada la coherencia de los instrumentos, la combinación de colores y el buen ensamble. Los plásticos que los ocupantes tocan casi todos son de tacto suave, lo único que desentona es el acabado brillante del pomo de la palanca de cambios.

El cuadro de instrumentos es grande, y combina la medición análoga y digital, para el velocímetro y cuentarrevoluciones los diales son tradicionales de agujas y al centro una pantalla que nos informa de funciones momentáneas, como la selección de la palanca de cambios, o si alguna puerta está abierta, los indicadores de temperatura del motor y nivel de combustible también son análogos, mientras que el de la temperatura exterior así como el cuentakilómetros es digital.

Los instrumentos son claros y concretos, no hay cascadas de luces como en otros modelos procedentes de oriente. Cuenta con una pantalla táctil de 5", desde donde se puede manejar el sistema de Infoentretenimiento, léase radio AM/FM, teléfono, archivos musicales de un dispositivo externo de almacenamiento de audio, y se visualizan las imágenes de la cámara de retroceso.

El sistema es compatible con conexiones Aux, USB o con el cada vez más famoso Bluetooth, y además de enlazar un Smartphone, puede reproducir audio también. Ahora, siendo los coreanos tan tecnológicos, sorprende la ausencia de compatibilidad con los sistemas Car Play de Apple y/o Android Auto, además que tampoco está la función Mirror Link que permite “replicar” la pantalla del teléfono en la pantalla del vehículo. La marca prometió la introducción de un sistema así para este mismo año.

El aire acondicionado es bizona y programable, las tapicerías son de cuero. En el interior de Elantra es prácticamente imposible encontrar un tornillo visible, todo está muy bien camuflado. El espacio de la maleta es amplio, con una capacidad de 407 litros.

 

Impresión de manejo

Unos segundos antes de iniciar la prueba de manejo, siempre hago un recorrido visual y táctil por el interior del vehículo a evaluar. Lo primero es buscar una posición cómoda, ajustando la altura y distancia del asiento, y después regulando el ángulo, profundidad del volante, y ya con la postura correcta, procedo a encender el motor para así otorgar vida al Hyundai Elantra 2017. Para poner en marcha el motor solo hay que presionar el botón de encendido, ya que cuenta con un sistema de llave inteligente, que con el simple hecho de portarla, el vehículo nos reconoce (nuevamente, disponible sólo en las versiones 2.0).

La calidad de marcha es suave, la entrega de torque y aceleración es gradual y pulsando un botón junto a la palanca de cambios se puede escoger uno de los tres programas de manejo: NORMAL, en donde los cambios de velocidad se hacen en un régimen medio de revoluciones y donde la aceleración es constante; ECO, ue como su nombre lo indica está orientado al bajo consumo, con un tacto del acelerador que se endurece un poco y los cambios de la transmisión automática se hacen en niveles bajos de rpm; y por último, el modo SPORT, en donde el tacto del acelerador es más sensible y las velocidades se acoplan en un régimen alto de rpm, con una mejor aceleración como premisa.

Si bien el Elantra no está orientado al manejo deportivo, se puede manejar a buenos ritmos, ya que la suspensión es firme, sin llegar a ser dura, y con el perfil 45 de las llantas de 17 pulgadas se apoya bien, sin perder la compostura, teniendo en cuenta que la orientación es de un vehículo familiar, y que sus pretensiones deportivas solo llegan al selector manual de la palanca de cambios.

Los consumos (oficiales) del motor 2.0 litros del Elantra, con caja automática son de 15,2 km/litro en ciudad, 24,8 en carretera y un combinado de 18,4 km/l.

 

Conclusión

El Hyundai Elantra siempre ha sido una compra segura por su relación precio/producto, y pese a que con esta generación se fue bastante arriba en las listas, sigue siendo una opción absolutamente válida para quienes buscan un auto confortable, con una apreciable mejora en la calidad percibida, con un motor más pujante y con una silueta más elegante.

Los sedanes han perdido terreno en este segmento frente a los nuevos crossovers y SUV, pero el Elantra ofrece un atributo que difícilmente se va a encontrar en un todoterreno: el placer de conducir un auto cerca del suelo.

Al debe sigue en materia de equipamiento, ya que para obtener ciertos elementos ya comunes en muchos autos (climatizador, luz diurna, sensor de lluvia) hay que elegir sí o sí el motor de dos litros y superar los 15 millones de pesos para comprarlo.

Abajo podrás encontrar el video test realizado por Autocosmos México.

Galería Hyundai Elantra 2017

Hyundai Elantra 2017

1 de 29

Hyundai Elantra 2017, un compacto que parece auto premium

¿Qué opinas? Cuéntanos