Volkswagen Polo 2018 en Chile, el resurgir de la sexta generación
18-12-2017 Lanzamientos

Volkswagen Polo 2018 en Chile, el resurgir de la sexta generación

El Polo se actualiza completamente en Chile, con la llegada de la sexta generación del modelo. Proveniente desde Brasil, promete volver a estar a la altura de los Polo anteriores.

El Volkswagen Polo es un auto con historia dentro del árbol genealógico de la firma alemana. A la fecha se han comercializado más de 14 millones de unidades, considerando los más de 40 años que lleva en producción.

En Chile, la historia del Polo también se conoce. Claro que, en el último tiempo, su rol en la oferta nacional ha decaído. Su quinta generación, con procedencia india, no estaba a la altura del segmento, en especial para lo que uno espera de un Volkswagen. Tanto así, que Škoda, que se supone debería ser una alternativa de costo a la marca alemana, se percibe en Chile con un pedigree mucho más alto y premium; el Fabia era mucho más que el Polo. Considerando además los upgrades al Gol y la buena relación precio/equipamiento del Golf, la verdad es que poco le quedaba al Polo de generación anterior para ofrecer.

Pero el Polo está de regreso. Y si bien su procedencia brasilera a muchos fanáticos aun no les gusta, es un auto dramáticamente superior al anterior. Tal cual, como el Polo europeo, salvo algunas revisiones estéticas menores y materiales diferenciados (hay que decirlo), son similares. El Polo ahora es un hijo de la plataforma MQB modular de la marca y esto lo hace nuevamente un modelo fresco y vigente, no solo en lo tecnológico, sino que también en lo estructural, fundamental en su performance dinámico y en cómo se desempeña en seguridad.

Por primera vez el Polo supera los 4 metros de largo, además aumenta su distancia entre ejes (4.057 mm); crece en su longitud (2.565 mm) y también en su ancho (1.751 mm) lo que lo muestra más amplio, expresivo y aerodinámico. En sus laterales, resaltan dos pliegues que se deslizan por las puertas en donde la línea superior tiene una distintiva forma de flecha. En su parte posterior, el diseño también apostó por entregar más anchura y líneas tridimensionales, y ofrece nuevos elementos como focos en forma de “L” invertida y la integración del difusor al parachoques, todo para un look que lo acerca más a los productos actuales de la marca. No olvidemos su maletero de 300 litros de capacidad.

Nueva generación de motor

Todos los Polo son impulsados por una nueva generación del propulsor EA211. Parece el mismo 1.6 MSi de siempre, pero su principal cambio está en la fabricación y diseño de su block, en aluminio y que incorpora el colector de escape directamente en su estructura, lo que ayuda a bajar el peso de la unidad motriz en un 30%. Así mismo, el hecho de que cuente con doble árbol de levas a la cabeza y 16 válvulas, mejora su rendimiento en un 10% y reduce las emisiones de CO2 en un 20%. Esta unidad, con 110 Hp y 155 Nm de torque, se asocia a una transmisión manual de 5 velocidades o una automática Tiptronic de 6 con modo Sport.

Equipamiento y seguridad

Hacia el interior, el cambio es radical y como ya hemos notado en el Polo de Europa, es un abandono completo del lenguaje de diseño que la marca empleaba. Se contemplan 3 versiones principales. Comenzando con el modelo base, Trendline, se equipa espejos eléctricos, alarma volumétrica, alzavidrios eléctricos, computador a bordo "Basic", sistema de audio con Bluetooth, USB y 4 parlantes, además de aire acondicionado y un innovador soporte de smartphone, como accesorio original de fábrica, montado sobre la consola.

Sobre el Trendline, aparece el Comfortline, que agrega llantas de aleación de 15", neblineros con función cornering, apoyabrazos delantero, computador a bordo "Plus", palanca de cambio de cuero (solo 6AT) sistema de audio "Composition Touch" con panel táctil de 6,5", 6 parlantes y soporte App Connect, así como compatibilidad para Apple CarPlay, volante multifunción ajustable en altura y profundidad, además de sensores de estacionamiento delanteros y traseros.

El Highline ya presenta un equipamiento tope de línea, que incorpora llantas de 16", pack de cuero sintético (pomos, tapices, volante), asistente para arranque en pendientes, levas de cambio al volante (solo 6AT), climatizador automático, cámara de retroceso, control crucero, encendido automático de luces y limpiaparabrisas, focos con función Coming-Home, retrovisor interior electrocromático y acceso Keyless con botón de encendido.

Queda una versión final, tope de gama, apellidada Limited. Esta es bastante similar al Highline, solo que presenta dos grandes innovaciones que lo acercan bastante más al Polo Europeo y que corresponde al clúster virtual Active Info Display de 10,25", así como un sistema multimedia más poderoso, llamado "Discover Media" con una pantalla táctil de 8" que incorpora comandos por voz.

¿Y el GTi? Están iniciadas las conversaciones, pero no hay nada confirmado por ahora.

En materia de seguridad, todas las versiones cuentan con 4 Airbags, frenos ABS, anclajes ISOFIX e inmovilizador electrónico. Desde la versión Comfortline 6AT se añade el sistema de regulación del motor (MSR), control de estabilidad (ESC), control de tracción (ASR) y bloqueo electrónico de diferencial delantero (EDS). Vale destacar que el Polo ya fue evaluado en Latin NCAP donde obtuvo 5 estrellas en protección para ocupantes y 5 estrellas en la prueba de impactos con sillas para niño, transformándose en uno de los autos más seguros evaluados en Latinoamérica, considerando que además se fabrica en la región, una carta de compra muy potente a considerar.

Toma de Contacto con el Comfortline 5MT

Al Polo pudimos conducirlo brevemente durante el lanzamiento (pudiste vernos via Facebook Live) donde hay cosas muy positivas y otras que podrían ser mejorables. Lo bueno, el cambio radical que ofrece la nueva plataforma, con un auto que se siente mucho más fino en su andar, más equilibrado y menos low-cost como era el caso del Polo anterior. Su caja manual es muy suave y su dirección lo hace un auto tremendamente agradable para conducir en ciudad. También, su sistema multimedia es fácil de operar y completo para los tiempos de hoy. Cosas que no nos gustaron tienen que ver con la elección de materiales para el interior. Hay un buen armado, pero los plásticos, no están a la altura de lo que esperamos en un Volkswagen. Ojo que en la versión Comfortline que probamos, descubrimos que cuenta con ductos de ventilación para las plazas traseras y un puerto USB extra para los mismos, algo bastante llamativo.

Si todo sale bien con el Polo, esperan comercializar más de 1200 unidades al año.

En palabras de Mario Valdovinos, Gerente de Volkswagen en Chile: “Esta nueva generación del Volkswagen Polo viene a sentar nuevos estándares en la categoría, al tiempo que ofrece una excelente relación precio/calidad, convirtiéndolo en un producto altamente competitivo. Este modelo llega, también, a cerrar uno de los años más exitosos de nuestra marca en el país en el que no sólo alcanzamos un récord histórico de ventas superando las 1.000 unidades comercializadas al mes, sino que también cerraremos 2017 con otro récord de ventas al alcanzar las 11.750 unidades vendidas y un crecimiento acumulado de un 64,8%”.

Versiones y Precios

Precios Volkswagen Polo MK6 2018

Versiones

Precios lista (diciembre 2017)

Polo 1.6 MSI 5MT Trendline $8.990.000
Polo 1.6 MSI 5MT Comfortline $9.990.000
Polo 1.6 MSI 6AT Comfortline $10.990.000
Polo 1.6 MSI 5MT Highline $11.490.000
Polo 1.6 MSI 6AT Highline $12.490.000
Polo 1.6 MSI 6AT Limited $14.190.000

 

Galería Volkswagen Polo 2018 hecho en Mercosur

Volkswagen Polo made in Mercosur

1 de 8

Galería Volkswagen Polo 2018 - Lanzamiento en Chile

Volkswagen Polo 2018 - Lanzamiento en Chile

1 de 6

¿Qué opinas? Cuéntanos