Tuning

Este Hudson Coupé de 1949 recibe el corazón del Corvette ZR1

El restaurador especialista ICON mejoró la mecánica del Hudson sin alterar el exterior

Este Hudson Coupé de 1949 recibe el corazón del Corvette ZR1

Los que conocen al tunner californiano ICON lo asocian con modificaciones de vehículos 4x4 clásicos, como Ford Bronco o Chevrolet K5 Blazer. Sin embargo, en esta ocasión, la firma se dio a la tarea de restaurar para un cliente en Tennessee un Hudson Coupé de 1949, que hasta ahora estuvo pudriéndose en un granero de Carolina del Norte.

Si bien es cierto que el exterior es prácticamente fiel al modelo original, ahora cuenta con un nuevo chasis, nueva suspensión, nuevo motor y nuevos frenos. Respecto del chasis fue fabricado a medida por Art Morrison Enterprises, mientras que la suspensión es independiente en ambos ejes con amortiguadores ajustables y barras estabilizadoras, consiguiendo rebajar la carrocería significativamente.

Ahora, es las entrañas donde encontramos cambios verdaderamente interesantes, y que nos garantizan que este Hudson Súper Six Coupé volvió a la vida de la mejor manera posible.

Bajo el capó se sustituyó el L6 de 3.5 litros original por un V8 LS9 supercargado de 6.2 litros, proveniente de un Corvette C6 ZR1, que entrega unos brutales 630 Hp y 819 Nm de torque. La transmisión es automática de 4 cambios provista por Huntington Beach, la geometría de la suspensión ahora es independiente y el sistema de frenos fue sustituido por uno firmado por Brembo.

Si bien es cierto que ICON preservó la originalidad del Hudson Coupé en el exterior, puertas adentro observamos un trabajo algo extravagante, ya que las vestiduras ahora son de una combinación de piel de bovino y de lagarto, mientras que las alfombras son de lana.

ICON Hudson Coupe 1949 - interior

En cuanto al equipamiento, se adicionó un sistema moderno de aire acondicionado, iluminación de LED, vidrios eléctricos y un sistema de audio con cuatro altavoces Focal y subwoofer. Por último, los medidores originales fueron restaurados.

Rubén Hoyo recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos