Autos clásicos

La historia de Vignale, el carrocero italiano que terminó en manos de Ford

Realizó carrocerías para Lancia, Ferrari, Maserati, estuvo asociado al argentino De Tomaso y hoy es el nombre de los Ford mejor equipados.

La historia de Vignale, el carrocero italiano que terminó en manos de Ford

Cuando Ford lanzó el Fusion Híbrido en Argentina, aparte de que por alla lo llaman Mondeo, lo dotó de un nivel de equipamiento superior a la versión Titanium, al cual denomina Vignale. Para algunos es un nombre conocido, a otros le suena, pero ¿por qué los modelos del óvalo más sofisticados llevan ese nombre? Hay una historia detrás y te la contamos en esta nota.

Antes que nada, te cuento un truco, en italiano (y también en francés) GN se pronuncia Ñ así que cada vez que leas Vignale piénsalo como Viñale.

Volviendo a la historia, Alfredo Vignale nació en 1913 en Grugliasco muy cerca de Turín, y desde joven trabajó en Stabilimenti Farina, cerca de un tal Battista “Pinin” Farina. El progreso de Alfredo fue notorio y en 1948 se establecía por su cuenta con Carrozzeria Alfredo Vignale.

Su primer trabajo fue sobre modelos de FIAT empezando por un 500 Topolino y luego con un 1100, pero rápidamente su trabajo se extendió a las más prestigiosas marcas italianas firmando carrocerías para Alfa Romeo, Ferrari, Cisitalia, Fiat, Maserati y Lancia. En los 60s Vignale llegó a fabricar sus propios autos con modelos destacados como los Vignale 125/Samantha, Vignale 1500 y Vignale 85.

Abarth 750 Vignale Goccia Experimentale

En 1969, entra en escena el argentino Alejandro de Tomaso, quién ya poseía Ghia, y compra Carrozzeria Alfredo Vignale. Lamentablemente, pocos días después de la venta, Vignale falleció y en 1973 De Tomaso fue absorbido por Ford, de ahí que Ghia fuera usado por mucho tiempo para designar a los modelos más equipados del óvalo azul y que ahora Vignale cumpla el mismo rol. (Tip 2: GH + i o e en italiano se lee como GU + i o e en español por eso cuando leas Ghia pronuncialo como Guia).

Al año siguiente (1974), Vignale fue sometida a un prolongado letargo del que salió recién en el Salón de Ginebra de 1993 cuando se presentó el concept Lagonda Vignale de Aston Martin, marca por aquel entonces propiedad de Ford.

De ahi, pasaron dos decadas, donde volvimos a ver el nombre Vignale en un auto, nuevamente en forma de concept, y asociado al Ford Focus para anunciar la llegada de la versión Cabrio Coupé, en aquella época donde los convertibles con techo rigido plegable eran moda. A partir de ese momento, la casa de Detroit asoció el apellido del carrocero con sus tope de gama de producción, iniciando con el Mondeo europeo en 2015.

Hernando Calaza recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos