Industria

Chevrolet despide al Impala para dar lugar a nuevos productos electrificados

La única planta que hasta ahora fabricaba al reconocido modelo, será remodelada para atender la construcción del futuro Hummer eléctrico y otros futuros eléctricos de la marca.

Chevrolet despide al Impala para dar lugar a nuevos productos electrificados

Hay vehículos que logran sobrevivir eras y otros, que por muy entrañables que sean, ya no tienen espacio en la planificación de la marca o en el mercado. Uno de esos casos, es el del Chevrolet Impala.

Si bien, está muy alejado de su época más popular y relevante, aún sigue siendo un nombre de peso para la marca del corbatín. Claro que lamentablemente, hoy los tiempos son otros y el Impala no es el auto más popular de su segmento. 

Pero hay otro tema, que tiene que ver con el lugar donde se fabrica el Impala, la planta de Detroit-Hamtramck. Este sitio originalmente fue el lugar donde se irguió la planta original de Dodge, allá por 1911. En manos de GM, la fábrica comenzó a operar en 1985. Hoy, trabajando a una capacidad muy baja y con pocos modelos, GM ha decidido transformarla en su primera fábrica especializada para vehículos eléctricos, en especial la camioneta Hummer y un pequeño vehículo para movilidad urbana. Para lograr aquello, GM desembolsará cerca de 2.2 billones de dólares.

Y esto naturalmente, significa el fin del Chevrolet Impala, el cual no será derivado a ninguna otra fábrica. Con el Impala, también muere el Cadillac CT6.

El venerable Impala nació en 1958 como una versión especial del Chevrolet BelAir. No fue hasta la segunda generación, en que el Impala ya pasó a ser un vehículo propio y hasta el día de hoy, un ícono. Con el tiempo, el Impala fue perdiendo volumen y personalidad; incluso pasó a ser un modelo de tracción delantera. Con diez generaciones, es una triste despedida, en un formato deslavado. El Impala, merecía mucho más.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos