Autos clásicos

Los autos más importantes de Mazda en 100 años

Todos ellos fueron fundamentales para establecer la excelente reputación que la marca goza hoy en día.

Los autos más importantes de Mazda en 100 años

Mazda está de manteles largos y es que en este 2020 celebra sus primeros 100 años de existencia. La historia de esta marca ha estado llena de subidas y bajadas, pero lo que es innegable, es que es una de las empresas japonesas cuyo protagonismo y evolución ha sido un ejemplo de superación. No hay que olvidar que al final del día es una de las pocas empresas automotrices independientes del escenario actual.

En artículos pasados, ya te contamos a que se dedicaba la marca antes de construir automóviles e incluso ya dimos un breve recorrido en su historia, pero en esta ocasión haremos un pequeño recuento de cuáles han sido los modelos más icónicos que Mazda ha fabricado.

Prepárate para dar un pequeño recorrido que seguramente te dejará maravillado.

Mazda-Go

En 1931 sale al mercado el Mazda-Go, el primer vehículo motorizado de la marca. Se trataba de un triciclo de carga cuyo nombre original era DA. Era impulsado por un diminuto motor de 482 cc y fue evolucionando de forma paulatina hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Al término de esta, su producción fue retomada en 1945 y se convirtió en el primer vehículo de posguerra de Mazda. De hecho, fue parte importante en la reconstrucción de Japón.

Mazda R360

En 1960, después del Mazda Go, Mazda lanza al mercado el R360 Coupe, su primero auto de pasajeros. Su lanzamiento fue todo un éxito, acaparando casi el 70% del mercado japonés y superando a su principal competidor, el Subaru 360. Fue el primer kei car en ser equipado con un motor de cuatro tiempos. Su construcción ultraligera, le permite un peso de tan sólo 380 kilogramos, siendo el vehículo más liviano producido en Japón. Esta característica lo hacía muy eficiente en consumo y agil de manejar. El R360 dio vida a toda una familia de vehículos que finalmente dieron pie al Carol, un diminuto vehículo de una gran tradición en la nación del país naciente.

Mazda Cosmo Sport

Lanzado en 1967, el Mazda Cosmo Sport es uno de los automóviles más emblemáticos en la historia de Japón, no sólo por su hermoso diseño, sino también por equipar un motor Wankel de tan sólo un litro, capaz de entregar 110 Hp, mismo que se acoplaba a una caja manual de cuatro velocidades. Esto, en combinación a un peso de tan sólo 939 kilogramos lo hacían muy divertido de manejar, al mismo tiempo que podía alcanzar una máxima de 183 km/h. Mazda únicamente fabricó 1.519 unidades del Cosmo Sport entre 1967 y 1972 a través de dos series: la primera constó de 343 unidades y la segunda de 1.176; un auto codiciado por los coleccionistas. En la cultura popular es conocido por ser el auto de Ultraman.

Mazda Familia/323

El primer Mazda Familia nació en 1963 y estuvo activo a lo largo de ocho generaciones, dando por finalizada su producción en 2003. Este auto ha sido muy importante para la marca, ya que, en realidad, es su modelo más vendido a nivel mundial, con más de 10 millones de unidades vendidas, y fue piedra angular en su conquista de Estados Unidos. A lo largo de su historia ha estado disponible en formato sedán, hatchback, station wagon, coupé e incluso pickup. De alguna manera, este auto sigue vivo entre nosotros, ya que su sucesor natural es el Mazda3.

Mazda RX-7

Si el Cosmo Sport fue el primer deportivo de producción en apostar por el motor rotativo, el RX-7 fue el encargado de llevar el concepto a un nuevo nivel de performance. El modelo original lanzado en 1978 era impulsado por un motor de 1.146 cc y una potencia de 100 Hp, pero podía llevar el auto a más de 190 km/h. La mecánica evolucionó en todos los sentidos, con el adicionamiento de un turbo, mayor cilindrada, así como mejor admisión y escape; la variante 1.3 Twinturbo de la última generación llegó a ofrecer 276 Hp. La primera generación FC fue todo un suceso, con más de 470 mil unidades comercializadas en apenas siete años. En 1985 apareció la segunda iteración (FC), ahora con potenciación extra a través de un turbo y la opción de una carrocería descapotable. La última generación conocida como FD se vendió en 1992 y 2002, cuando la marca lo descontinuó antes de lanzar el RX-8. Este auto es una leyenda que le ha valido ser protagonista en películas como Rápido y Furioso, así como el anime Initial D.

Mazda MX-5

El MX-5 (Mazda Experimental 5) o Miata, fue presentado al público en febrero de 1989. Concebido en el centro de diseño de Mazda en Irvine, Estados Unidos, este auto ostenta el título como el roadster biplaza más vendido del mundo. Para su creación, la firma se inspiró en los deportivos biplazas británicos de los años sesenta y setenta, que tanto cautivaron al público norteamericano, aunque la marca de Hiroshima agregó lo último en tecnología y fiabilidad. El MX-5 ya lleva cuatro generaciones. Sus motores siempre han sido de cuatro cilindros longitudinales que envían a potencia a las ruedas traseras. Esto junto al buen balance del chasis, garantiza la alegría de sus propietarios.

La creación del Mazda MX-5 también es de relevancia histórica, puesto que reinventó y repopularizó al biplaza convertible. Sin el Miata no existirian autos como el BMW Z3 o el Mercedes SLK.

Mazda Autozam AZ-1

Este auto, nacido de la colaboración entre Mazda y Suzuki, vio la luz en 1992 y desde cualquier punto de vista, podemos decir que es el exótico más pequeño de todos los tiempos, un concepto por demás extraño para los occidentales. Este auto era realmente llamativo, destacando las tomas de aire laterales y las puertas alas de gaviota. Era como ver una versión diminuta de un Ferrari y es que su motor de 657 cc estaba colocado en posición central. Su peso era de tan sólo 720 kilogramos y la propulsión era trasera. Toda esta genialidad, que le confirió un carácter especial, no fue un éxito comercial, ya que su estatus de capricho, hicieron que el volumen no fuera lo suyo. Se vendió en Japón bajo la sub-marca de Mazda, Autozam.

Mazda 787B

Nada más y nada menos, estamos ante el primer auto japones que conquistó las 24 Horas de Le Mans. Además, este triunfo de Mazda es un hito doble, ya que ha sido la única vez que ha ganado un vehículo con un motor sin pistones, ya que como imaginarás, el 787B era impulsado por un propulsor rotativo con inyección periférica y tres bujías por rotor, con lo cual anunciaba 710 Hp con fiabilidad y rapidez. Esto quedó demostrado al cruzar la meta, ya que las tres unidades que participaron, dos modelos 787B y un 787 del año anterior, terminaron en primero, sexto y octavo. De hecho, cuando los ingenieros inspeccionaron el motor R26B después de la carrera, dijeron que estaba en tan buen estado que bien habría podido correr otras 24 horas. Al final, completó una carrera impecable, con 362 vueltas. En total recorrió 4.932 km a una velocidad media de 205,38 km/h.

Mazda CX-5

Desde su independencia de Ford, Mazda es de las pocas empresas automotrices importantes que no forma parte de un grupo automotriz. Sin duda, un modelo a seguir. Sin embargo, esto no hubiera sido posible sin el CX-5, el primer modelo de la firma en emplear el lenguaje de diseño Kodo y la tecnología Skyactiv, que como sabemos conjunta eficiencia y diversión al volante. Su éxito fue tal que se llevó el título al auto del año en Japón en 2012. Obviamente, gracias a sus saludables ventas a nivel mundial ha sido uno de los principales pilares económicos de la marca. La segunda generación, presente desde 2018, continúa con este legado.

Mazda MX-30

El primer auto 100% eléctrico de Mazda es una SUV con rasgos de coupé que recuerda fuertemente al CX-30. Mecánicamente, la batería de iones de litio tiene una capacidad de 35,5 kWh y el sistema eléctrico es de 355 volts, mientras el sistema de carga de corriente alterna es de 6,6 kW. Este auto significa un parteaguas en la historia de la marca, ya que conjuga elementos característicos de la marca, como el diseño Kodo y el manejo de tintes deportivos con una nueva era de tecnologías sustentables con el medio ambiente.

Esaú Ponce recomienda

Cuéntanos que opinas