Test drive

Test Drive JMC Vigus Work 2021, sorpresa en el segmento de entrada

No será la más atractiva en cuanto a diseño, pero la Vigus Work sorprende por su cómodo manejo en ciudad y su interior.

Test Drive JMC Vigus Work 2021, sorpresa en el segmento de entrada

Hace unas buenas semanas atrás estuvimos manejando la nueva JMC Vigus Work, una de las tantas novedades que se presentaron en el periodo de cuarentena y que llega a un segmento bastante competitivo; el de las camionetas de una tonelada, pero en la categoría de acceso, donde podemos ver modelos como la JAC T6 o algunas de las antiguas Wingle de Great Wall. Y si consideramos lo apretado del segmento en cuanto a precios y ofertas, realmente hay que tener atributos diferenciadores para destacar.

JMC no es una marca con mucha tracción en nuestro mercado, pero desde que fue tomada por SK Bergé, la compañía ha buscado tratar de reposicionarse en el mercado de vehículos comerciales y camionetas. Ya ofrecían en Chile a la camioneta Vigus y ahora llega una versión aún más accesible, llamada Vigus Work, la cual se comercializa en dos versiones, con tracción simple y a las cuatro ruedas, esta última siendo la versión que probamos nosotros.

Diseño... especial

Uno de los puntos más controversiales de la Vigus Work y que se hereda de la Vigus estándar es el cuestionado diseño de su frontal. Sinceramente, puede que sea el lanzamiento "más feo" que hemos tenido durante este año. El diseño, es subjetivo, pero aquí no hay subjetividad que la salve:

  • La toma de aire principal, de forma trapezoidal, es más prominente, aunque más pequeña que en la Vigus normal, lo que hace que la delgada parrilla superior que une los focos, se vea un poco más proporcionada. El logo JMC no luce muy integrado al diseño general de la camioneta y parece haber sido instalado con posterioridad.
  • La cuestionada gran toma de aire que hace de parrilla principal, aunque le da identidad y reconocimiento a la Vigus Work (no la vas a confundir con ninguna otra camioneta), es el punto menos atractivo. Se ganó sobrenombres de todo tipo, desde "Darth Vader" hasta "bacalao". En la calle, llamaba la atención.
  • Lo bueno, es que logra un diseño aerodinámico, poco común en una camioneta de trabajo.
  • Comparado a la Vigus estándar, lleva neumáticos más delgados (245/70 R16), manillas grises y neblineros con un diseño diferente.
  • Puntos destacados, son sus accesorios: lleva llantas, pisaderas, barras símil "antivuelco" en el pick-up y ganchos en el exterior para amarrar carga.
  • Los pasos de rueda son muy marcados lo que le ayuda a verse imponente.
  • El portalón es un poco pesado.
  • El pick-up, como todas las camionetas modernas, viene con un revestimiento sintético tipo Line-X/Marson que reemplaza al clásico bedliner plástico.

Dimensiones en la Vigus Work

  • Largo: 5,41 metros
  • Ancho: 1,90 metros
  • Alto: 1,79 metros
  • Entre ejes: 3,08 metros
  • Despeje: 199 mm
  • Capacidad de vadeo: 450 mm
  • Capacidad de carga: 845 kilos
  • Largo pick-up: 1,47 metros
  • Alto pick-up: 500 mm
  • Ángulo de ataque: 29 grados
  • Ángulo de salida: 26 grados

Sus dimensiones son bastante similares a la de sus rivales. Quizás no es muy alta y su despeje no es el más generoso entre sus rivales, pero tiene buenos ángulos de acceso, el pick-up es bastante alto y por su prominente frontal, se coloca como una de las más largas. Su capacidad de carga de 845 kilos, también la pone como una de las camionetas que más puede cargar, versus la JAC T6 o la Dongfeng DF6.

Interior

Donde más nos gusta la Vigus Work es en el interior, especialmente por su diseño, su armado, su buena insonorización y su confort.

  • Lo primero que llama la atención es que tiene polímeros de tacto gomoso (blandos) en la parte superior de la consola y las puertas, algo muy raro en el segmento y que denota una preocupación.
  • El diseño, aunque no es de última generación, sigue siendo moderno para una camioneta y lo mejor: es honesto, o sea, salvo por algunos detalles de color aluminio, no hay materiales pretenciosos.
  • La ergonomía es fantástica: queda todo a la mano y todo está muy ordenado.
  • El sistema multimedia, con pantalla táctil de 7", aunque no tiene CarPlay ni Android Auto, tiene una interfaz fácil de usar y que imita un poco el look del sistema Sync de Ford. Era que no, puesto que JMC y Ford son socios.
  • No vas a encontrarte con ningún botón o perilla que se vea "genérico chino": perillas toscas, botones que parecen "calugas" o indicadores con números o tipografías genéricas.
  • A pesar de que la tapicería no se percibe de muy buena calidad y que los cojines inferiores son algo pequeños, los asientos son de los más cómodos que he probado en el origen. Son blanditos y ofrecen buena sujeción lateral, lo que ayuda a la comodidad.
  • El cuadro de instrumentos es muy legible, cuenta con indicadores análogos para el tacómetro, velocímetro, estanque y temperatura, más una pequeña pantalla para el computador a bordo.
  • El piso es de vinilo, ideal para el trabajo. No hay alfombra ni pisos de goma. Es fácil de lavar y de barrer.

Plazas traseras:

  • Esta es una banca plana, con espacio para tres personas, sin embargo, recomendamos que sea solo para dos, porque tiene solo dos apoyacabezas y dos cinturones de tres puntas: no es seguro para el ocupante del medio.
  • Ofrece buena visibilidad y buen espacio para la cabeza y rodillas.
  • Tiene manillas para subirse y un tomacorrientes de 12v
  • El respaldo se puede abatir, al igual que la banqueta, la cual puede plegarse hacia arriba, ofreciendo más soluciones de carga. Ideal por si se quiere llevar algo en las plazas traseras que no puedas dejar expuesto en el pick-up.

Equipamiento:

  • Lamentablemente la parte más débil es el ítem de seguridad. Como no tiene anclajes ISOFIX, no tiene cinco cinturones de tres puntas y tampoco ESP, no se recomienda para su uso particular o para familias.
  • Solo ofrece frenos ABS con EBD y doble airbag, aparte de cuatro cinturones de tres puntas, alarma, llave codificada, inmovilizador antirrobo y nada más.
  • El equipamiento general también es bastante sencillo. Entre lo principal, encontramos:
    • Aire acondicionado
    • Alzavidrios eléctricos
    • Espejos eléctricos con intermitentes
    • Computador a bordo
    • Volante multifunción regulable en altura
    • El sistema multimedia que ya mencionamos, con pantalla de 7"

Mecánica, chasis y manejo

La Vigus Work también se diferencia de la Vigus normal, por su motorización. La marca ha escogido un propulsor de origen Isuzu, el cual es menos evolucionado que el de sus rivales, pero que lo compensa con fiabilidad y con que es un bloque de mecánica conocida.

  • Motor Isuzu 2.5 Turbodiésel. La mayoría de sus rivales emplean motores de dos litros que desarrollan más potencia.
  • 123 Hp (@ 3.600 RPM) de potencia
  • 310 Nm (@ 2.000-2.400 RPM) de torque
  • Homologación Euro V de emisiones
  • Caja manual de 5 velocidades
  • Selector electrónico de tracción (en versiones 4WD)
  • Dirección hidráulica
  • Consumo urbano (3CV): 8,8 km/l
  • Consumo extraurbano (3CV): 12,9 km/l

El motor es adecuado para esta camioneta, pero es mejor llevarla un poco más alta de vueltas para sentir su fuerza. No es el motor más destacado o evolucionado de su segmento (potente, elástico, con poco lag), pero cumple.

Cuando conducimos sobre asfalto, la Vigus se muestra muy cómoda y amable, con una suspensión que, si bien es algo saltarina, no incomoda ante ningún obstáculo, como puede ser un camino parchado o un lomo de toro. También sorprende su buena insonorización, considerando que el motor tiene un sonido más armónico y menos de "tractor". A lo más sentirás algo de ruido aerodinámico, pero bueno... es una camioneta. 

La dirección, es bastante típica de una camioneta más económica: es algo vaga en el centro y solo sientes las ruedas cuando la camioneta se carga de lado a lado. Lo más malo de la dirección es que tiene un radio de giro pobre y es necesario volantearla demasiado para dar un giro en U, algo que otras camionetas ya tienen resuelto, con esquemas de dirección más rápidos o con desmultiplicación variable.

Donde la Vigus muestra su lado más áspero es en caminos de tierra, con baches o piedras. La camioneta rebota mucho, transmite mucho de las imperfecciones a la cabina y al no tener ESP, si vas rápido, se vuelve nerviosa en la cola, considerando que además los neumáticos son más delgados que en la Vigus normal. Lo mejor es tomarse las cosas con mucha calma.

La frenada es algo esponjosa y al ABS le falta algo de mordida, tiende a cabecear más que otras camionetas.

Algo positivo, es el selector de tracción, el cual en muchas camionetas es algo torpe en su acople. En este caso, es bastante sencillo y no se demora en activarse o desactivarse.

Conclusiones

La Vigus Work, con su motor 2.5 Turbodiésel y en su configuración de tracción simple, es hoy la camioneta petrolera más accesible de Chile. Como producto (obviando el precio) es una correcta camioneta, que sorprende bastante por su capacidad y su interior. Para manejo en ciudad, salvo por su maniobrabilidad, es bastante cómoda y agradable, fácil de usar y versátil.

Ahora claro, si vas a transitar por caminos muy rotos, no es la mejor opción. Y mucho menos si la quieres para uso familiar, por sus falencias en seguridad.

Si agregamos el factor precio, la Vigus Work es bastante camioneta por lo que se paga, pero con precios tan competitivos entre sus rivales, si puedes pagar un poco más por una camioneta más segura o mejor desarrollada, lo vas a agradecer.

Probamos la JMC Vigus Work 2021

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas