Vende tu auto
Tips y Consejos

Cinco puntos claves para disfrutar del motor turbo en tu auto

Cuídalo, consiéntelo y mantenlo en óptimas condiciones, se lo merece.

Cinco puntos claves para disfrutar del motor turbo en tu auto

Dentro de la inmensa historia de los motores a combustión podríamos hacer un álbum autobiográfico de cada componente. Todos son importantes, no hay alguno sin el que una máquina funcione adecuadamente. Y uno de los más relevantes en el último tiempo, es el turbo, que además es un componente que a través de los años se ha mantenido fiel a su funcionamiento básico. Hoy en día, el turbo ya no es exclusivo de autos deportivos, sino que se equipan en muchos modelos, compactos y SUV. Repasemos algunos datos:

  • La primera aplicación comercial de un turbocargador fue en 1925.
  • Sus mejores aplicaciones comenzaron en los años tanto para potenciar motores más económicos como para lograr alto performance, como en la F1.
  • Usos comunes: Industria automotriz, marina, agrícola.
  • El primer motor turboalimentado se construyó en 1938.
  • Beneficios: Incremento de potencia, mejor consumo de combustible y reducción de emisiones.

Con las nuevas tecnologías mecánicas y las plataformas estructurales desarrolladas cada vez más ligeras que favorecen al down size o reducción de cilindrada, el sistema turbo es más popular que nunca.

A veces mal utilizado

Si bien la misión de un turbocargador es aprovechar el aire caliente del escape, enfriarlo e inyectarlo a presión dentro de la cámara de combustión con el fin de tener más potencia, las tecnologías de los motores actuales permiten hacer más eficiente el consumo de combustible de un auto mediante modernos sistemas de inyección en combinación con un turbocargador. Lamentablemente, muchos conductores creen que todos los autos turbocargados son para correr y la realidad es que no, a menos que se trate de un auto deportivo declarado.

Solo en estos casos, el auto podrá resistir un poco más los embates del entusiasta pie derecho, pero si, por el contrario, se trata de un auto convencional o una SUV, prepárate porque no pasará mucho tiempo antes de que veas salir humo negro por el escape y entonces sea demasiado caro (quise decir tarde).

La potencia y el manejo de un vehículo turbocargado puede llegar a ser tan seductora como adictiva. Eso está bien siempre y cuando seamos conscientes de nuestras habilidades al volante, sin embargo, también habrá que ser conscientes del alcance económico que implica su mantenimiento. En cinco puntos, te diré como ahorrarte muchos dolores de cabeza:  

1. El manejo

Lo peor que le puedes hacer a un motor turbo es “castigarlo”, revolucionar el auto hasta que el sistema cargue y entonces salgas disparado en cada semáforo. Esta situación, además de insegura, implica un sobrecalentamiento de todos los componentes (turbina, bujes, líneas de refrigeración, carcasas o juntas). Al turbo hay que entenderlo, darle su tiempo y ser consientes de que la demora (turbo lag) siempre va existir porque sencillamente es aire lo que hay que mover; física elemental.

Un vehículo turbo ama la carretera, los caminos sinuosos, los tramos de alta velocidad; ¿Quieres disfrutar realmente de esa sensación? Sal a manejar los fines de semana, asiste a track days controlados y seguros, pero sobre todo, aprende a conocer tu auto.

2. Mantenimiento

Esta es la parte más delicada, ya que dependiendo qué tan bien lo hagas, alargarás la vida del sistema o definitivamente lo matarás. Un auto turbocargado de uso diario idealmente debería realizar un servicio básico por lo menos cada seis meses o 10 mil kilómetros. Hay quienes lo realizan cada 5 mil kilómetros, lo cual es muy válido pues quizás se trate de algún auto que sale a carretera cada ocho días, está modificado, etc.

Asi que ya sabes. Si tienes un auto con motor turbo, no te saltes ninguna mantención programada. Si tienes un auto deportivo, ideal que lo mantengas sagradamente al año o a no más de 10 mil kilometros. Y con esto no nos referimos a un mero cambio de aceite (que ojalá sea sintetico y de los buenos), sino que también revisar el sistema de inyección, bujias, entre otros.

3. Cuidados

Además de los cuidados (no es lo mismo que mantenimiento) que cualquier motor necesita, es necesario monitorear los siguientes puntos. Esto ayudará mucho a mantener con buena salud el sistema turbo.

  • Mangueras e intercooler: El desgaste puede ocasionar fugas de aire o que se tapen, sobre todo en los autos con kilometraje avanzado.
  • Válvulas: Idealmente es mejor no manipularlas, pero si están en mal estado hay que cambiarlas ya que puede no haber potencia o que el turbo no “cargue” o  inyecte aire adecuadamente.
  • Filtro de aire: mantenlo siempre limpio, después de él ya no hay ninguna barrera hasta las propelas de turbocargador, si una partícula sólida llegase a entrar, ve preparando el bolsillo. Este punto se agudiza con los filtros de alta inducción de aire.
  • Aceite y aditivos: Mantén siempre el nivel óptimo de aceite, es vital que los componentes internos del turbo se lubriquen. Puedes utilizar algún aditivo cerámico para prevenir la fricción de piezas internas, sobre todo al arranque.
  • No apagues inmediatamente: Antes de apagar tu auto, sobre todo cuando circulas por carretera o a ritmos alegres, espera de tres a cinco minutos para dar tiempo a que el sistema de refrigeración y lubricación se estabilicen. Si cortas la energía, se interrumpe el abasto, esto genera daño a los componentes con el paso del tiempo. Muchos autos se pueden equipar con un sistema de "Turbo Timer" que deja funcionando el motor por un tiempo, mientras tu te bajas y lo cierras. Luego el auto se apaga solo.

4. Modificaciones

Este punto es tan emocionante como delicado, pues hay una enorme lista de posibles upgrades para un motor turbo, desde los más básicos como el cambio de válvulas de vacío o el sistema de inducción, hasta las más complejas como la sustitución de todo el sistema de escape, intercooler y/o reprogramación electrónica (en el caso de autos actuales). Los resultados son increíbles, muy satisfactorios, pero ¡ojo! un auto modificado requiere el doble de atención, hablando de mantenimientos, pero sobre todo, de mucho profesionalismo al momento de “meterle mano”, así que antes de hacer nada, asesórate, busca establecimientos serios y profesionales, o tu auto y tu bolsillo sufrirán las consecuencias.

Te lo recordamos. Tunear un auto no es llegar y modificarlo, porque las tolerancias de fábrica estan diseñadas para ciertos rangos de presión y eficiencia térmica. Si quieres correr, probablemente vas a tener que forjar algunos elementos.

5. Costos

He mencionado el precio de un par de mantenimientos, pero considera que estos dependerán de la marca y modelo de tu automóvil. El sistema turbo tiene, en esencia, el mismo principio y funcionamiento, físicamente hablando, sin embargo, cada marca automotriz aplica de manera muy distinta su propia tecnología para que un vehículo turbocargado cumpla lo que promete comercialmente hablando, y es justo de este apartado de donde dependerá el costo de sus mantenimientos:

  • ¿Es más caro que el de un auto normalmente aspirado?

La respuesta es sí.

  • ¿Si no lo realizas, es seguro que falle?

90% de probabilidades

  • ¿Vale la pena?

Mucho, te vas a divertir. Y si es un crossover o un compacto, también te dará satisfacción.

Jonathan Miranda recomienda

Cuéntanos que opinas