Vende tu auto
Tips y Consejos

El mundo de las cajas automáticas: mitos y verdades

No son malas, solo un poco incomprendidas, pero igualmente eficientes. Te contamos algunos tips para su uso y cuidado.

El mundo de las cajas automáticas: mitos y verdades

Uno de los componentes fundamentales en la mecánica de un motor es sin duda el sistema de transmisión o caja de cambios, pues es el principal responsable de poner la potencia en las ruedas de nuestro vehículo.

La transmisión automática

Históricamente, la primera transmisión en aparecer fue la que conocemos como tipo automática, la cual, mediante un principio físico muy elemental, aprovecha la inercia del motor mediante un convertidor de par y un sistema de engranes, para así llevar la potencia directamente a las ruedas del auto. Durante muchos años funcionaba con mecánica pura: piezas metálicas, engranes, limitadores, convertidores de par y bombas hidráulicas. Actualmente, sin importar la marca del auto, incorpora una gestión electrónica debido a las “modernas” regulaciones en temas de consumo, rendimiento o seguridad, sin embargo, el funcionamiento y principio básico se mantienen.

Automática de doble embrague

En ellas, la física pasa a segundo plano. Podemos decir que la electrónica toma el control absoluto del comportamiento de la transmisión dependiendo de la demanda o comportamiento del motor. Estas transmisiones emplean un sistema de doble embrague, un complejo sistema de válvulas, mecatrónicas, engranes e incluso, dependiendo del tipo de auto, cuentan con su propia unidad de control (computadora). Las DSG, S Tronic, DCT o PDK son ejemplos de trasmisiones de doble embrague; obvio, ya que DSG, DCT o PDK son siglas que significan eso mismo.

Transmisión CVT

Si bien las CVT llevan varios años en el mundo automotriz, en esta última década ha ganado mucho impulso. Una transmisión CVT simula los cambios de forma continua y variable mediante un sistema de correas y poleas que transmiten potencia según el requerimiento del pedal o las revoluciones por minuto del motor. Es considerada una variante de la transmisión automática, pero por lo regular las encontraremos en vehículos de baja cilindrada, cuyos motores no requieren un grado elevado de potencia, además de tener un enfoque más “ahorrativo” en temas de consumo y rendimiento.

Mitos y realidades de las transmisiones automáticas

Es claro que la oferta de transmisiones manuales va cada vez más a la baja en todos los segmentos, incluso en los más deportivos. Pero analicemos cinco puntos básicos para elegir o no un vehículo con caja de velocidades automática. La idea es desmentir o confirmar lo que normalmente se habla de este tipo de componentes.

  1. Un auto con caja automática “gasta” más combustible: Depende. Debemos saber que el rendimiento es directamente proporcional al tipo de manejo y/o distancia recorrida. Una transmisión automática moderna gestiona y calcula estos valores dando prioridad al rendimiento. En otras palabras: demanda de potencia = mayor consumo de combustible = menor rendimiento promedio. Sin embargo, no todas las marcas logran que sus cajas automáticas sean las más eficaces y en mercados del tercer mundo como el nuestro, hay modelos más accesibles que siguen siendo más gastadores, sencillamente porque la caja automática, aparte de sumar más peso, no es tan inteligente. Al final, depende del auto y su desarrollo tecnológico.
  2. Los autos automáticos son más lentos: No. A diferencia de una caja manual donde podemos “jugar” con el número de revoluciones antes de engranar, las transmisiones automáticas tienen un rango de RPM para operar, a menos que se trate de una caja con doble embrague en la que electrónicamente se permita elevar el número de vueltas mediante launch control, por ejemplo. Si se trata de una caja automática convencional, el modo “sport” que algunas incorporan, contribuye a mejorar la respuesta mecánica sin impactar tanto en el consumo. Quizas antes, las cajas automáticas eran más lentas, pero hoy, hay transmisiones que pasan los cambios más rapidos y de manera más inteligente que uno, haciendo que el auto sea más veloz.
  3. Las transmisiones automáticas no son aptas para uso deportivo. Es una aseveración muy relativa. Es cosa de ver el mundo del Motorsport donde son cada vez más comunes, especialmente en el WEC o la F1. En cuanto a los vehículos deportivos de calle, la cosa no es distinta. El avance tecnológico, la aplicación de materiales, los requerimientos modernos de la industria, así como el propio desarrollo de los autos deportivos o superdeportivos ha dado lugar a una gran evolución de las transmisiones robotizadas de doble embrague, las cuales contribuyen al rendimiento del motor e incluso aprovechar más sus prestaciones. La rapidez y eficacia en su operación permiten a esos supermotores trabajar donde ocurre la diversión: muy arriba en el número de RPM. Incluso los deportivos “pura sangre” más actuales carecen de tres pedales y honestamente, no se extrañan.
  4. Nunca se les da mantenimiento. Falso. Como todo sistema en nuestro auto, la transmisión también requiere de mantenimientos cada determinado numero de kilometraje. Esto depende del tipo de caja o del fabricante. El servicio para una caja automática incluye cambio de aceite (especial para transmisión, revisa aplicaciones), filtros, empaques y en muchos casos, un ajuste electrónico posterior al cambio de fluidos o consumibles.
  5. El mantenimiento es costoso: No, si consideras que la reparación de una transmisión automáticas es tan cara como compleja. El tiempo que toma reparararlas también es algo que debe tomarse en cuenta. No realizar el mantenimiento pertinente implica arriesgarse a diferentes tipos de fallas como:
  • Zumbidos sobre la marcha.
  • “Brincos” o saltos al momento de engranar o poner en marcha el auto.
  • Falta de potencia.
  • El auto no avanza o el engrane “patina”.
  • En casos más severos, la transmisión se “bloqueará” y el auto no tendrá respuesta alguna.

Recomendaciones de Autocosmos:

  • Decide, tomando tu estilo de manejo, con qué tipo de transmisión te sientes más cómodo.
  • Toma en cuenta el uso que le darás a tu auto: transporte, recreación, taxi, etc. Ese es un factor de compra.
  • Independientemente de qué tipo de transmisión se trate, debes estar pendiente del mantenimiento. La reparación y/o costos, son una verdadera pesadilla. En este sentido, revisa garantías, costos, y lugares profesionales especializados.
  • Como siempre te recomendamos, cuida y disfruta tu auto, retribúyele lo que él o ella hacen por ti.

Jonathan Miranda recomienda

Cuéntanos que opinas