Vende tu auto
Motos

Video: un Nordschleife lluvioso a toda velocidad en una moto

Si ya de por sí dar una vuelta en el Infierno Verde sin errores es casi imposible, imagínate en dos ruedas y con agua.

Video: un Nordschleife lluvioso a toda velocidad en una moto

Es cierto, no es la primera vez que te mostramos a algún vehículo girar en el desafiante Nürburgring-Nordschleife. Sin embargo, puede ser que estemos en presencia de uno de los mayores retos: recorrer el Infierno Verde en moto y bajo una lluvia torrencial.

El desafío estuvo a cargo de Andy Carlile, uno de los pilotos con mayor experiencia en el Ring y realizador de la vuelta más rápida con una moto allí, al marcar 7:10 en 2012. Dicha plusmarca la realizó con una Yamaha YZF-R1, mismo modelo que empleó esta vez.

La Yamaha YZF-R1 utilizada para la ocasión.

Carlile decidió recorrer con su moto el circuito Nordschleife sin la variante Grand Prix, realizando el trazado enclavado en el bosque de nada menos que 15,7 kilómetros: son 56 curvas y múltiples subidas y bajadas.

Por otro lado, se trata de un escenario que no cuenta con las medidas de seguridad empleadas en el MotoGP. A todo esto hay que sumarle la lluvia torrencial y a que la Yamaha, si bien fue calzada con neumáticos para piso mojado, no cuenta ni con control de tracción ni con ABS.

El resultado

El combo de dificultades seguramente hubiese sido imposible de superar por cualquiera de nosotros. Sin embargo, Carlile puso toda su experiencia en el asfalto del Ring y logró no solo mantenerse en la pista en todo momento, sino, además realizar un muy buen tiempo, cercano a los 10 minutos.

Un aspecto a tener en cuenta es que la trayectoria tomada por el piloto no fue la que hubiese elegido con el piso seco. Claro, hay que recordar que estamos hablando de un trazado con muchos desniveles, lo que hace que en varios sectores el agua se concentre en la línea ideal.

Los casi 15 minutos que dura el video valen totalmente la pena: de por sí, para ver las condiciones adversas. Luego, para apreciar la calidad del manejo y, principalmente, por el morbo de ver la velocidad que toma Carlile en sectores donde un error hubiese significado una dura caída y posterior golpe contra un guard-rail.

Es que la ausencia casi total de vías de escape, y definitivamente total de bolsas de aire de contención y otras cosas hoy habituales en las carreras del motociclismo a nivel mundial, tornaron a la exigencia como sumamente peligrosa.

Una Yamaha YZF-R1 se enfrenta al Infierno Verde bajo una lluvia torrencial

Cuéntanos que opinas