Vende tu auto
Test drive

Test drive MG RX5: el SUV que conforma a todos

Tiene un diseño agradable, es amplio por dentro, tiene potencia de sobra, un confortable andar y ofrece una buena relación precio-producto.

Test drive MG RX5: el SUV que conforma a todos

El MG RX5 no es un modelo nuevo en Chile. De hecho, se lanzó en un lejano 2018, y en aquella oportunidad no dudamos en calificarlo como uno de los mejores productos de origen chino disponible en el país, por su diseño, calidad percibida, mecánicas y espacio interior.

Ha pasado el tiempo, sin duda, y al RX5 se le notan los años a cuesta, sobre todo cuando se le compara con rivales nuevos que han mejorado en todo. Y si bien hoy no está en el Top 5 del origen, nos sigue pareciendo una compra inteligente que sin duda dejará conforme a (casi) todo el mundo.

El MG RX5 se vende en Chile en cuatro versiones, con tres niveles de acabados y dos opciones mecánicas, a precios que van desde los $13.990.000 (1.5 STD) a los $18.290.000 (2.0 DLX AWD). Nuestra unidad de pruebas es la intermedia 1.5 DCT DLX, que tiene un precio de $16.490.000 (todos los precios a noviembre de 2021).

MG RX5: el paquete exterior

El MG RX5 es, como ya lo hemos explicado, un modelo nacido para la marca Roewe, al igual que MG perteneciente al consorcio SAIC, y que es exclusiva para el mercado chino. Pero como MG Motor es la marca de exportación de SAIC, se "roba" este modelo, le cambia los logos y lo vende como si fuera propio. Y eso explica que el diseño del RX5 esté alineado con el del MG5 (que también es Roewe), pero no con el ZS, ZX, HS, MG3 y MG6, que sí nacieron para ser MG auténticos.

Digamos que es un primo hermano directo del HS, y pese a ser casi idénticos en dimensiones, está posicionado un poco por debajo en cuanto a precio. 

Mide 4.545 mm de largo, 1.855 mm de ancho, 1.719 mm de alto y tiene 2.700 mm entre los ejes. Con estas dimensiones encaja perfecto en el corazón del segmento SUV-C, siendo más grande que dos de sus más duros competidores, el Chery Tiggo 7 Pro y el Haval Jolion, pero más paqueño que un Haval H6 o una Chevrolet Captiva.

En cuanto al estilo, es un SUV muy tradicional en cuanto a silueta y proporciones, con superficies ondulantes y suaves, líneas en general robustas, un cuerpo grande y ancho, un capó alto, y muchos elementos clásicos de los SUV, como las barras de techo, ruedas grandes (235/50R18), las protecciones plásticas bajas y un gran despeje del piso. Eso sí, añade muchos elemenos decorativos cromados que lo hacen ver más elegante. 

El frontal, como decíamos, asume la identidad de los Roewe con una parrilla cromada ancha completamente unida a unos faros delanteros a través de un visel cromado en forma de alas. Estos faros tienen un diseño moderno, pero son halógenas en tres de las cuatro versiones, con la hoy casi obligatoria luz diurna LED incorporada. Lamentablemente, sólo la versión tope de gama ofrece luces Full LED.

En la zaga destaca una barra cromada que une a ambos faros, una protección baja de plástico plateado y un alerón de techo.

MG RX5: el ambiente interior

Como decíamos antes, cuando fue lanzado en el mercado chileno en 2018, el RX5 destacaba por su notable apreciación de calidad, y me parece que eso sigue siendo así. No es nada de lujoso, pero tanto los materiales como las terminaciones se aprecian buenas, y lo que es mejor, los paneles están bien ensamblados, y no se aprecian crujideras.

El diseño del tablero y consola sí se ve viejo, sobre todo cuando se le compara con los SUV más nuevos. Todo el "perillaje" de la climatización se nota antiguo, lo mismo ocurre con los marcadores y ni hablar del clúster digital, excesivamente pequeño, monocromático y con una gráfica de los viejos relojes japoneses de los años 70.

Más allá de la estética, lo bueno es que todo funciona bien y es sumamente intuitivo. Me encanta que el sistema de infoentretenimiento de 8 pulgadas ofrezca una perilla para el volumen y botones de acceso directo, y además es bueno que tenga conexión a Apple CarPlay, aunque es una desgracia que aún no cuenta con los permisos para conectar Android Auto, siendo éste el sistema mayoritario en Chile.

Por cierto, el sistema es idéntico al que se ofrece en otros MG, con una interfaz sencilla dividida en mundos, fácil de manipular y rápida de conectar. Está lejos de ser de las mejores, pero funciona bien y eso es lo importante.

La posición de manejo es rara para mi gusto, demasiado alta de entrada, y pese a que tiene ajuste en altura (eléctrica en nuestra versión), topa demasiado arriba. Sin embargo, tras hacer los ajustes de volante (altura y profundidad), y acomodar el cuerpo en una muy buena butaca, blanda, generosa en espacio y con buen ajuste de espalda y trasero, nos damos cuenta que es muy fácil acostumbrarse a esta posición semi alta.

Lo mejor del habitáculo está en las plazas posteriores, principalmente porque son cómodas, tienen una excelente inclinación de respaldo y hay mucho espacio disponible.

Gracias a una enorme distancia entre ejes de 2,7 metros, el RX5 ofrece mucho espacio para las rodillas y lugar para poner los pies por debajo de los asientos delanteros. También es un SUV ancho y alto, por lo que tres personas relativamente altas quedarán bien ajustados ahí. Sólo la plaza central es discutible ya que el cojín es algo duro y el respaldo esconde un apoyabrazos, pero cuenta con piso semi plano y ofrece espacio para poner los pies.

Un dato: al ser un modelo con cierta antiguedad, no cuenta con puerto USB para cargar los celulares.

El maletero es grande, 595 litros declarados, con una base plana y baja, y algunos receptáculos para dejar cosas. Bajo el piso, que es grueso y bien duro (bravo por eso), hay una serie de pequeños recovecos para dejar cosas fuera de la vista, y justo por debajo se esconde un neumático de repuesto de uso temporal.

MG RX5: la parte dinámica

El MG RX5 se ofrece con dos opciones de motor gasolinero turboalimentado. Nuestra unidad de pruebas monta el más pequeño, un cuatro cilindros de 1.5 litros, que eroga 166 Hp de potencia y 250 Nm de torque entre 1.700 y 4.400 rpm. Este motor puede venir asociado a una caja manual de 6 o una DCT (automática de doble embrague) de 7 cambios.

Como tope de gama hay un dos litros turbo con 217 Hp y 350 Nm entre 2.500 y 4.000 rpm, acoplado a una DCT pero de 6 cambios, y con tracción AWD.

Ambos motores son de lo más potente que se ofrece en el segmento. Y en el caso de nuestra unidad de pruebas, la norma en el origen chino es que un motor de 1.5 litros turbo ofrezca entre 140 y 150 Hp, por lo que los 166 del RX5 son claramente un plus de potencia que lo distingue del resto.

Y claro, el auto tiene fuerza de sobra para empujar una masa que en seco está en los 1.500 kilos. Es progresivo en el rango medio, se conduce en un régimen bastante holgado, y en general está muy bien gestionado por la caja automática.

El único problema es que el turbolag, aquella ausencia de empuje en los inicios de la acelarción antes de que el turbo entre en funcionamiento, es demasiado marcado y puede generar alguna incomodidad. El peak de torque comienza en 1.700 rpm, pero antes de eso el empuje es casi nulo y se genera la necesidad de pisar con fuerza el acelerador. Y ahí viene la segunda molestia: cuando el motor despierta y estamos cargados sobre el pedal, se genera un tirón que también molesta.

La solución a esto es aprender a modular el pie sobre el acelerador y tenerle paciencia al motor, porque cuando despierta entrega un empuje más que satisfactorio.

Un segundo problema derivado de esto es que los consumos de combustible se elevan más de lo deseado. Digamos que la marca nos homologa entre 9,7 y 15,6 km/litro en ciudad y carretera, pero los consumos reales está bastante lejos de aquella realidad. A nosotros nos dio alrededor de 7,5 kilometros por litro, aunque forzamos la marcha día tras día. Incluso por momentos el computador nos marcó poco más de 5 km/l. Diría que con un manejo más sobrio se acercarán a los 8 en ciudad, pero para llegar a los 9,7 que declara MG habría que hacer magia.

Respecto del chasis, podemos decir que la dirección es sobresaliente para ser un SUV chino. Este segmento nos atiborra de direcciones artificiales, insípidas, poco transmisivas y algo lentas de reacción. En el RX5 tenemos más peso, más inmediatez y un tacto muy generoso para sentir lo que pasa bajo las ruedas. Incluso, hace que este SUV de cuatro metros y medio se sienta ágil como un citycar. Es lo mejor del paquete.

La suspensión tiene un fuerte enfoque en confort, y nadie podrá decir que el auto es duro. Y esto no significa que el aplomo en curva sea malo. Obviamente que por peso, despeje y centro de gravedad hay rolidos de carrocería más marcados, pero en general tiene un más que satisfactorio comportamiento en carrereta. Nuevamente, es cómodo para todos.

Pero a cuidarse de tanto confort, porque los amortiguadores tienden a topar cuando se les fuerza demasiado, digamos, pasando por un lomo de toro a más velocidad de la recomentada. Es suave, pero hay que cuidar lo que se hace.

MG RX5: conclusiones

Este modelo lleva tres años en el mercado chileno y otro par desde su lanzamiento en China, por lo que ya deja ver su veteranía, especialmente en ciertos elementos de diseño. Sin embargo, creo que ofrece un paquete de cosas buenas que lo hacen una elección interesante para quienes buscan un SUV.

Primero, tiene un diseño conservador pero agradable a la vista. No rompe con ningún canon estético, pero en general gusta, más por fuera que por dentro. Segundo, es amplio, inmenso en las plazas traseras y muy generoso en el maletero, además de ofrecer una posición de manejo cómoda. Tercero, anda realmente bien, con mucha fuerza del motor, una dinámica agradable en ciudad y carretera, y bastante agilidad pese a sus dimensiones.

Lo que no nos gusta es que consume más que la media de SUV del segmento (el costo de tener más potencia), que el turbolag puede ser irritante cuando uno anda apurado, y que se ve viejo poor dentro. También me carga que no tenga Android Auto. Insólito en estos tiempos.

Y respecto de la relación precio/equipamiento, es pésimo que la versión "desde" no tenga control de estabilidad y sólo ofrezca dos airbags. Aquella versión no la recomiendo. Pero desde las intermedias cuenta con ESP, airbags laterales y varios otros elementos de seguridad que son imprescindibles. El resto, tapiz de cuero, asientos eléctricos, sunroof, pantallas, no deberían ser relevantes sin lo primero. 

 

Test drive MG RX5 2022

Marcelo Palomino recomienda

Cuéntanos que opinas