Vende tu auto
Test drive

CUPRA Formentor VZ5, primera impresión desde España

Es el modelo ícono de la marca española que está por debutar en Chile, aunque esta versión de 390 Hp no está confirmada para llegar a nuestro país.

CUPRA Formentor VZ5, primera impresión desde España

Llevamos algunos días contándote muchas noticias de CUPRA, la marca española que este mes de julio desembarca de manera oficial en Chile.

Por si habías escuchado su nombre antes, sabrás que su origen se remonta a un pequeño auto deportivo que SEAT lanzó en un lejano 1996, el Ibiza CUP Racing, que con el tiempo devino en CUPRA, la denominación para todos los modelos deportivos de la marca española.

Pues bien, las justas ambiciones de visionarios ejecutivos que manejaban SEAT hace unos años permitió que CUPRA se convirtiera en 2018 en una marca independiente dentro del Grupo Volkswagen, y que tras un lento inicio está hoy en la cresta de la ola, prometiendo duplicar facturación y ventas, anticipando tres nuevos modelos para los próximos años, y anunciando la apertura de nuevos mercados, entre ellos Chile.

Como te contábamos en estos días, CUPRA llegará al país con una versión del Ateca y dos versiones del Formentor, su modelo más exitoso en todo el mundo.

Pues bien, aquí te vamos a contar todo lo que pudimos aprender manejando en Barcelona y alrededores del nuevo CUPRA Formentor VZ5, el más rebelde de la familia, que por ahora es una edición limitada y no está confirmada para llegar a Chile. Sin embargo, muchas de nuestras impresiones del auto son válidas para las versiones TSI y VZ que sí llegarán a Chile.

CUPRA Formentor: ¿Qué es?

A diferencia de los CUPRA Ateca y León, que son derivados de los modelos que conocemos de SEAT, el Formentor es el primer vehículo diseñado para ser un CUPRA, y se nota en sus líneas muy agresivas y musculosas. 

Está construido sobre la plataforma MQB transversal del Grupo Volkswagen y tiene las dimensiones de un SUV de tamaño medio: 4.450 mm de largo, 1.839 mm de ancho, 1.511 mm de alto y 2.680 mm entre los ejes, dejando entre 420 y 450 litros de espacio disponible en el maletero.

Cuenta con varias opciones mecánicas: motores gasolineros de cuatro cilindros y 1.5 y 2.0 litros, motor diésel de cuatro cilindros y dos litros, un sistema híbrido enchufable asociado a un motor 1.4, y la joya de la corona que es el espectacular bloque de cinco cilindros y 2.5 litros que hasta la fecha sólo ha sido utilizado por Audi. En Europa se ofrece con cajas manual y automática DSG de doble embrague, y con tracción delantera y total.

En Chile, en tanto, debutará en dos versiones gasolineras con caja automática. La primera denominada Formentor TSI monta el 2.0 litros turbo con 190 Hp y 320 Nm de torque. La segunda variante denominada VZ monta el mismo motor pero con 310 Hp y 400 Nm. Ambos van acoplado a una caja automática de siete cambios y al sistema 4Drive de tracción total.

La suspensión es independiente en ambos modelos, pero en el VZ cuenta con espirales más rígidos y amortiguadores con un tacto más deportivo. Lo mismo pasa con los frenos, con discos ventilados más grandes y efectivos en el VZ (340 mm adelante y 310 mm atrás), mientras que las llantas de aleación también son distintas, de 18" para el TSI y de 19" para el VZ.

CUPRA Formentor: el VZ5 por fuera

El VZ5 es la variante con el motor que conocimos en el Audi TT RS y en el RS3, ambos con 400 Hp. Como sea, este espectacular motor de cinco cilindros en línea nunca se había montando en un auto que no fuera un Audi, lo que habla de la grandeza con que CUPRA toma sus decisiones.

Este motor entrega en el Formentor 390 Hp y 480 Nm de par, disponibles desde las 2.250 vueltas, y según la marca puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y alcanzar una velocidad máxima limitada a 250 km/h. Buenos números para un SUV.

Además del motor, hay cambios en la suspensión, ya que según la marca cuenta con una geometría distintas en el eje delantero (para que las ruedas apoyen mejor), frenos más grandes y eficaces (discos de 375 mm adelante y 310 mm atrás) con pinzas Akebono de seis pistones, y unos neumáticos 255/35 R20. Por si fuera poco, CUPRA lo dotó del Control de Chasis Adaptativo (DCC) que ofrece 15 niveles de ajuste de la amortiguación.

En cuanto a la estética, no hay grandes diferencias entre un Formentor VZ y un VZ5. Ambos son tan deportivos como agresivos en su propuesta, llenos de líneas de carácter y musculatura en todos los contornos. Si tuviera que identificarlo con un SUV parecido, diría que un Alfa Romeo Stelvio, pero muchísimo más atrevido.

El VZ5 juega con cuatro salidas de escape redondas decoradas con el color insignia de la marca: cobre. Están dispuestas en diagonal, agrupadas dos a cada lado. Ojo, el Formentor VZ también tiene cuatro salidas agrupadas de a dos, pero están horizontales. 

También cuenta con un difusor más prominente y un paquete de fibra de carbono que recorre todo el auto. El logo VZ5, por supuesto, va en un tono negro cromado, y las mencionadas llantas de 20" con cálipers color cobre. Ahh, la carrocería va situada 10 mm más abajo. En el frontal se aprecia un diseño específico para la parrilla y unas molduras fabricadas en fibra de carbono. Y hay un color de carrocería gris Taiga exclusivo y elementos en negro brillante como espejos y techo.

A simple vista, un Formentor VZ y un VZ5 no son diferenciables tan fácilmente, pero uno al lado del otro sí que se notan.

CUPRA Formentor: puertas adentro

Antes de entrar en detalles del VZ5, vamos a hablar en general del habitáculo del Formentor, que en línea con su aspiración de posicionarse a medio camino entre una marca generalista y una premium, ofrece una percepción de calidad muy buena, casi al nivel de Audi, salvo por algunos plásticos escondidos.

El Formentor es un auto cómodo que ofrece una postura de manejo muy deportiva, baja y en asientos que afirman mucho el cuerpo, y con un volante en posición casi vertical. La visibilidad desde ahí es muy buena, salvo hacia atrás donde queda limitada por el tamaño de la luneta.

En la versión VZ los asientos son abutacados y tienen el cabezal integrado. El VZ5 se diferencia porque incluye los denominados CUPBucket, unos asientos tipo butaca que son algo más incómodos. 

El volante es muy llamativo y sorprende por dos grandes botones circulares dentro de un marco color cobre: uno es para prender el motor y el otro es para manejar los modos de conducción y poner el modo CUPRA. Y por detrás cuenta con una gran pantalla a todo color para los marcadores.

Como buen SUV ofrece muchos espacios para poner cosas y un muy completo sistema multimedia, que se controla desde una pantalla táctil de 10 pulgadas (de 12 como opción y en la versión VZ5). No me pareció el sistema más intuitivo. No tiene un mando central ni botones de acceso directo físicos. Hay que familiarizarse con los controles o la puede pasar mal si trata de hacer algo mientras maneja, como me ocurrió a mí tratando de cambiar los parámetros de la climatización.

Cuenta con Apple CarPlay y Android Auto, tiene conexión a internet y, según la marca, ofrece mandos gestuales y por voz que al menos yo no pude hacer funcionar.

En la parte trasera es bastante amplio pese a su diseño acupesado, pero es para dos ocupantes ya que un tercero quedará incómodo. Es estrecho en el ancho total, el túnel central es voluminoso y la plaza central es dura. Dos adultos sí entran cómodos ya que tiene buen espacio para las piernas y cabeza.

CUPRA Formentor VZ: manejo en carretera y pista

Nuentra prueba de manejo no fue tan larga como nos hubiera gustado, unos 50 kilómetros por ciudad y carretera, desde el centro de Barcelona hasta el Autódromo de Castellolí, camino hacia Lleida. Sin embargo, me dejó un gran sabor de boca porque normalmente las versiones muy deportivas suelen ser ásperos y duros en el día a día, y este no es el caso.

Podría decir que es bastante racional y plenamente utilizable en el día a día. Y esto se debe al Control de Chasis Adaptativo (DCC), que cuenta con un ajuste de amortiguación en 15 niveles y que se ajusta de manera automática dependiendo del modo de conducción que elijamos. Y el modo Comfort funciona realmente bien en ciudad y carretera. 

Además es bastante silencioso tanto en aerodinámica como en motor, y sólo se filtra algo del ruido que generan las ruedas, aunque depende del tipo de pavimento que pisemos.

El modo Sport es muy agradable para transitar caminos sinuosos ya que transmite confianza. En general se siente muy aplomado, casi como si fuera un vehículo de pasajeros, y ofrece reacciones felinamente ágiles. Se puede ir rápido pero seguro, que es lo más importante. 

Ya en el circuito este Formentor VZ5 nos da algunos alegrones. Lo primero, su aceleración de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos. Voy a ser sincero: no sentí esa patada que uno recibe cuando pisa un auto de alta potencia, pero eso no significa que no acelerara rápido. Quizás no tuve la ocasión de pisarlo a fondo.

Quizás porque su carrocería va 10 mm más abajo que el resto, lo cierto es que la sensación de manejo rápido de este Formentor se siente más como un buen coupé que como un SUV. No hay bamboleos ni cabeceos, tampoco se siente que el centro de gravedad vaya alto. Todo lo contrario, es casi como subirse a un CUPRA León. Un auto deportivo, y eso es un elogio inmenso al trabajo de ingeniería. 

Lo que más me llamó la atención es su capacidad de traccionar. Vale decir que es un 4WD y cuenta con reparto de torque entre las ruedas, y eso se nota en la forma en que apoya y empuja a las salidas de las curvas. Si llegamos al punto de conocerlo bien, es posible lograr deslizamientos laterales controlados, un disfrute al máximo (¿les dije que el VZ5 cuenta con un modo de drifteo?).

La dirección es notable, va endureciéndose progresivamente según la forma y velocidad en que manejemos, y es muy rápida de reacciones y, lo mejor, transmite todo lo que pasa bajo las ruedas. Vuelvo a la carretera y en este caso cuento que sí sentimos algo de aspereza en alguna parte del camino, pero en pista es fantástico su tacto. 

Del motor ni hablar: una maravilla, partiendo por su sonido cuando presionamos el botón de encendido, como por su respuesta instantánea. Sabemos que una de sus cualidades es la forma explosiva en que sube vueltas cuendo se le pisa. Y además es capaz de mantener la marcha en rango alto cuando se llega al corte para salir disparado despues. La caja DSG gestiona bién y rápido sin duda. 

Y a buen motor, buenos frenos, que permiten reducir con fuerza sin tener movimientos raros. Un gran SUV deportivo.

CUPRA Formentor VZ5: conclusiones

Vale decir que el Formentor se metió en mi corazón, y eso que no son realmente un fan de los SUV. Es casi como manejar un auto, tiene un diseño exquisito, un bien logrado interior y dos buenos motores, el de cuatro cilindros y 310 Hp para el VZ, y es impresionante cinco cilindros del VZ5. 

Es muy deportivo, es pistero, es irreverente. Es un SUV pensado en quienes buscan funcionalidad sin transar manejo. Es un buen SUV para el día a día, pero a la vez, eEs la versión accesible de un buen Porsche Macan, al menos este VZ5, y eso nos dice mucho.

Será caro, sin duda. Si llega a Chile estará por encima de los 40 millones de pesos. Pero será plata bien invertida.

Test drive CUPRA Formentor VZ5

Marcelo Palomino recomienda

Cuentanos que opinas