Test drive: Hyundai i20 Active 2017
04-04-2017 Reportes de Manejo

Test drive: Hyundai i20 Active 2017

La marca coreana incorpora a su line-up un hatchback compacto con estilo off-road, que ofrece una buena calidad conductiva, pero una discutible relación precio/equipamiento.

Demoró una generación completa en aparecer en nuestras calles, pero Hyundai finalmente se decidió a lanzar en Chile el i20, un hatchback compacto desarrollado para Europa, y que de alguna manera rivaliza con el más popular Accent HB.

Se fabrica en la India, confirmando la relevancia que este origen está teniendo para la marca. De ahí también se importan el Grand i10 y el Creta, dos modelos de gran demanda en el país.

Ahora, el i20 que llega a Chile es la versión denominada Active, una especie de crossover por estilo más que por capacidades (sigue siendo un hatchback compacto), que le permite ser ofrecido como una especie de antesala al Creta.

El Hyundai i20 Active se ofrece en tres versiones, con precios desde los $10.790.000, como competidor de modelos como el Renault Captur, Citroën C4 Cactus, Nissan Juke y Peugeot 2008, entre otros.

 

Precios Hyundai i20 Active 2017

Versiones

Precios Lista (Marzo 2017)

i20 Active L MT6:

$10.790.000

i20 Active GL MT6:

$11.590.000

i20 Active GL AT4:

$12.190.000

 

Características técnicas y mecánicas

Desde un punto de vista de diseño, a Hyundai le quedó bien concebido el i20 Active. Es un hatchback proporcionado, que muestra una evolución del diseño de Escultura Fluida, que en la práctica significa eliminar esa exageración visual de las generaciones anteriores de Hyundai y lucir formas más sólidas y sobrias, sin por eso ser aburrido.

La parte "Active", o este kit tipo crossover, es en esencia una serie de plásticos negros y cromados que rodean el auto por los bajos y por encima de las ruedas, y una parrilla hexagonal invertida que luce bastante proporcionada.

El juego del "techo flotante" gracias al uso de un pilar C oscurecido, las barras longitudinales, una tapa de gasolina gris y las protecciones en ambas puntas permiten aumentar esta sensación de que el auto es un verdadero off-road.

Y no hay que olvidar que la carrocería también está elevada en 20 mm, lo que no es poco si se busca mejorar la performance sobre malos caminos.

El Hyundai i20 Active mide 3.995 mm de largo, 1.760 mm de ancho, 1.535 mm de alto y deja entre ejes 2.570 mm, esta última medida nada excepcional, lo que repercute más en la capacidad del maletero (285 litros) que en la habitabilidad en las plazas traseras.

Mecánicamente, utiliza el conocido motor 1.4 MPi de cuatro cilindros, que eroga 99 caballos de fuerza y 133 Nm de par a las 3.500 rpm, asociado a una transmisión manual de seis velocidades (también disponible con una caja automática de cuatro marchas).

El paquete mecánico lo completa una suspensión delantera McPherson y trasera de barra de torsión, frenos de discos en las cuatro ruedas (ventilados adelante), y una dirección con asistencia eléctrica.

 

Confort y habitabilidad

Lo mejor del Hyundai i20 Active se encuentra en este apartado, donde se ofrece un habitáculo muy amplio considerando el tamaño general del auto.

Caben cuatro ocupantes muy cómodos, y un quinto con algo de generosidad. Lo mejor es el espacio que hay en las plazas traseras, tanto para piernas como en altura.

Adelante, la posición de manejo es óptima por su altura y visibilidad, aunque la butaca no es 100% cómoda: le falta sujeción lateral, abrazar más el cuerpo.

El diseño interior es bastante moderno y luce de buena factura, aunque en línea con su procedencia india. Ofrece como novedad elementos contrastantes al negro según el color de la carrocería, lo que añade modernidad y espíritu juvenil.

Respecto del equipamiento, el Hyundai i20 Active es bastante pobre en materia de seguridad y mejora en confort y conectividad. Sólo ofrece doble airbag frontal y frenos ABS, pero pese a su precio, no hay ni control de estabilidad, ni asistente de partida en pendiente, ni bolsas de aire adicionales.

Todas las versiones cuentan con kit eléctrico completo (vidrios, espejos y cierre), aire acondicionado, llantas aro 16, neblineros, y una radio (no original) con pantalla táctil de 5", bluetooth, USB y conexión a dispositivos Android.

Según la versión agrega mandos en el volante, display digital, luces automáticas, sensor de retroceso y tapizado de cuero sintético en volante y palancas.

Por el precio se extrañan algunos elementos adicionales, como sunroof, climatizador o sensor de lluvia.

 

Impresión de manejo

En términos generales, el i20 Active no desentona en su comportamiento dinámico: es suave, muy silencioso, confortable y agradable de conducir, al menos en ciudad, algo que ya es norma en todos los Hyundai.

La suspensión copia muy bien, está bien ajustada para amortiguar lo justo y necesario cuando la situación lo amerita, y para no rolar demasiado cuando se le fuerza en velocidad. No cabecea en exceso, ni se balancea fuera de lo normal, lo que es un mérito de la puesta a punto considerando que el auto está "asentado" más arriba.

La dirección también es buena, con bastante tacto y poca sensación artificial, y además responde rápido.

El punto más débil del paquete mecánico es el motor, que es algo lento de reacción y ofrece poco empuje en el rango bajo de revoluciones. Digamos que 100 caballos no es gran cosa, pero funciona en la medida que el torque acompañe, y este no es el caso: es bajo y está disponible por encima de las 3.000 vueltas.

Así, hay que armarse de paciencia para salir desde cero o para adelantar en alguna marcha alta. Gracias a la caja mecánica, firme y de buen recorrido, se puede controlar y gestionar el motor para ir siempre en el rango adecuado.

Eso sí, esto es a costa de sacrificar consumo. Cuidando mucho el acelerador nos dio 12,8 km/litro, sin cuidado perdimos otro par de kilómetros.

Hay una pequeña sensación de flotación cuando se pisa el acelerador con decisión, como que la trompa se levantara y perdiera aplomo, pero para nada molesta ni genera desconfianza.

 

Conclusión

El Hyundai i20 Active no es un SUV ni tampoco es un crossover. Es un auto disfrazado para atraer más miradas.

Si lo ve desde esta perspectiva, cumple bastante bien con lo que se espera de un Hyundai.

Lo mejor es su habitabilidad y confort de marcha. Lo peor, su relación precio/equipamiento.

Sí, ya es tónica que el equipamiento desaparezca de las fichas técnicas de la marca, especialmente el de seguridad, pero si Hyundai sigue siendo la firma más vendida de Chile, por algo será.

Personalmente me parece caro para el equipamiento que ofrece, hay modelos más equipados y con mejores prestaciones. Es cosa de buscar y comparar.

Galería Test Drive: Hyundai i20 Active 2017

Test Drive: Hyundai i20 Active 2017

1 de 15

¿Qué opinas? Cuéntanos