Test drive

Peugeot 508 2015: A prueba

El máximo exponente de la casa francesa nos ofrece mucho lujo, estilo y confort

Peugeot 508 2015: A prueba

Antecedentes

El vehículo que ahora nos ocupa tiene una fuerte carga histórica a cuestas, ya que es el encargado de recordar la reputación de dos míticas series de Peugeot, y nos referimos a la series 400 y 600, específicamente al 407 y al 607 que dejaron de producirse en 2011 y 2010 respectivamente.

Se presentó como auto concepto en el Salón de Ginebra en 2010 bajo el nombre 5 (Cinque) by Peugeot

Con este vehículo la marca replanteo las formas y decidió conjugar las virtudes y fortalezas de ambos vehículos en el 508, el que ahora es su buque insignia y que en nuestro país se venderá únicamente con la conformación de sedán.

 

Características técnicas y mecánicas

Empecemos por las dimensiones, si bien no se trata de un vehículo pequeño, tampoco es de enormes dimensiones, la longitud total es de 4.790 mm, la altura es de 1.456 mm, el ancho es una de sus cartas fuertes con 1.853 mm y por último la distancia entre ejes es de 2.817 mm lo que permite un habitáculo cómodo y con el piso completamente plano, ya que todos los componentes mecánicos están situados en la parte de adelante.

El propulsor está montado transversalmente, se trata de un motor de cuatro cilindros de 1.6 litros THP (Turbo High Pressure) que fue desarrollado en conjunto con BMW y que también equipan los MINI Cooper y el Peugeot 308 de nueva generación, el poder erogado es de 163 caballos a un rango de 6.000 rpm, la fuerza de torque es de 240 NM  en el rango de las 1.400 rpm. La transmisión es un capítulo del que hay que hablar, se trata de una automática tradicional de seis cambios, que no está desarrollada por Peugeot y que se denomina EAT6 (Efficient Automatic Transmition 6) que envía la tracción al eje delantero.

 

Confort

Aquí es donde sale a relucir el refinamiento y el estilo a la francesa, los interiores están muy bien pensados, balanceados y la sensación de lujo está por todos lados, las tapicerías son de piel, los plásticos son de excelente factura y en todo el habitáculo se aprecian insertos con texturas similares a la fibra de carbón, o el acabado piano en algunos de ellos. Un gran detalle que definitivamente no es de un vehículo de su segmento –ni de su precio- son las cortinas de privacidad en las plazas traseras, las ventanillas laterales y el vidrio trasero se pueden aislar del exterior, sin comprometer mucho la visibilidad y ya que hablamos de la segunda fila de asientos, es prudente comentar que tiene salidas –y controles- del caudal de aire para los pasajeros de atrás, ese es otro detalle que vemos en vehículos de un segmento más elevado, detalles como este podemos encontrarnos en el habitáculo del 508.

El conductor se verá bombardeado visualmente de mucha información, desplegada en tres zonas importantes, la primera, el cuadro de instrumentos análogo, que provee de la información convencional, la segunda fuente de información proviene de la pantalla táctil de LCD al centro del tablero, y en ella se pueden ajustar muchas funciones del sistema de audio, del navegador, del teléfono enlazado vía Bluetooth y del aire acondicionado, el tercer dispositivo que nos brinda información es un “Head Up Display”, que proyecta en el parabrisas la velocidad a la que se circula, y la siguiente referencia del navegador en caso de que tengamos programado un destino.

Detalles que llaman la atención: El primero y más desconcertante es el botón de arranque, situado a la izquierda del volante, una ubicación rara y que hará desesperar al conductor primerizo, pues no es lógica su ubicación, la apertura de la maletera, otro detalle escondido que puede volver loco a un NO conocedor de Peugeot; el mecanismo se ubica al centro del cero del emblema 508, sin duda un gran detalle y por último pero no por ello menos importante, es prudente comentar que el Peugeot 508 es un vehículo con iluminación Full Led, otro detalle que le confiere una ventaja en el segmento, ya que ninguno de sus competidores lo ofrece.

 

Manejo

Es sin dudarlo la carta fuerte del 508, las buenas prestaciones del motor turbocargado, aunadas a las bien entonadas suspensiones, delantera McPherson y trasera con eje SEMI rígido están a la altura del 508, si el manejo es citadino, resulta sumamente confortable, la conducción es con un talante más deportivo transmite muy bien lo que pasa en el piso, se siente compacto y seguro, y gracias a la distancia entre ejes es muy maniobrable en curvas y preciso en rectas.

La respuesta del acelerador es casi inmediata y solamente presenta esa desagradable sensación de falta de poder cuando hacemos una acción súbita de aceleración, desaceleración y vuelta a acelerar en donde confundimos a la caja y esta no responde con el cambio preciso, hecho que se corrige en un par de segundos, si por el contrario elegimos los cambios manuales hechos con las paletas detrás del volante, ayudamos a que la velocidad de respuesta sea más rápida, tanto cuando hacemos cambios ascendentes en plena aceleración, como descendentes en las frenadas súbitas, y pese a que la caja es una automática simple, nos permite divertirnos con la respuesta. Un manejo y comportamiento que está a nivel del resto del Peugeot 508, que nos ha sorprendido en todos los rubros.

 

Conclusión

Es un vehículo que hay que entender, la marca es completamente de nicho y en estos años se ha ido reinventando, ofreciendo productos que el fanático del León Rampante agradecerá y no se verá defraudado. Hay que analizar punto por punto y descubrir por que la gente debería comprarse un Peugeot 508 en lugar de un Audi A4 1.8 T Sport o un BMW 320 iA , dichos autos alemanes son superiores en segmento, iguales en potencia pero inferiores en equipamiento ¿lo pueden creer?.

 

New Peugeot 508

Alejandro Konstantonis recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos