Novedades

¿Un nuevo récord? Alfa Romeo 8C Spider de 1939

Se estima que este magnífico ejemplar podría alcanzar los US$ 25 millones cuando se remate el próximo 20 de agosto en la semana del Concurso de Elegancia de Pebble Beach.

¿Un nuevo récord? Alfa Romeo 8C Spider de 1939

Como ocurre desde hace más de 25 años, la tradicional subasta de autos clásicos y deportivos que RM Sotherby realiza en Monterey (California), en el marco de la semana del Concurso de Elegancia de Pebble Beach, empieza a juntar algunas de las más impresionantes piezas de colección.

Únete a la conversación en Trunk, la primera comunidad automotriz en español.

Hace unos días informábamos que tanto el Cobra CSX 2000, el primer automóvil diseñado y desarrollado por Carroll Shelby, como el BMW 507 de 1958, recién restaurado por BMW Group Classis y que perteneciera al Rey del Rock, Elvis Presley, se exhibirán y rematarán en esta tradicional subasta.

Y ahora traemos una nueva joya, ya que un Alfa Romeo 8C 2900B Lungo Spider by Touring estará presente en Pebble Beach. La predicción de los especialistas es que el bólido italiano podría superar los US$ 25 millones.

Cuando fue lanzado al mercado en 1939, el Alfa 8C 2900 era considerado el deportivo más avanzado del mundo, superando al Mercedes Benz 540K y a todos los Duesenberg de la época. Eso explica los altos valores que han alcanzado cuando han sido rematados.

Utilizando uno de los 32 chasis 2.9 creados por Alfa Romeo y carrozado por Touring (uno de 12 Spider fabricados por este carrocero), esta versión larga (Lungo) monta un bloque de ocho cilindros en línea y 2.905 cc supercargado, con 80 caballos de fuerza y caja manual de cuatro velocidades.

La historia de este 8C Spider es bastante particular, ya que se desconoce su paradero en sus primeros 10 años de vida, hasta que en 1949 fue importado a Brasil, consiguiendo una victoria en una carrera de Sport Cars en Interlagos ese mismo año, bajo la conducción del piloto Mario Tavares.

Los reportes indican que en los años siguientes el auto fue violentamente modificado. Su chasis fue recortado y se le montó un motor de Corvette, retornando a Europa en 1972. Ya en 1990 viajó a Estados Unidos, donde fue restaurado por el experto Tony Merrick.

En 1999 participó en el Concurso de Elegancia de Pebble Beach, donde terminó segundo en su categoría. Y ahora vuelve a la costa californiana para ser subastado por la Colección Sam & Emily Mann. Si se alcanza el precio proyectado, ingresará a la lista de los 6-7 autos más caros de historia, que sigue comandada por el Ferrari 250 GTO de 1962 subastado en 2012 por poco más de 38 millones de dólares.

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos