Tecnología

Latin NCAP: evaluación deja con 0 estrellas al Kia Rio4 y al Chevrolet Onix

El sedán coreano, en su configuración sin Airbags y el hatchback superventas de Chevrolet, con 2 Airbags y ABS fallan la evaluación de Latin NCAP

Latin NCAP: evaluación deja con 0 estrellas al Kia Rio4 y al Chevrolet Onix

Latin NCAP no perdona con sus evaluaciones. Y si bien la frase suena ligera, la verdad de las cosas es que llega a ser preocupante la falta en niveles de seguridad, especialmente si nos ponemos a pensar en todos los adelantos tecnológicos que nuestra sociedad ofrece. Es el año 2017 y que aún se ofrezcan modelos con cero estrellas, habla de una grave irresponsabilidad, compartida entre los gobiernos que imponen normas muy blandas de homologación y también de algunos fabricantes o importadores.

Comenzando con el caso más explicable, tenemos al Kia Rio 4, modelo que en Chile se comercializa desde fines del 2011. En Chile, el Kia Rio 4 ofrece doble Airbag (el tope de línea 4 Airbags) y anclajes ISOFIX en todas sus versiones, mientras que los modelos equipados con aire acondicionado equipan frenos ABS+EBD. Ningún modelo porta control de estabilidad. Afortunadamente el modelo sin Airbags no se comercializa en Chile y aparentemente es la razón de esta cruda evaluación, la que incluye una pésima evaluación para ocupantes, por el hecho de que esta versión básica ni siquiera cuenta con cinturones pretensados o anclajes para sillas de niños. De hecho, al comparar imágenes del modelo testeado con las del modelo europeo evaluado el 2011, estructuralmente no se ven deficiencias, lo que habla de una pobre configuración de elementos de seguridad. En Europa, el Rio equipa 6 Airbags y control de estabilidad, desde el modelo más básico.

Latin NCAP señala: La protección ofrecida a la cabeza y el cuello del conductor y cabeza del acompañante fue pobre lo que llevó al resultado de cero estrellas. El cuello del acompañante recibió protección marginal, los sistemas de retención ofrecieron protección débil al pecho del conductor y del acompañante. Se observaron estructuras peligrosas en la zona del tablero contra las que podrían impactar las rodillas del conductor y del acompañante. La zona del área de los pies fue considerada como estable luego del impacto. La estructura del habitáculo fue considerada como estable durante el impacto frontal. El vehículo cuenta con Avisador de uso de cinturón (SBR) únicamente del lado del conductor, cumpliendo con los requisitos de Latin NCAP. El vehículo cuenta con barras laterales en las puertas, así como elementos de absorción de energía en la puerta, paneles de puerta y paneles interiores de la puerta para la protección de impacto lateral. El test de impacto lateral no fue realizado ya que el vehículo fue catalogado como cero estrellas luego del impacto frontal. El modelo no ofrece ESC como equipamiento estándar.

El caso más grave es el del Chevrolet Onix, puesto que este fue evaluado con 0 estrellas, aun contando con doble Airbag y frenos ABS (no cuenta con control de estabilidad o anclajes ISOFIX), el mismo equipo de seguridad con el que se comercializa en Chile. Previamente evaluado por Latin NCAP con tres estrellas, las exigencias cada vez son más duras y el Onix no ha sabido mantener el nivel. De hecho, la falta de estructuras absorbentes en los costados, no le permiten siquiera ser evaluado bajo los estándares UN95 de las Naciones Unidas.

En la declaración de Latin NCAP: La cabeza y cuello ofrecieron buena protección en el impacto frontal. Los sistemas de retención ofrecieron protección débil al pecho del conductor, de acuerdo a los requerimientos del protocolo 2016. La cabeza del acompañante estuvo bien protegida. Se observaron estructuras peligrosas en la zona del tablero contra las que podrían impactar las rodillas del conductor y del acompañante. El piso del área de los pies del conductor se abrió tras el impacto. La estructura del habitáculo fue considerada como estable durante el impacto frontal. El vehículo cuenta con Avisador de uso de cinturón (SBR) únicamente del lado del conductor y cumple con los requisitos de Latin NCAP. El modelo cuenta con pretensores para cinturones de seguridad solamente del lado del conductor. En el impacto lateral las lecturas del dummy mostraron protección adecuada para cabeza y pelvis, protección marginal para el abdomen y protección pobre para el pecho, lo que explica el resultado de cero estrellas. El vehículo no ofrece airbags laterales. Cuenta con refuerzos estructurales para el impacto lateral en las puertas, pero no cuenta con elementos de absorción de energía para la pelvis en la puerta o en los paneles interiores de la puerta. El vehículo mostró una penetración alta de la barrera móvil que causó un alto desplazamiento del pilar B y del asiento de pasajeros, lo que da para cuestionar la capacidad del vehículo de ofrecer mejor protección lateral aun cuando cuente con airbags laterales. El vehículo no ofrece ESC como estándar. El impacto lateral de poste no fue realizado, el vehículo no ofrece airbags de cortina como estándar.

Opinión: Estamos en el 2017 ¿Por qué pasar por esto?

El debate es delicado porque, en el caso del Kia, está comprobado que la estructura es buena y que los defectos son netamente un tema de configuración, el que los fabricantes siguen sacrificando en pos de una segmentación más económica de sus modelos, siendo que según los mismos estudios de NCAP, estos no son costosos. La seguridad sigue siendo marginada en pos de llantas, sistemas multimedia o elementos cosméticos, cuando en caso de accidente, estos serán irrelevantes. Los gobiernos tampoco endurecen sus normas de homologación, lo que permite que las marcas se adecuen a cumplir las normas mínimas y puedan desligarse, culpando a las leyes de cada país. 

Por otro lado, el caso del Onix es preocupante, sabiendo que es el auto más vendido de Latinoamérica y que fue incorporado a Chile como un importante modelo que vendría a revitalizar las ventas de la marca y a entregar movilidad a un público de perfil más joven y conectado. Las fallas son estructurales y quedan en evidencia.

Los usuarios de a poco se instruyen y toman nota de estas situaciones. ¿Para un fabricante es necesario poner en juego su reputación y prestigio, en pos de vender un auto más económico? ¿Pesa más un parachoques color carrocería o un sistema multimedia, en lugar de un control de tracción o anclajes para sillas de niños? ¿Qué nivel de ingeniería hay tras los productos gestados en Latinoamérica? Sabemos que Kia y Chevrolet tienen importantes centros de desarrollo, o sea tienen los medios para elevar el nivel de seguridad en todos sus mercados y poner a los usuarios sobre los records de venta. No es necesario quemarse de esta manera.

A nivel internacional se espera que el 2020 ya haya mayores adelantos en materias de movilidad eléctrica y automatización de la conducción, pero si no comenzamos por lo básico, que es una calidad respetable de seguridad para todos los autos nuevos, en todas sus versiones y en todos los mercados, el progreso será más difícil.

Chevrolet Onix + 2 Airbags

Kia Rio4 Sedan - NO Airbags

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos