Lanzamientos

El muy impresionante Challenger Hellcat ya está en Chile

Dodge lanza en el país el muscle car más potente jamás producido, con 707 Hp y 881 Nm de par. Potencia pura para un auto llamado a ser un clásico.

El muy impresionante Challenger Hellcat ya está en Chile

Puede ser que en la batalla de los nuevos productos Chrysler esté quedando atrasado respecto de Ford y Chevrolet, pero no ocurre lo mismo en el reino de los muscle cars, aquella rara especie de deportivos adorados en todo Norteamérica.

Con el arribo de las nuevas generaciones de Mustang y Camaro hace unos 3 años atrás, el Dodge Challenger quedó rezagado en potencia y dinamismo, por lo que la marca del carnero decidió crear el muscle car más potente jamás producido a la fecha (y a la espera de la llegada del Demon): el Challenger SRT Hellcat, un auto que podría definirse como un futuro clásico.

El modelo en sí no es nuevo. Fue presentado en el segundo semestre de 2014 y se puso a la venta en Estados Unidos a principios del año siguiente, siendo tan exitoso, que la marca demoró demasiado su salida a exportación.

Pero ya está aquí, el poderoso y único Dodge Challenger Hellcat, que a un precio de US$80.000 (unos 50 millones de pesos) se une a la gama del deportivo compuesta por la variante SRT8 ($39.990.000) y sus "modestos" 485 caballos de fuerza.

Y decimos modestos porque comparados con los 707 Hp que ofrece el Hellcat, cualquier cosa parece poca.

Esta potencia se extrae del motor Hemi de ocho cilindros y 6.2 litros y que dotado de un nuevo supercargador, eroga los mencionados 707 "burros" y unos nada despreciables 881 Nm de par.

La caja automática de ocho velocidades, denominada TorqueFlite, también fue modificada para aguantar el altísimo torque del motor (hasta un 30% más dicen en la marca), permitiendo pasar los cambios en tan solo 160 milisegundos y enviar todo ese par al eje posterior

Así, con este tren motriz, el Hellcat acelera de 0 a 100 km/h en 3,5 segundos y cubre el cuarto de milla (400 metros) tan amado por los norteamericanos en 11,2 segundos, aunque puede llegar a 10,8 segundos con neumáticos especiales.

La velocidad máxima está fijada en 320 km/h. Como dato anecdótico, el Dodge Challenger Hellcat puede quemar hasta 5,7 litros de gasolina por minuto, dependiendo del uso.

Para detener tanta potencia, los frenos son Brembo con pinzas de seis pistones en color rojo y discos perforados de 391 mm.

La suspensión también es deportiva y se puede adaptar gracias a los amortiguadores Bilstein calibrados por SRT, que ofrecen tres niveles de firmeza. Los neumáticos, en tanto, son Pirelli PZero 275/40Z R20.

Asimismo, ofrece tres settings o modos de conducción, Eco, Sport y Track, a las que se suma uno personalizable. Con ellos se puede modificar todo: potencia de motor, respuesta de aceleración, rapidez de la transmisión, dureza de la suspensión, injerencia del control de tracción, firmeza de la dirección y eficiencia de la frenada.

Por supuesto que el control de largada está bien presente en este auto.

Un nuevo dato anecdótico: el Dodge Challenger Hellcat cuenta con dos llaves: una de color negro que permite que el auto sólo disponga 505 Hp, y otra roja que ofrece todos los 707 caballos. Asimismo cuenta con el conocido modo Valet, para que cuando se entrega el auto a un Valet Parking, parta en segunda y con potencia controlada.

A esto hay que sumar el fantástico diseño retro exacerbado con un splitter delantero, alerón trasero y llantas de nuevo diseño, que le dan un carácter aún más agresivo.

El dibujo del "gato del infierno" se luce de manera discreta en los costados y en la zaga del auto.

Por dentro también es una oda a la deportividad, con pedalera de aluminio, confortable butacas de cuero, cinturones y prespuntes de color, un display central entre los marcadores de 7", una pantalla de 8,4" para el sistema de infoentretenimiento U-Connect, y mucho, pero mucho, equipamiento.

En seguridad incluye control de tracción en todas las velocidades, ESP con cuatro niveles y asistencia de arranque en pendiente. Además, cuenta con un escape activo y un sistema de enfriamiento tipo heavy duty, que mantiene el motor frío durante la conducción.

Obviamente que el Dodge Challenger SRT Hellcat es un auto de nicho, que aporta más a la imagen de la marca que a los números finales. Pero aún así en SKBergé se tienen confianza, y estiman vender unas 10 unidades del Hellcat este año, más otras 30 del Challenger SRT8. Nada mal para un muscle car extremo.

Marcelo Palomino recomienda