Novedades

Hyundai prepara el regreso del Atos a Chile

El modelo de origen indio llegará al país en octubre próximo para colocarse como entrada de gama por debajo del Grand i10. Tendrá un precio entre 5 y 6 millones de pesos.

Hyundai prepara el regreso del Atos a Chile

¿Quién no recuerda al Hyundai Atos? Ese minúsculo modelo de la marca coreana que se lanzó a nivel mundial en 1997, aterrizó en Chile algunos meses más tarde, y que era tan poco agraciado en su diseño, que se hizo común la denominación “Hyundai Atroz”. Pues bien, su sucesor está pronto a reaparecer en escena.

La desaparición de su catálogo del i10 primero y del Eon hacia fines de 2016, golpeó fuerte a Hyundai en Chile, principalmente porque se quedó sin competidor en un segmento de entrada donde modelos como los Suzuki Alto y Alto K10 hacen buen volumen de venta, y donde el Grand i10 queda demasiado arriba en precio.

Pues bien, esta ausencia se solucionará a fin de año cuando debute el nuevo Atos, tercera generación de este modelo fabricado en la India, y cuya primera entrega fue descontinuada hacia fines de la década pasada, cuando la presencia del Getz y del i10 lo volvió descartable. Y para entender mejor la línea cronológica, el Atos de segunda generación regresó a Chile en 2012 convertido en el Eon, un nombre que quizás no pegó tan fuerte, por lo que ahora recupera su denominación original bastante más conocida en el mercado local.

El nuevo Atos se presentó hacia fines de 2018 en la India bajo la denominación Santro, y comenzó su desembarco en América Latina un par de meses atrás, siendo ofrecido ya en Costa Rica y Uruguay. El aterrizaje comercial en Chile se realizará en octubre, llegará en dos versiones y con precios entre cinco y seis millones de pesos, algo que definirá el tipo de cambio a su debido momento.

El Atos se fabrica en la planta india de Chennai utilizando la nueva plataforma K1, que ofrece un 63% de aceros de alta o ultra-alta resistencia, y su desarrollo tomó tres años y una inversión superior a los 100 millones de dólares. Mide 3.610 mm de largo, 1.560 mm de alto, 1.645 mm de ancho y ofrece 2.400 mm entre los ejes, con un maletero de 235 litros. Es más grande de lo que era el extinto Eon, y si lo comparamos con un Grand i10, es 15 centímetros más corto y 2 centímetros más angosto, aunque levemente más alto.

Incluye suspensión delantera tipo McPherson, trasera de eje rígido, frenos de disco ventilados adelante y de tambor atrás, y cuenta con dirección es electro asistida MDPS.

El Atos el diseño de un hatch subcompacto clásico de cinco puertas, con un frontal que luce la parrilla tipo “cascada” de los últimos modelos de la marca y una silueta bastante tradicional para los modelos de este segmento. En el interior destaca un diseño alineado con los otros Hyundai, incluyendo los marcadores, volante de tres brazos y el sistema multimedia central.

Tanto en Costa Rica como en Uruguay se ofrece de serie con vidrios delanteros eléctricos, aire acondicionado, equipo de sonido con entradas USB, MP3 y bluetooth, volante multifunción, computador a bordo, asientos traseros abatibles, airbags frontales, frenos ABS con EBD, cinturones de seguridad de tres puntas, anclajes isofix, luces diurnas y sensor de retroceso.

En Uruguay también se ofrece una segunda variante denominada Full que agrega vidrios traseros y espejos eléctricos, cierre centralizado, y un sistema multimedia con pantalla de 7” de instalación local.

En cuanto a motorizaciones, se ofrece un tricilíndrico 1.0 litros de la familia Kappa, que eroga 66 Hp y 94 Nm de par a 3.500 rpm, asociado a una caja manual de cinco marchas. La segunda opción es un cuatro cilindros 1.1 litros (1.086 cc) de la familia Epsilon de Hyundai-Kia, que ofrece 69 Hp y 99 Nm a 2.800 rpm, con la misma caja manual. El peso en orden de marcha para ambas versiones es de 856 kilos.

Lo que se sabe es que a Chile llegarán inicialmente dos versiones, la primera con el motor 1.0 y el equipamiento base, la segunda con el 1.1 y en versión full. Y, como dijimos, los precios de lista estarán entre los 5 y los 6 millones de pesos, con el objetivo de colocar unas 100 unidades mensuales.

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos