Test drive

Toma de contacto: así es el Mercedes-Benz GLC 300 e

Este nuevo híbrido de la marca ofrece un rango de autonomía de 49 kilómetros.

Toma de contacto: así es el Mercedes-Benz GLC 300 e

En nuestra visita para conocer los modelos híbridos de Mercedes-Benz en Frankfurt, uno de los modelos que manejamos fue el nuevo Clase GLC 300 e, un SUV plug-in hybrid que acaba de ser presentado por la marca de la estrella y que podría llegar a Chile en el transcurso del próximo año, una vez que se inicie su comercialización en Europa.

Este GLC 300 e se basa en el restyling del modelo lanzado a principios de este año, que añadió al modelo elementos cromados exteriores, una nueva parrilla frontal, llantas de nuevo diseño y luces Full LED de serie, con la opción de añadir Luces Matrix. Pero específicamente esta versión híbrida no cuenta con elementos diferenciales respecto del resto de la gama. 

Mantiene los aspectos de conveniencia que lo caracterizan, como climatizador bizona, apertura sin llave y botón de encendido, e incorpora cosas nuevas como las llantas de 20” de renovado diseño, el sistema MBUX con inteligencia artificial y control de voz, una pantalla al centro de 10.25” (nueva también), y en la consola central debuta un panel táctil con botones para operar diferentes funciones del sistema de infoentretenimiento. 

En el apartado de seguridad resalta el asistente de frenado (detiene el auto por si te quedas dormido), frenado de emergencia y asistente de mantenimiento de carril entre otros.

Los datos duros de este híbrido

El Mercedes-Benz GLC 300 e usa un motor eléctrico de 90 kW y 440 Nm de par, asociado a otro a gasolina de 2.0 litros, con 211 Hp y 350 Nm. La potencia total en conjunto es de 320 Hp, con un torque de 700 Nm, que pasa a las ruedas a través de un sistema integral 4MATIC y una caja automática de nueve velocidades.

Las baterías que emplea son de iones de litio con una capacidad de 13,5 kWh, que dan un rango eléctrico de entre 46 y 49 kilómetros (NEDC), mientras que al final arroja un consumo de combustible de 40 km/litro. En terminos de desempeño acelera de 0-100 en 5,7 segundos y la velocidad tope es de 230 km/h, limitada eléctricamente.

Una de las mayores innovaciones de esta tercera generación del sistema híbrido de la marca es el uso de un convertidor de par con embrague de bloqueo integrado como dispositivo de arranque, y un embrague adicional entre ambos motores para una conducción totalmente eléctrica. El sistema eléctrico de alto voltaje suministra energía no solo a los componentes de accionamiento y la bomba de vacío del sistema de frenado regenerativo, sino también al compresor de refrigerante eléctrico y al refuerzo del calentador de alto voltaje. 

Manejando este SUV

La ruta para este GLC 300 e fue relativamente breve en el área suburbana de la ciudad de Frankfurt. Lo primero que notas como cualquier SUV es una posición elevada de manejo, que te otorga una buena visibilidad.

Con este sistema híbrido, el GLC ofrece una aceleración muy llamativa que no encontrarás en muchos autos con motores de combustión. El par de 700 Nm se sienten en cada giro de la rueda al momento de pisar el acelerador, y más aún por el sistema de tracción 4Matic que posee. Con este híbrido estás sobrado para moverte por donde quieras, incluso en una situación de off-road.

Por otro lado, si bien ofrece la prestación dinámica con lo mejor de dos mundos, también te da un manejo suave, cómodo, con una buena calidad de marcha, que pretende darte lo mejor del rendimiento, y eso se nota cuando aceleras poco, pues nunca entra en funcionamiento el motor a gasolina, a menos que se lo demandes.

En cuanto otros aspectos tenemos que la suspensión es alta, absorbe muy bien las imperfecciones y equilibra bien el vehículo. En general, el manejo de este vehículo es muy balanceado, por lo que si nunca has conducido un modelo híbrido, lo único que notarás es que no prende el motor de combustión cuando lo arrancas y que éste sólo estará trabajando si la demanda de potencia es mayor.

Jorge Blancarte recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos