Novedades

Renault Mégane R.S. TC4: un "track car" de fábrica

La marca del rombo lanza una edición especial de su deportivo insignia enfocado en los amantes de los track days.

Renault Mégane R.S. TC4: un "track car" de fábrica

Como parte de su tradición de lanzar autos enfocados en el manejo deportivo, Renault Sport aprovecha los R.S. Days organizados en el circuito de Le Castellet para presentar en sociedad el nuevo Mégane R.S. TC4, un auto preparado especialmente para su uso recreativo en circuitos. 

Se trata de una edición limitada de sólo 30 unidades que, según la marca, "perpetúa el linaje de los track cars de Renault Sport Cars, un compendio del saber hacer de R.S. Performance combinado con la experiencia en carrera de Vuković Motorsport y sus Mégane WTCR". 

Esta no es la primera modificación realizada a modelos deportivos de Renault para ser vendidos como autos de track days. Antes llegaron los Clio R.S. TC1 y TC2, presentados en diciembre 2018, y de Mégane TC3, estrenado a inicios de este año.

El nuevo Mégane R.S. TC4 es un réplica de los Mégane R.S. TCR de competición, pero adaptado para su uso en track days. El modelo fue realizado en una colaboración entre R.S. Performance y la escudería suiza Vukovic Motorsport, que compite este modelo en los campeonatos TCR europeo y WTCR. 

Sobre una base de Mégane R.S., las modificaciones han sido ideadas para acercarse lo más posible a las características del auto de carreras mediante transformaciones en el chasis, el motor y la carrocería.

Todo parte por un kit de carrocería ancho integrado a un Renault Mégane R.S. normal, que mejora la aerodinámica y la de un look más de competencia. Cuenta con un capó y parachoques nuevos, canalizadores de aire, un gran alerón posterior, llantas OZ Racing y faldones deportivos, entre otros.

Junto a ello se modifica el motor 1.8 Turbo para elevar la potencia de 285 a 360 caballos de fuerza, asociado a una caja robotizada de doble embrague EDC. Este aumento de potencia se explica por una nueva electrónica, un turbo de mayor tamaño, un sistema de escape rediseñado y una mejor refrigeración.

Junto con ello se trabajo en chasis añadiendo nuevas suspensiones deportivas, frenos reforzados y un trocha más ancha, así como un menor despeje al suelo, para acercar la dinámica conductiva a la de un auto de carrera.

El único problema es que con tanta modificación, el Renault Mégane R.S. TC4 no está homologado para ser usado en la calle. Su precio no ha sido informado, pero podemos imaginar que barato no debe ser.

Marcelo Palomino recomienda

Cuéntanos que opinas