Vende tu auto
Novedades

Renault Twingo, el auto más feliz del mundo, abandonará su producción

Nacido en 1992 y con tres generaciones, no seguirá en producción tras esta iteración.

Renault Twingo, el auto más feliz del mundo, abandonará su producción

Escribir esta noticia me da profunda pena, porque soy un fanático absoluto del Renault Twingo desde que soy chico y lo vi por primera vez en una revista. Jamás creí ver un auto tan simpático, colorido, práctico y original en su diseño. Créanme que me llamaba más la atención que un Porsche o una Ferrari. En Chile nunca se vendieron tantos y solo de la primera generación. Los modelos más nuevos eran menos "felices" y traicionaron un poco el espíritu del original, aunque siempre con el formato citycar tan amigable para la ciudad. En un futuro tengo pensado buscar uno y comprármelo como auto de diario.

Tristemente, el mismísimo Luca De Meo, confesó al Le Monde francés, que Renault abandonará el segmento A de pasajeros ya que no les es rentable fabricar un modelo a gasolina que mida menos de 3,60 metros. Y aunque tú puedes discrepar, debemos señalar que un Renault Twingo está años luz al desarrollo de un Suzuki Alto.

El Twingo original de Patrick Le Quement, nacido en 1992. También se produjo en Colombia y Uruguay. 

Claro que aquí hay otro culpable, que el mismo De Meo señala, que es el fin de la alianza entre Renault y Daimler. Como sabemos, el Twingo tenía dos primos, como son el Smart Fortwo y Forfour. Como Daimler ahora fabricará estos autos en China junto a Geely y con propulsión eléctrica, los costos de fabricar el Twingo en la planta de Eslovenia son demasiados altos para Renault, quienes tienen en este momento, otras prioridades.

La guinda, se dice, son las futuras normas de emisiones Euro 7, las que podrían ser realmente duras para los vehículos a combustión

A la fecha se han fabricado más de cuatro millones de Twingos. Esta última generación, que ahora también se comercializa con un propulsor eléctrico, vivirá lo que tenga que vivir hasta que le toque decir adiós para siempre.

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas