Vende tu auto
Test drive

Test Drive Hyundai Grand i10 2021, un citycar con buena pinta

El nuevo Grand i10 mantiene su excelente conducción en ciudad, gana espacio y un interior muy bien terminado, con harto estilo pero hay problemas con su manejo en carretera y también con sus evaluaciones en seguridad.

Test Drive Hyundai Grand i10 2021, un citycar con buena pinta

Nos ponemos al día con el segmento de los citycars y recibimos durante una semana al nuevo Grand i10 de Hyundai, lanzado durante el 2019 en India y que debutó en Chile a principios de este año, a pesar de que el modelo ya estaba aquí desde el 2020 (lo espiamos en la bodega de Gildemeister).

El Grand i10 de nueva generación gana bastante con respecto a su antecesor, el cual fue un excelente y muy recomendable modelo. Sin embargo, los tiempos cambian y las exigencias son distintas, por lo que emergen varios ítems con los que hay que tener ojo.

En este caso específico, hablo de una versión tope de linea 1.2 AT Value, que cuesta $10.890.000. Como siempre, probamos la versión full, porque así podemos conocer el máximo de capacidades y tecnologías que puede ofrecer el modelo.

Hyundai Grand i10 2021: dimensiones y diseño

  • Largo: 3,80 metros
  • Ancho: 1,68 metros
  • Alto: 1,51 metros
  • Entre ejes: 2,45 metros
  • Maletero: 260 L

Este nuevo Grand i10 se alza sobre la plataforma del i10 europeo, aunque claro, por su procedencia india, hay algunos costos que se abaratan para poder hacer su producción más masiva y accesible. Lo bueno es que crece un poco en tamaño, 40 mm de largo, 20 mm de ancho y 5 mm de alto, con 25 mm extra entre los ejes. No es que uno quiera que año a año los citycars crezcan sin parar, pero es un tamaño muy bien aprovechado y que mantiene la condición de seguir siendo compacto, pero con esa sensación de mayor amplitud. Incluso el maletero creció cinco litros en la pasada.

De estilo, el cambio es completo, especialmente en ambos extremos. De frente tenemos un nuevo diseño de focos, con fondo ahumado y estilo más intrincado, lo cual es poco común de ver en este segmento. Lo mismo podemos decir de su parrilla tipo "cascada", la cual se enangosta en la parte inferior, aunque no luce tan bien porque llega muy estirada hacia la parte baja del parachoques. Lo que sí es llamativo, son las luces diurnas, en los "pómulos" del frontal, con estilo corchete e integradas discretamente al marco de la parrilla.

En la parte de los cuartos traseros vemos como converge la curva ascendente de la ventana con una prolongación de la luneta trasera hacia el pilar C para dar una sensación de techo flotante. El diseño es moderno y bien interesante, pero extraño desde algunos ángulos.

Ya en la zaga todo es más formal, con pliegues que se prolongan en los focos y un parachoques más deportivo, con reflectantes triangulares y un discreto difusor. El modelo automático es el único que viene con parrilla metalizada y llantas de 15" bicolor.

Hyundai Grand i10 2021: interior y equipamiento

Adentro, el Grand i10 se parece bastante a su par europeo y la verdad es que luce increíble para lo que acostumbramos a ver en este segmento, en especial por la elección de colores y texturas.

El equipamiento también me parece más que correcto, en especial por el lado tecnológico, más aún si lo contrastamos con su antecesor. 

Donde comienzan los problemas es con el tema de la seguridad, pero vamos por parte:

Lo que me gustó o me parece bien:

  • Voy a partir con lo mejor: la presentación de los materiales. Ya, estamos frente a un citycar y por lo económico, todos los plásticos son duros, pero a primera vista no lo parecen y eso es muy bueno. Es cosa de ver la textura tipo "escama" sobre la guantera o en las puertas, con efecto degradado, o las zonas de color blanco. Lo mismo para los aireadores con diseño de turbina o el panel que engloba el sistema multimedia con el cuadro de instrumentos. Excelente el trabajo de materialidad sobre esta versión, que hace que todo luzca mucho más caro de lo que es.
  • Los asientos vienen tapizados en un textil muy original de color gris y revés de ecocuero blanco. Son colores que se ven poco y que muchos dirán que por lo "clarito" se van a ensuciar rápido, pero son originales y lucen increíbles. Además, son super cómodos.
  • El sistema multimedia ahora viene de fábrica, integrado directamente al diseño de la consola (lo que ayuda a disuadir robos) y ofrece soporte para Bluetooth, Apple CarPlay y Android Auto. Tiene una pantalla de 8" que es bastante legible y como la interfaz es de Hyundai, se ve coherente con el resto del diseño.
  • Hay espacios portaobjetos bastante prácticos y usables, como los bolsillos de las puertas, los posavasos, el bolsillo central (donde encontramos dos puertos USB), la bandejita superior para el copiloto y la guantera refrigerada. Algunos tienen fondo antideslizante.
  • Buen equipamiento general, con espejos eléctricos calefaccionados, aire acondicionado, computador a bordo, volante de cuero multifunción regulable en altura y hasta botón de encendido con acceso keyless. Incluso tiene salidas de aire traseras con un enchufe de 12v

Lo que no me gustó o que podría mejorar:

  • El cuadro de instrumentos se ve pobre. Ustedes podrían creer que me estoy quejando de lleno, pero cuando un citycar cuesta más de 10 millones, hay cosas que si merecen estar a la altura. Solo tiene un tacómetro analógico y un velocímetro digital (digital ochentero) sumado a un computador a bordo. Me recuerda al del Spark, pero con menos onda.
  • Un apoyabrazos hubiese sido ideal.
  • El item seguridad: esto es un poco delicado, por tres observaciones que haré.
    • La primera tiene que ver con que solo tiene cuatro cinturones de tres puntas, mientras que el central trasero, solo es de dos. De nuevo, una cosa es que sea un citycar, pero por más de 10 millones de pesos es imperdonable, más aún en una marca muy reconocida como es Hyundai.
    • Segundo, no tiene ESP. Yo sé que en la marca coreana va a decir que están acogiéndose a las normas del país o que necesitan tener elementos diferenciadores en sus distintos modelos. Sin embargo, eso no debería ser y esperamos que cuando entre la ley en vigencia, los futuros embarques del Grand i10 si traigan ESP (y que no suba el precio por aquello).
    • Tercero, solo obtuvo dos estrellas en las pruebas de Global NCAP y la explicación que da la institución es que hay problemas estructurales en la parte baja del cortafuegos. Si bien el modelo probado no es exactamente el mismo que llega a Chile en lo estético, si lo es en su plataforma y equipamiento base de seguridad. 
    • El resto del equipamiento es similar a lo que tienen otros autos de la competencia: doble airbag, ISOFIX, sensor de retroceso, cámara de retroceso y frenos ABS con EBD. Lo que si le voy a dar a favor, es que, a pesar de su pequeño tamaño, tiene una rueda de repuesto de tamaño completo.

Sobre la amplitud posterior, aunque el asiento central es el menos cómodo, hay espacio más que suficiente para dos adultos y un niño y hasta tres adultos si se aprietan un poco como todos hemos hecho alguna vez en autos de amigos. Son cojines menos mullidos que los delanteros, pero tampoco como para quejarse. Estos asientos son abatibles.

Hyundai Grand i10 2021: al volante

El Grand i10 de la generación anterior era un brillante auto de ciudad. Era fácil de maniobrar, tenía potencia suficiente para los quehaceres urbanos diarios y no gastaba mucho, pero todo esto, con un chasis muy equilibrado. Estas cualidades, se mantienen en esta generación, la que además gana un poco de insonorización general y también algo de firmeza en la suspensión, lo que en caminos un poco más parchados o mal asfaltados, se puede percibir ligeramente; nada que sea insufrible.

La dirección, como en buen auto urbano se siente suave y asistida, pero me alegra contar de que no tiene puntos vagos y que traduce muy bien nuestros movimientos al eje delantero. Una dirección fiel, es una dirección segura, que es algo que se necesita para ganar espacios en la ciudad.

Su pequeño motor 1.2 de 82 Hp y 114 Nm, le queda perfecto y es muy disfrutable si se trata de un uso de ciudad, o sea no más de 70 km/h. Nunca vas a sentir que se achica, salvo si vas muy cargado o te toca subir alguna cuesta; oye, es un motor 1.2.

Los problemas de este auto surgen con la caja automática de nuestra unidad, de cuatro velocidades con función manual. ¿Por qué? Porque es una caja con pocos cambios y que no es la más ágil en reaccionar. Además, la cuarta marcha, funciona como una "cuarta engranada" más que una "sobremarcha" y si bien esto le podría ayudar a mantener buenos índices de fuerza, no le ayuda mucho en carretera. Sobre los 100 km/h, el auto empieza a subir de las 3.000 RPM hacia arriba, pidiendo una marcha extra, sumando ruido y consumo, dos cosas que no queremos y menos en un auto de ciudad.

Así que, la caja automática solo la recomiendo para personas que no saben o no quieren nada con una caja manual y solo para uso urbano. La mejor alternativa es la caja manual de cinco velocidades, que es la que tiene mejor consumo y la que obtiene lo mejor de este motor, además que es una opción más barata. En ciudad, la caja AT me estaba dando cerca de 10 km/l, mientras que el modelo mecánico puede homologar 14 km/l en ciudad y casi 20 en carretera. Aunque estas cifras son de laboratorio, son mucho más alcanzables -en mi experiencia- con un auto de caja manual que con uno de caja automática.

Hyundai Grand i10 2021: conclusiones

El Grand i10, le hace honor a su nombre y sigue siendo, tanto en su conducción como en su equipamiento de confort, un gran auto para lo pequeño de su tamaño. Si, estoy claro, ha crecido un poquito, pero solo lo suficiente, por lo que no pierde su sentido práctico y utilitario, con buen espacio, asientos plegables y un maletero que se puede usar.

Lo segundo que es muy positivo, es su motor 1.2, mejorado del modelo anterior y realmente eficaz para el cometido de este citycar, de vocación urbana.

Y algo extra, que se agradece, es su sentido del estilo. Luce muy moderno con sus luces LED delanteras, las llantas bicolor y en especial su interior, de percepción mucho más premium que en otros autos del segmento, algo que marca la diferencia. Incluso es comodo en el puesto de conducción y está bien insonorizado.

Sin embargo, hay dos cosas que me desaniman bastante, que tienen que ver con su desmedido precio, en especial el de esta versión Value AT, donde lógicamente la diferencia está dada por la caja automática, la cual es la peor opción y lo segundo, la mala evaluación que tiene en seguridad, que además se ve castigada por la falta de un cinturón central de tres puntas y la ausencia de ESP. Si, voy a ser exigente, más aún si se trata de un auto que se vende nuevo el 2021 y con un precio sobre los 10 millones de pesos, valor por el que podemos encontrar mejores opciones.

Hyundai Grand i10 2021 - un citycar con buena pinta (Test Drive)

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas