Vende tu auto
Autos clásicos

El Ford Mustang más caro del mundo vuelve a salir a la venta

El Shelby GT350R Prototype de 1965, reconocido como el "Flying Mustang" y primer Shelby GT350 "R-Model", se ubica como el Shelby Mustang más importante del mundo.

El Ford Mustang más caro del mundo vuelve a salir a la venta

Mientras más pasan los años, el Ford Mustang aumenta más su fama, lo que hace que los precios de los modelos clásicos aumenten de manera considerable. Esta sobrevaloración es más notable en las versiones deportivas y limitadas, obvio.

Un claro ejemplo de ello es el Shelby GT350R Prototype (número de chasis 5R002), que en 2020 se colocó como el Mustang más caro al venderse por 3,1 millones de dólares.

Todo parece indicar que el récord de venta del Mustang volverá a ser superado, ya que la misma unidad será ofrecida al mejor postor por Mecum Auctions entre el 6 y 16 de enero en Kissimmee, Florida.

Pero ¿por qué este Mustang Shelby GT350R Prototype es tan costoso?

Reconocido como el "Flying Mustang", el primer Shelby GT350 "R-Model" se ubica no solo como el Shelby Mustang más importante históricamente del mundo, sino que también es posiblemente el Mustang más importante en la historia de Ford.

Su creación se debe a la respuesta de Shelby al deseo de Ford de crear una imagen de alto rendimiento para el Mustang, y así transformar la percepción del público del Mustang como un "auto de secretaria".

Al estilo típico de Shelby, el creador de la conquistadora Cobra produjo una máquina diseñada no solo para calificar para la competencia SCCA Production Sports Car, sino también para dominarla por completo.

Al hacerlo, Shelby y su equipo crearon un plan para el desempeño del Mustang, que es seguido hasta el día de hoy por los entusiastas del Mustang en todo el mundo.

En sí, el 5R002 sirvió simultáneamente como la mula de ingeniería de fábrica de Shelby American, un banco de pruebas rodante para ideas y componentes, incluidos los que constituirían tanto el segundo automóvil del equipo (5R001) como los 34 modelos R de clientes.

Se presentó a la FIA para su homologación para las carreras de la clase de producción SCCA B en 1965 y se ilustró en los documentos oficiales de homologación. Ken Miles, Bob Bondurant, Chuck Cantwell, Peter Brock, Jerry Titus y varios otros conductores de clase mundial lo condujeron extensamente en pruebas y desarrollo.

Al mismo tiempo, el 5R002 también sirvió como demostración, y se utilizó para convencer a los posibles compradores del modelo R del tremendo potencial del automóvil. Físicamente, el 5R002 es completamente magnífico; el único automóvil construido con su configuración específica, presenta numerosas partes y atributos de diseño que no se encuentran en ninguno de los modelos R que lo siguieron.

Una vez finalizado, el 5R002 comenzó sus funciones de promoción el 27 de enero de 1965 en el Riverside International Raceway de California para la presentación formal de prensa del GT350. Se invitó a los periodistas a conducir modelos callejeros, mientras que Ronnie Bucknam hizo demostraciones en 5R002, inspirando los superlativos que salpican las críticas favorables que siguieron.

Después de ser el primer Shelby Mustang en ganar una carrera (de hecho, se destacó en docenas de carreras en 1965), el automóvil fue vendido el 31 de marzo de 1966 por Shelby American por la cantidad de 4.000 dólares como un "automóvil de prueba” a un ingeniero de la División de Desempeño de Ford en Dearborn. 

En 1970, el Mustang volvió a cambiar de dueño y entró en el garaje del piloto Luis Blanq-Cacaux , quien solo lo usó en algunas carreras, y luego lo abandonó durante unas dos décadas.

En 1989 se exhibió en el Museo Shelby en Boulder, Colorado, en el estado en el que había sido "abandonado".

Más tarde John Brown's Thoroughbred Restorations tomó posesión de él y lo restauró por completo, reinstalando también el motor 289 original de más de 300 Hp. Más recientemente, esta rara perla también ha vuelto a participar en concursos internacionales, incluido el Concorso d'Eleganza di Amelia Island en 2014.

Así, tras volver a su nuevo esplendor, se vendió en una subasta a un precio de 3,1 millones de dólares y ahora está listo para superar incluso el último precio récord.

Luis Hernández recomienda

Cuéntanos que opinas