Vende tu auto
Tecnología

Quark y Terrier: conoce todo sobre los revolucionarios motores eléctricos de Koenigsegg

El diseño y la construcción modular de estos dos sistemas eléctricos no solo podrían revolucionar el mundo automotriz, sino que también otro tipo de aplicaciones, sean industriales o de transporte.

Quark y Terrier: conoce todo sobre los revolucionarios motores eléctricos de Koenigsegg

Voy a hacerme cargo de uno de los tantos clichés de la industria automotriz: el concepto de "revolucionario" que uso en el título.

Como siempre pasa, en menor medida por la pasión y en mayor medida por los requerimientos de alguna pomposa agencia de comunicaciones o marketing, la palabra revolucionario se cuela fácilmente en notas y comunicados de prensa, al punto de que hoy, hasta ponerle ESP a un auto llega a ser revolucionario y eso no puede ser. Cuando algo es revolucionario es porque genera una revolución, una vuelta completa, un cambio radical en lo establecido o en el peor de los casos, la introducción de algo que puede marcar un precedente.

En este caso, no es difícil hablar de revolución, porque si hay una marca que constantemente vive pateándole las mesas a los demás, esa es Koenigsegg y hoy tienen un par de adelantos muy interesantes, tanto en su fabricación como en su potencial. Porque si te digo que inventaron un motor eléctrico de 30 kilos y una potencia peak de 335 Hp y casi 600 Nm de torque, ¿lo creerías?

El Quark

Koenigsegg le puso Quark a este motor en honor a la partícula elemental que lleva el mismo nombre; la única que puede experimentar las cuatro fuerzas fundamentales (electromagnetismo, gravitación, interacción nuclear fuerte y nuclear débil). Como también el Quark se relaciona con el magnetismo, Von Koenigsegg pensó que sería un perfecto nombre. Sin embargo también es porque el Quark fue diseñado tomando en cuenta cuatro fundamentos importantes: magnetismo, materialidad, enfriamiento y empaque (construcción, tamaño y disposición de los elementos).

El Quark se desarrolló como un motor eléctrico que enfrenta dos flujos de energía: el flujo radial (para aplicaciones de alta potencia) y el flujo axial (para aplicaciones de alto torque). Gracias a este diseño es que el motor funciona con una topología denominada "flujo raxial" que es la que permite lograr una alta densidad en torque y potencia.

La idea del motor Quark nació a partir del Gemera y fue un desarrollo liderado por Dragos-Mihai Postariu, Jefe de Diseño del proyecto: "El Quark se diseñó para enfrentar el rango de baja velocidad en el Gemera, donde tú lo requieras, con el fin de lograr una aceleración brutal. Luego, el motor a combustión (ICE) se focaliza en el rango de alta velocidad. Esto significa que el Gemera tendrá un enorme poder de aceleración, seguido de un empuje contundente hacia los 400 km/h sin perdidas de torque o potencia."

Y parece muy lógico, puesto que es justamente el punto donde el motor a combustión tiene que hacer su mayor esfuerzo, la aceleración y romper la inercia. Luego, el motor solo necesita tener fuerza suficiente para seguir impulsando esa potencia ya ganada, para lo que requiere mucho menos esfuerzo, lo que permite otro tipo de desarrollos en ingeniería.

Otra cosa que llama la atención es la construcción de este motor, en el cual se ha empleado acero de grado 300M, que se usa en la industria aeroespacial y en el mundo de las carreras. El rotor se fabricó con Aircore, que es una fibra de carbono "hueca" desarrollada por Koenigsegg y usada en sus llantas, volante, asientos, etc. Es así como se logró darle una enorme durabilidad y un peso muy bajo, de 30 kilos con las funciones extra para el Gemera y 28,5 kilos así tal cual como viene.

Usado solo, podría complementar a un pequeño motor a combustión, lo que podría eliminar una transmisión y lograr altísima potencia.

2 Quark + 1 David = 1 Terrier

Como en Koenigsegg han pensado en todo, también desarrollaron un tren motriz eléctrico para implementación directa en aplicaciones automotrices. Este se llama Terrier, en honor a los perros Terrier, que son pequeños y muy energéticos.

Lo que hicieron en Koenigsegg fue juntar dos Quark con el reciente nuevo inversor de seis fases (llamado David), todo en una estructura tan ligera y compacta que incluso no necesita de un subchasis para sostenerse; puede apernarse directamente a la carrocería, lo que abre un mundo de posibilidades si se trata de lograr nuevas configuraciones automotrices, maximizar el espacio, etc.

Tener dos motores eléctricos en tándem asegura lograr un sistema de torque vectoring activo, con beneficios claros en temas de tracción.

Vamos a las cifras

Si un Quark logra una potencia peak de 250 kW y un peak de 600 Nm de torque con un sistema de 850v, en el Terrier, junto al inversor David, se logran 500 kW y menos de 1.200 Nm de torque (se redujo el torque individual a 550 Nm por unidad), con una densidad de 6 kW/kilo, considerando que todo el conjunto pesa 85 kilos y usa un volumen de 40 litros. Al Terrier se le puede acoplar una transmisión más pequeña y por supuesto, el sistema de refrigeración directa, tal como en el Quark, pero aun así, el peso y el tamaño no son nada para el rendimiento de este motor.

Y muchos dirán que parece demasiada maravilla, pero si hay algo que caracteriza a Christian Von Koenigsegg es que no da puntada sin hilo. Durante el año, la firma sueca estará contando más detalles de estas aplicaciones, así que esperamos verlo en acción prontamente.

Jorge Beher recomienda

Cuentanos que opinas