Vende tu auto
Test drive

Test Subaru Forester 2022: paso a paso, cada vez mejor

El Forester es ampliamente rechazado por su diseño cuadriforme y poco deportivo, pero fuera del envase, es uno de los mejores SUV que se venden en Chile, y posiblemente el más seguro del segmento.

Test Subaru Forester 2022: paso a paso, cada vez mejor

A principios de este año se actualizó en Chile el Subaru Forester, el icónico modelo de la marca japonesa. Como la quinta generación que data de 2018 había incluido cambios profundos en plataforma, mecánicas, dimensiones, diseño y tecnología, los cambios recibidos ahora apuntan a un rediseño exterior, mejoras en equipamiento y la introducción de una inédita versión Sport.

El Subaru Forester se comercializa en Chile en 8 versiones, con motores 2.0 y 2.5 litros, con precios que van desde los $26.050.000 a $33.590.000. A ellas hay que agregar dos variantes híbridas, con precios de $32.490.000 y $34.990.000 (todos precios a mayo de 2022).

Nuestra versión de pruebas denominada Forester 2.5i AWD CVT Sport Edition EyeSight tiene un precio de lista de $31.790.000. Puedes revisar fichas técnicas y equipamientos en nuestro catálogo.

Subaru Forester: los cambios por fuera

Con la llegada de la quinta generación en 2018, el Forester tomó como base la plataforma modular Subaru Global Plattform que había debutado meses antes con Impreza y XV. Esta nueva base mucho más rápida y segura permitió a Forester redimensionarse, medidas que le permitieron competir mejor en el segmento SUV-C.

Estas medidas se mantienen hasta ahora: 4.625 mm de largo, 1.815 mm de ancho, 1.730 mm de alto y 2.670 mm entre los ejes, con un despeje al piso de buenos 22 centímetros.

La silueta cuadriforme y su clara orientación off-road se mantiene en el Forester, y los cambios en el diseño se concentran en las nuevas llantas de 17 y 18 pulgadas, y sobre todo en el frontal, que en bastante nuevo.

Aquí destaca el rediseño de los faros LED, que son de serie en la gama e incluyen faros delanteros y traseros, luces DRL y neblineros, así como una nueva parrilla con el logo más grande, y un parachoques más anguloso con nuevos encastres en la zona de los neblineros.

El paquete Sport se aprecia a simple vista: decoraciones en color rojo anaranjado que se aprecian en las partes bajas de los laterales, en lasprotecciones bajas frontales y traseras, y en las barras de techo. La parrilla negra es exclusiva, los neblineros formados por seis diodos LED también, y las llantas de 18" negras.

Subaru Forester: los cambios por dentro

El habitáculo del Forester es de lo que más me gusta de este auto: el amplio y cómodo, sobrio y funcional, y está 100% enfocado en hacer de la conducción algo muy sencillo y seguro.

Siempre fui crítico de la materialidad empleada por Subaru en sus autos. Hasta hace poco, todos ellos tenían una sensación de "baratos", pero con la quinta generación eso cambió en Forester, lo que se reafirma en esta actualización, y si bien no es el mejor de su segmento en esta materia, la calidad percibida deja de ser un "pero" en este auto.

Hay polímeros blandos al tacto, otros texturados, buenos materiales en general e impecables acabados y terminaciones. La sensación de solidez y de uto bien construido está presente claramente.

Ahora, es el diseño funcional del tablero y consola lo que más me gusta, especialmente en las versiones que incluyen tres pantallas. Puede parecer una exageración, pero son plenamente funcionales y complementarias, y además ninguna es brutalmente grande.

De hecho, la primera es pequeñita, para los datos del computador, y acompaña a los marcadores analógicos propios de Forester. Al medio hay una de 8" para el sistema de infoentretenimiento, a todo color y con una resolución de primera (sistema aguanta Apple CarPlay y Android Auto). Finalmente está una superior que se enfoca en mostrar las funcionalidades del auto como el sistema X-Drive y el sistema de seguridad EyeSight.

Del EyeSight hemos escrito bastante en Autocosmos. Es un sistema fundado en cámaras, radales y sensores que permite ofrecer un amplio abanico de asistentes a la conducción. En este caso, aviso de colisión frontal con frenado previo a la colisión, control crucero adaptativo, gestión del acelerador previo a la colisión, aviso de partida del vehículo precedente, advertencia de salida involuntaria de carril, advertencia de vaivén en el carril con corrección de volante, control de dirección ddaptativa y dirección de emergencia autónoma.

A ello, Subaru agrega un paquete denominado Sistema de detección trasera de vehículos (SRVD), que incluye el monitor del punto ciego, asistencia de cambio de carril y alerta de tráfico trasero cruzado.

Con esta actualización también se suma en el EyeSight una nueva cámara frontal con apertura en 180°, que permite agregar como el aviso de colisión en intersecciones. Y debuta el Driver Monitor System que se estrenara en Outback, una cámara interior que controla la atención del conductor mientras maneja. En mi caso me llamó varias veces la atención al percibir que no estaba concentrado en el camino. Muy buen sistema.

El paquete Sport en el interior se aprecia en costuras anaranjadas en tablero, consola central, puertas y asientos, decoraciones del mismo color en volante, palanca y consola, un tapizado mixto de cuero y una especie de género que también se aprecia en las puertas, un giño a ciertos modelos Subaru de los años 90.

Lo mejor del habitáculo es la visibilidad que ofrece al exterior gracias a unos pilares A angostos, un triángulo vidriado que permite ver el ángulo ciego delantero, y una luneta de grandes dimensiones que permiten ver todo muy bien por el espejo. La amplitud del habitáculo se aprecia mejor en las plazas traseras, gracias a una puertas de diseño angosto, que permite a los pasajeros sentarse bien sin sentise empujados hacia adentro.

La posición cómodan ofrece un amplio espacio en piernas, cabeza y hombros, y además gracias a una plaza central relativamente cómoda, podemos dar fe que tres personas cabrán cómodamente ahí.

El maletero de 520 litros no es el más grande del segmento, pero tiene un piso alto y una boca de carga gigante. El portalón tiene apertura eléctrica y cuenta con dos manillas para abatir los respaldos de los asientos, y dejar así un piso plano hasta adelante. Por debajo se esconde una rueda de repuesto mixta: es grande, pero no de la medida de nuestra versión.

Finalmente, Forester nos ofrece una luz LED instalada en el portalón para iluminar el maletero y un gancho para colgar aparejos variados.

Subaru Forester: motor y manejo

El Forester se ofrece en Chile con tres opciones mecánicas. De entrada hay un motor bóxer 2.0 litros con 156 Hp y 196 Nm de par, seguido de un 2.5 litros con 184 Hp y 239 Nm, mientras que el tope de gama es el 2.0 híbrido con 150 Hp.

Todos ellos se asocian a una caja CVT Lineartronic y al conocido sistema AWD simético, que en el caso de nuestra versión, se apoya en el sistema X-Mode, un control de tracción avanzado que gestiona la motricidad de las ruedas para generar más tracción en determinadas situaciones.

Nuestra unidad Sport equipa el bloque más grande, y no tenemos grandes críticas a su funcionamiento. Como siempre ha sido, es más que generoso en la entrega de potencia desde que se toca el acelerador y su desarrollo en régimen medio es simplemente espectacular. Es un motor más que suficiente para el 100% de nuestras labores comunes y corrientes, pero también sigue siendo un gran modelo off-road y te ofrecerá todo el torque y capacidad de empuje para cualquier aventura.

El gran problema de estos motores bóxer de Subaru es su eficiencia, o la falta de ella. En nuestro recorrido bastante mixto por ciudad y autopista llegamos a 8,1 km/litro, pero siempre que cuidáramos un poco, porque cuando anduvimos apurado bajamos de 7. No es el más malo, claro, pero en estos tiempos, con bencinas a más de mil pesos el litro, eso nos parece mucho.

El Forester había mutado su concepción para el cambio de generación, dejando de ser sólo un SUV áspero más pensado para el off-road, para ser un modelo polifuncional, tan cómodo en la ciudad como en el campo. Y ese enfoque se mantiene hoy. 

Hay que resaltar la extraordinaria puesta a punto de la suspensión, perfecta sobre malos caminos, baches, tierra o lo que haya bajo las ruedas. El Forester aísla perfecto el habitáculo y de verdad que no se siente nada. Es un referente en esta materia, sin duda.

Pero cuando se mete un poco de acelerador y se transitan algunas curvas con acelerador algo más pisado, ofrece una rigidez sobresaliente para brindar aplomo y mucha estabilidad. Y si eso lo sumamos a la tracción total y a una dirección muy responsiva y rápida de reacciones, tenemos un SUV con una brillante seguridad conductiva.

Subaru Forester: conclusiones

Nunca he sido fan del Forester. No termina de gustarme su diseño tan cuadriforme, y tampoco me gustaban sus interiores "baratos". Sin embargo, conozco todas sus fortalezas y lo he recomendado a varias personas, muchos padres primerizos que buscan un auto seguro para sus recién nacidos hijos, que luego me han agradecido el dato y son felices con su compra.

Y es que el Forester es y será siempre un auto racional más que emocional. No entra por la vista, entra por sus virtudes. Es amplio por dentro, es sumamente seguro en su construcción y equipamiento, se maneja impecablemente bien, y está diseñado para ser fácil de llevar. 

Y reconozco que ahora dejó de ser espartano en su construcción y está plagado de tecnologías de confort y seguridad, que elevan aún más su posicionamiento. Pero claro, tiene dos grandes defectos: consume mucho y es caro. Lo caro lo podemos relativizar si descontamos todo el equipamiento que ofrece. Lo del consumo es más difícil de matizar.

Aún así, creo que por primera vez me compraría un Forester, aunque siga encontrándolo feo.

Marcelo Palomino recomienda

Cuentanos que opinas