Vende tu auto
Test drive

Test drive Jeep Commander, lo probamos en Argentina

El nuevo SUV se posiciona como una alternativa válida a los muchos SUV de 7 plazas. ¿Vale la pena por su precio?

Test drive Jeep Commander, lo probamos en Argentina

Tuvimos un problema con nuestra unidad de pruebas de Jeep Commander en Chile, al punto que preferimos devolverla en lugar de evaluar una unidad que a todas luces no estaba apta. Por lo mismo, recurrimos a n uestro amigo y editor en Argentina, Hernando Calaza, quien nos manda sus impresiones desde el otro lado de la cordillera.

El Jeep Commander de la marca de las 7 ranuras viene a sumarse al mundo de los SUV de 7 asientos, cada vez más nutrido y, por supuesto, oneroso. Se produce en Pernambuco, Brasil, junto con Renegade, Compass y RAM 1000, con quienes comparte su plataforma. Es increíble ver como al día de hoy se puede estirar tanto una base, ¿no?

Medidas Jeep Commander vs Compass

  • +465 mm de largo
  • + 10 mm de ancho
  • + 700 mm de alto
  • + 158 mm entre ejes

Todo ese extra que ves va destinado a agregar una tercera fila de asientos, ya voy a analizar el espacio y comodidad del interior, empecemos por ver como impacta al diseño.

Diseño Jeep Commander

En este caso vamos de atrás para adelante. ¿Por qué? Porque para acomodar la tercera fila de asientos, Jeep tuvo que darle un formato más cuadrado al Commander, algo así como sucede con 3008 y 5008.

La marca disimula e inclusive le pone categoría al remate “cúbico” recurriendo a un techo en negro y a una especie de aleta invertida en el grueso pilar final, que se separa del cuerpo principal con un delineado cromado. Completan luces angostas que se unen mediante un brazo metalizado satinado.

Adelante, el Commander es interesante. Este modelo estrena en la región un nuevo estilo de Jeep, más moderno y elegante, pero sin irse a los raros delineados nuevos del Cherokee.

A destacar las 7 ranuras chicas y con una franja central negra, los metalizados que envuelven las ópticas y que parecen meterse debajo del capó, y la franja inferior que se fusiona con barras LED en donde irían entradas de aire. Commander queda muy elegante por fuera, ¿hace lo mismo por dentro?

Interior Jeep Commander

Puertas adentro se nota que este nuevo Jeep comparte bastante con la renovación de Compass, pero la marca logra darle más status.

Probado en la versión tope de gama Overland, las claves están en la paleta de colores, principalmente marrón en la gama toscano, arena, suela... valgan las sutilezas. A destacar las inserciones en lo que parece gamuza, la más curiosa en el mismo tablero, y la costura romboidal en los asientos.

Algo que me llamó la atención son los decorados en un metalizado cobrizo que me hicieron recordar a los restaurantes que proliferaron en los 90s. Completa una sustancial dosis de negro piano, especialmente en la consola central, y buen trabajo en metalizado para diversas teclas e interruptores.

Se aprecia una buena percepción de calidad, aunque hay ciertas vibraciones menores que molestan un poco.

Jeep Commander: la vida en la 2º y 3º fila de asientos

Las 5 personas que puedan viajar atrás en Commander van a disfrutar del mismo tapizado que adelante. En la segunda fila, los asientos son amplios, se pueden reclinar (60/40) y mover longitudinalmente.

Mido 1,76 m y con el asiento “tirado” para atrás hay casi espacio “pista de baile” sentado detrás de la butaca del conductor. Puesto adelante de todo no es tan cómodo, pero en el punto intermedio se va bien y se deja algo de espacio para los de la tercera fila.

Entrar al fondo de la Commander es tarea de niños o adultos con la columna en buen estado. El asiento se rebate y adelanta bien, pero la puerta no es tan grande y el piso algo alto. Una vez atrás, y en la configuración “intermedia” de la fila del medio, yo logré acomodarme. No voy a viajar feliz, pero mis rodillas y cabeza entran con el espacio para que pueda estar alguna horita ahí.

Entre las amenidades, atrás hay entrada USB y “posabotes”, en el medio hay salidas y controles de climatización, puerto USB, toma de 12V y enchufe de 220 (150W). El remate es el mega techo panorámico con una de las dos seciones corredizas.

Maletero y respuesto de Commader

Como sabrás, cuando un modelo no demasiado grande ofrece 7 asientos, el maletero queda reducido a una mínima expresión, en este caso de 233 litros y un cajoncito debajo del suelo.

Lo bueno es que los asientos de la 3º fila se pliegan fácil y se despliegan tirando de una faja. Al sacarlos de uso, el piso queda plano y la capacidad de carga asciende a 661 litros. Ya si “tumbamos” a los asientos del medio (60/40) tenemos lo que llamo efecto van con 1.760L.

Por supuesto que no mucho espacio para guardar la rueda de repuesto. Recuerda que en algún lugar hay que esconder la tercera fila, hay que acomodar suspensión multibrazo y transmisión de fuerza en el eje trasero, por lo que el repuesto es temporal y va ubicada bajo el piso por fuera. Confieso haber sido vago y no haber probado sacarlo, ni colocar la rueda titular en su lugar.

Jeep Commander: equipamiento, multimedia y seguridad

El Commander viene bien dotado. Sobre el confort puedo destacar ambas butacas delanteras, portón trasero y freno de mano (con AutoHold) todos eléctricos. El climatizador es de tres vías y está el techo panorámico.

La seguridad ampara todo lo conocido y un robusto paquete ADAS con control de crucero adaptativo (funciona bien), mantenimiento de carril (no tiene centrado), alerta de colisión inminente con autofrenado (es algo sensible, pero si se te activa mucho, es indicación de que necesitas relajarte un poco al volante). Los faros son Full LED y son gauchitos al encenderse solitos.

En el mundo pantallas, la central es grande, de 10,1”, tiene menús fáciles y fluidos, cámara de retroceso HD, navegador propio, Android y Apple sin cable sin cable, cargador inalámbrico. El audio te “vuela la peluca” por calidad HiFi a cualquier volumen; eso sí, no uses sistemas de streaming de mediana calidad, puedes acceder a algunos que hacen honor a este estéreo y hasta por menos plata que el que estás pensando.

La segunda pantalla es de 10,25” y ocupa el lugar del cuadro de instrumentos. A favor, tiene toneladas de información y distintas presentaciones útiles, en contra, en todas menos una visualización te achica velocímetro y tacómetro, a Hernando Calaza esto no le gusta.

Jeep Commander: Comportamiento dinámico

El nuevo Jeep recurre a una combinación interesante.

  • Motor TD380
  • 2.0L 16V por correa
  • 170 Hp y 380 Nm (de ahí el nombre)
  • Caja Automática de 9 cambios
  • Tracción 4X4 con tres modos: arena/barro, nieve y automático

En la práctica empuja bien, más con fuerza que con rabia, ideal para este tipo de modelos (no para el que busque algo deportivo). La caja trabaja bien, aunque ya se le empiezan a sentir los años y, en comparación con otras modernas de 8 cambios, se siente un poco lenta. Dirección y frenos tienen tacto correcto y se modulan sin esfuerzo y con precisión.

Recuperación Jeep Commander 80-120 km/h

  • D: 8,35 segundos
  • En 4º 7,5 segundos

No hice off-road en este caso, pero sí la manejé en arena suelta en el off-road park de la marca en Villa Gesell y pasó sin apuros. No es un todoterreno, pero tiene distintos modos de gestión de caja/tracción/motor, bloqueo de diferencial central y sistema LOW que no es una reductora, sino que usa la 1º bien corta como suerte de Baja.

El confort de marcha es alto, se agradece que el perfil del neumático sea correcto para absorber irregularidades chicas y rectas. La solidez de la estructura se siente con la ausencia de vibraciones en baches y golpes.

En ruta es estable, va muy bien insonorizada y además, gracias al torque y la 9º a 120 km/h reales viaja con apenas menos de 2.000 revoluciones.

Consumos Jeep Commander

  • Ciudad: 8,3 km/litro
  • 120 km/h: 13,5 km/litro
  • Promedio: 10,3 km/litro

Autonomía Jeep Commander

  • Ciudad: 508 km
  • 120 km/h: 824 km
  • Tanque 61 L

Jeep Commander Conclusiones

El nuevo producto de Jeep se luce en muchos aspectos, empezando por la sensación de calidad, equipamiento, seguridad y tecnología, en sus dos niveles de equipamiento. Además, sin ser inmenso, tiene unas 7 plazas bastante buenas.

El gran problema de Commander es el precio, y ciertos problemas que no debiera tener a estos valores. 

Hernando Calaza recomienda

Cuentanos que opinas