Test drive

Test Drive: Hyundai i10, personalidad urbana

Motor y carrocería en perfecto equilibrio.

Test Drive: Hyundai i10, personalidad urbana

 

El nuevo Hyundai i10 es una moderna y estilizada propuesta que va dirigida a quienes buscan, dentro de una plataforma compacta y 100% urbano, altas dosis de espacio, ergonomía y funcionalidad, con bajas cifras de consumo y un buen comportamiento.
 

 

 

La zona frontal cumple un rol protagónico: los faros, el parachoques y la parrilla exhiben un atrevido look futurista que realmente llama la atención. El capot presenta un hermoso trabajo de moldeado, en su extremo saliente, que sirve de marco para la diminuta parrilla y alberga la insignia de Hyundai.

 

 

El parachoques, del color de la carrocería, es envolvente y acampanado; esta conformación, junto con ser muy atractiva, permite obtener una generosa superficie de contacto con cada roce. Manillas y espejos son del color de carrocería.

 

 

El segundo volumen es elevado y la suavidad de los trazos es evidente al observar el parabrisas y los pilares de puertas. Los costados presentan una superficie lisa sólo interrumpida por la moldura fina que se desliza entre las puertas y el corte ascendente que define la tercera ventana lateral .

 

 

El i10 concluye con un portalón que permite el acceso al compartimiento de carga. Al igual que en el frontal, el parachoques trasero es protuberante y rodea todo el ancho del vehículo. Los pasos de ruedas están bien delineados  y, gracias a su elevación, pueden albergar la notable medida de los neumáticos 165-60-14, montados sobre llantas de acero con taparuedas completo.

 

 

La cabina es una demostración de cómo se aplican las más avanzadas técnicas de diseño para lograr una alta funcionalidad, sin descuidar la belleza del entorno. Frente a la mirada del piloto hay un bien estructurado tablero de controles.

 

 

Debidamente protegida está la plancha de instrumentos; en su interior se observan marcadores analógicos de revoluciones, velocidad y nivel de gasolina. Un detalle es que el fondo blanco hace pasar desapercibido que durante el día se maneje con las luces encendidas; un detalle no menor si consideramos que el i10 no cuenta con indicador de advertencia al momento de abandonar la conducción.

 

 

El puesto de manejo es confortable y adecuado para todo tipo de contextura. El volante es de tamaño adecuado y el grip de la empuñadura inmejorable; la columna contempla regulación en altura.

La palanca de cambios, integrada al panel de instrumentos, y al igual que la pedalera, se encuentra a buena distancia para manos y pies. Incluye pedal de descanso para el pie izquierdo. Atrás hay espacio suficiente, aunque ideal para dos adultos.

 

 

La visibilidad es muy buena en todos los ángulos. El i10 en su versión full- el testeado- incluye un abundante equipamiento de serie como dirección asistida, cierre central de puertas, alzavidrios eléctricos totales, tacómetro y radio CD. Señalar que no ofrece en ninguna de sus versiones Airbag.

 

 


 

Ir a 2DA Parte Prueba Hyundai i10: ¡Personalidad Urbana!

 


 

Autocosmos.cl recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos