Test Drive: Ssangyong Actyon Sports 2017
02-10-2017 Reportes de Manejo

Test Drive: Ssangyong Actyon Sports 2017

La Ssangyong Actyon 2017 se renovó con un nuevo paquete Heavy Duty que comprende mejoras en su tren motriz y suspensión. Le pusimos nuestras manos para ratificar su éxito en el segmento, como una de las camionetas más populares de Chile.

En Chile, la camioneta deportiva utilitaria por excelencia es la Actyon Sports de Ssangyong. Llegada al país en el 2009, detonó un nicho que no había tenido mucho éxito. En Chile, el historial de las camionetas-tipo-SUV es bastante escaso y de ejemplo citaremos a la Ford Explorer Sport Trac o a la Subaru Baja, así como a la venidera Renault Duster Oroch, claro que también debemos mencionar a la antecesora de la Actyon Sports, la Musso Pick-Up, también comercializada en Chile durante un tiempo. Hoy en día todas las camionetas medianas quieren ser un poco SUV y mostrar que también pueden ser más confortables para el uso diario o recreacional, sin perder sus aptitudes y justo la Actyon toca ese punto perfecto, asociado también a una mecánica diésel bastante conveniente y un cajón usable. Si a eso le agregamos un buen precio, se da la fórmula perfecta para lograr un éxito de ventas, del que a nadie le quedan dudas: es cosa de salir y mirar cuantas hay girando por nuestras calles.

Van a ser poco menos de 10 años y la Actyon ha envejecido bien. Incluso el 2012 sufrió uno de sus cambios más radicales, el rediseño de su parrilla frontal, el atributo más reconocible pero también más cuestionable del modelo.

Este 2017, la Actyon está más viva que nunca y sigue buscando nuevos adeptos, por lo que ha incorporado en esta nueva evolución, un nuevo motor de 2.2 litros homologado para Euro VI, suspensión de elementos más robustos en el tren trasero, así como mejoras y revisiones menores en el interior. Tras la intensa prueba realizada durante su lanzamiento en las dunas de Copiapó, nos pusimos en la lista para probarla, especialmente en su versión tope de gama con caja automática; Deluxe 2.2 4X4 6AT a un precio de $18.490.000.

Lo mejor de dos mundos

El diseño de las camionetas modernas no ha cambiado mucho, sin embargo, en nuestro mercado hubo dos modelos que se saltaron la norma. La primera es la Mitsubishi L200 de la generación pasada y la segunda, es nuestra protagonista. Claro que no hablamos de aquel rostro con el que fue lanzada al mundo hace unos buenos años atrás (antes del facelift), sino que, de sus proporciones generales, las cuales la acercan mucho más a un SUV que a un modelo utilitario. Y claro, puesto que la Actyon Sports deriva de dos modelos SUV, la Kyron y la Actyon normal, ambas reemplazadas hoy en día por Korando, Tivoli y XLV. Por lo mismo veremos un frontal mucho más integrado a la cabina y una zona de carga que también busca integrarse al estilo general del auto, sin mostrarse como un cajón utilitario. Fuera de todo, debemos notar que en esta versión Deluxe, las llantas de 18" en color negro lacado le dan un look mucho más imponente y deportivo, que las que traen otras versiones, mostrando inmediatamente un destaque particular. La parrilla, renovada el 2012, tradicional y sobria, le queda muy bien al diseño general de la Actyon, si bien se le nota un poco la edad al compararla con los diseños actuales de la marca, en especial por como se viene la nueva Rexton 2018, próxima a lanzarse en Chile y que marcará pauta en cuanto al lenguaje de diseño de la marca.

De dimensiones, la Actyon Sports comprende 4990 mm de largo, 1910 mm de ancho y 1790 mm de alto, con una distancia entre ejes de 3060 mm, un despeje de 188 mm y un cajón que le permite cargar 800 kilos. Como referencia, una Mitsubishi L200 alcanza los 5.2 metros de largo, comprende una distancia entre ejes de 3 metros, un despeje de 205 mm y su cajón le permite cargar una tonelada completa. ¿A qué vamos con esto? Que la Actyon si bien compite con las camionetas medianas de 1000 kilos, lo hace desde la mirada de un producto más de estilo de vida, sacrificando algunas cotas en pos de un tamaño más compacto. Podrás llevar bicicletas o algún cuatriciclo, sin dolor, aunque en el papel, la Actyon se queda atrás en las cifras de despeje y área de carga.

Con estilo de SUV

El interior de la Actyon, por sus formas, parece estar más cercano al estilo de un SUV que al mundo utilitario de las camionetas. Con el tiempo se han ido renovando algunos polímeros y terminaciones, conjugando un estilo que desde que fue lanzado, se caracterizó por lo atípico y lúdico, especialmente la zona central del tablero, dispuesto de forma cursiva y donde destacan los comandos para el hazard o las perillas para la tracción. En general se ve un cuidado especial, una calidad percibida superior a la de la competencia. Los retoques cromados en los aireadores y algunos insertos color aluminio embellecen lo que en las primeras versiones era un mar de grises.

El confort de los asientos es bastante bueno, en las plazas delanteras y traseras, percibiéndose -nuevamente- menos utilitaria y más refinada que la competencia.

De serie todas las Actyon comprenden alzavidrios eléctricos, comandos al volante para la radio, espejos eléctricos calefaccionados, cierre centralizado con mando a distancia, computador a bordo y apoyabrazos traseros, así como defroster trasero, neblineros, doble Airbag (exceptuando un par de versiones con solo un Airbag) y anclajes ISOFIX.

Nuestra versión, el modelo Deluxe, comprende equipo considerado en las versiones intermedias (como los frenos ABS) más algunos extras como son el control crucero, el volante y tapiz de cuero con costuras, el climatizador electrónico, los espejos eléctricos, el sunroof, el encendido automático de limpiaparabrisas y el sistema multimedia con pantalla táctil de 7", puertos USB y HDMI, Bluetooth, así como los focos LED de uso diurno y sensores de retroceso.

Lamentablemente Actyon es un modelo que ya tiene sus años y es en la configuración de seguridad donde se nota el paso del tiempo, al ver la ausencia de más Airbags o de un programa de estabilidad o de tracción, elementos que ya se hacen norma en muchos modelos y que en las versiones gama alta de sus rivales si se contemplan; imperdonable, sabiendo que si se comprenden en otros mercados.

Las novedades dinámicas

Mecánicamente hablando, el motor de 2 litros da lugar a un nuevo bloque de 2.2 litros Turbodiésel con inyección directa y turbina de geometría variable. Crece el turbo, se amplía la carrera de los cilindros y se modifica la electrónica, logrando así 178 Hp y 400 Nm de torque, sobre los 154 Hp y 360 Nm del anterior. Hay que hacer énfasis en que esta unidad, está homologada con norma Euro 6, por lo que el impuesto verde baja drásticamente en casi un millón de pesos, lo que va en estricto beneficio del precio final. Este motor se asocia a una transmisión manual de 6 marchas o una nueva automática Aisin de 6 velocidades, que reemplaza a la unidad anterior de origen Mercedes Benz.

Su consumo homologado va de los 9,7 km/l en ciudad a los 14,1 km/l en carretera, si bien nosotros podríamos decir que rinde un poco más si se es cuidadoso con el pie, algo que nosotros no hicimos, en pos de disfrutar el generoso y despierto empuje de su motor. Estas cifras tambien mejoran con respecto a la motorización anterior.

Como toda camioneta, hay rólido y cabeceo de suspensión, lo que no colabora en su estabilidad general, si se anda muy fuerte. Para ello es mejor conectar la tracción, la que ayuda a encausar mejor las energías, evitando algunas transferencias de masa y contribuyendo a la seguridad general, notándose la diferencia. La caja de cambios es cómoda, pero se percibe un seteo que privilegia el trabajo y la carga, con marchas que toman un tiempo en entrar y que aguantan algunas sobremarchas en pendientes, lo que ayuda a subir o bajar con carga. En carretera es un poco más errática si se le exige. Ante cualquier cosa, cuenta con un modo Winter que ayuda a priorizar marchas lentas, así como un modo manual que lamentablemente se opera a partir de un switch en el pomo (como hace Ford o Chevrolet) y que no es la manera más ergonómica ni lógica de pasar cambios manuales; mejor quedarse con la D.

En cuanto a sus prestaciones off-road, estan de sobra comprobadas y avaladas, especialmente despues de recorrer cerca de 100 kms de desierto, con 4 ocupantes y sin mayor ayuda que la tracción 4L asi como unas libras menos en los neumáticos durante su lanzamiento.

Con respecto a la suspensión Heavy Duty, aparte de un cambio en la calidad de amortiguación (que se percibe más firme que en las otras iteraciones de Actyon y que eleva el despeje en un centímetro), mejora la durabilidad, lo que significa que tras unos años de trajín, el esquema de suspensión debería aguantar mucho más. Los resortes son más gruesos (13,1 mm a 13,8 mm) y cuentan con mayor recorrido (38 cm a 41 cm), así como la barra estabilizadora es más gruesa (13,9 mm a 19,9 mm).

Conclusión

La Actyon sigue siendo una gran camioneta como producto y eleva mucho más su percepción de calidad con estos upgrades, los que también -esperamos- mejoren algunos aspectos de su confiabilidad mecánica. Lo único que queda al debe y que es el punto más flaco de la Actyon Sports, tiene que ver con su bajo nivel de seguridad, especialmente si decimos que algunos competidores contemplan variantes con más de 2 airbags, control de estabilidad y de tracción, control de ascenso, descenso y hasta diferencial LSD.

Lo que no podemos poner en duda es su confort de marcha, su estilo único, su fácil y sencillo nivel de maniobrabilidad y la entrega de su tren motriz, los que hacen a la Actyon una camioneta de excelentes prestaciones, tanto en carretera como fuera de ella. Mantener esas cualidades por todos estos años no es menor.

Además, el hecho que su motor esté homologado para Euro 6 no solo supone ventajas ecológicas, sino que también económicas, ayudando a colocar a la camioneta con precios más asequibles y que pueden mantenerse por más tiempo que los bonos y ofertones esporádicos que a veces podemos encontrar en otras marcas.

Galería Ssangyong Actyon Sports 2.2 - Test Drive

Ssangyong Actyon Sports 2.2 - Test Drive

1 de 15

¿Qué opinas? Cuéntanos