Porsche Cayenne 2018 en Chile, para llegar más lejos
30-01-2018 Lanzamientos

Porsche Cayenne 2018 en Chile, para llegar más lejos

Porsche siempre es llamado como el estandar a medir entre los deportivos. El Cayenne está logrando lo mismo entre los SUV premium y con esta generación, la vara se eleva aun más.

A nadie le quedan dudas de que el Porsche Cayenne es un auto fabuloso. No porque lleve la insignia de Porsche adelante (prácticamente lo único que hereda del modelo anterior), pero para quienes lo hemos conducido o intruseado, la cantidad de tecnología que emplea -y que puede ser usable- es fascinante para cualquiera. Claro, los más odiosos rápidamente señalarán que "fallando un sensor se echa todo a perder", pero no estamos aquí para hablar de eso, considerando que el Cayenne es un auto bastante robusto para su nivel de sofisticación, sino para contar como fue nuestra experiencia en el workshop que Porsche realizó como lanzamiento para este SUV, alejándose bastante del formato habitual en el que acostumbramos a cubrir lanzamientos en Chile y que agradecemos, especialmente en un auto tan completo y lleno de detalles como es esta nueva generación.

A muchos, no les debe gustar el Cayenne, sencillamente porque no es un 911 y porque representa un poco lo que significa para una marca deportiva "venderse al sistema". Lamentablemente, siempre hay cuentas que pagar y fue finalmente el Cayenne, el auto que levantó las ventas de Porsche y le permitió diversificarse. Gracias a este SUV, es que hoy se pueden mantener todas las líneas deportivas de la marca, así como los importantes desarrollos que Porsche lidera.

“En Chile, al igual que en el resto del mundo, el Cayenne ha sido un éxito. Son 1.800 los clientes que han optado por este SUV deportivo en los últimos 15 años y los expertos de la industria automotriz lo han calificado con las mejores notas”, dijo Alfredo Gantz, general manager de Porsche en Chile. “No tengo dudas de que esta nueva generación del Cayenne seguirá escribiendo la misma historia de éxito que las dos anteriores”. Y vaya que es una larga historia, porque desde su introducción el 2002, en el mundo se han vendido cerca de 760.000 unidades.

Esta tercera generación del Cayenne se fabrica bajo la plataforma MLB modular del Grupo Volkswagen, bastante similar a la MQB, pero hecha para motores longitudinales. Más que la plataforma en sí, es un conjunto de piezas que se emplean en común para los mismos autos, así como métricas compartidas, mientras que otras secciones pueden ser variables para distintos tipos de vehículos. De esta misma plataforma (MLBevo) también nacen el Lamborghini Urus, el Bentley Bentayga, el Audi Q7 y el futuro Audi Q8, así como la última generación del Volkswagen Touareg. En esta estructura se ha permitido lograr una baja de 65 kilos versus el modelo anterior (135 kilos desde la primera generación), considerando que el auto es más grande y más equipado. Esto es gracias a una estratégica combinación de aceros de alta tensión y aleaciones, considerando además el extensivo uso de aluminio, tanto en el suelo, como en la estructura frontal y todos los paneles exteriores.

 

 

Ojo que incluso, la batería del partidor de ion/litio ya reduce 10 kilos, y es una buena batería porque el Cayenne emplea un sistema eléctrico de 48 volts, el que permite alimentar elementos como la suspensión adaptativa con tres cámaras de nitrógeno (60/30/10) las cuales se pueden combinar de distinta manera para lograr distintos tipos de dureza y altura (Porsche Active Suspension Management; PASM) o el eje trasero direccional en 3 grados, que gira en sentido contrario bajo los 80 km/h para hacer más precisas las maniobras de giro y sobre los 80 km/h en el mismo sentido de las ruedas, para así brindar una ayuda en la estabilidad. Y ya que hablamos de estabilidad, el mismo sistema de 48 volts también alimenta las barras estabilizadoras activas, que con ayuda de un motor eléctrico puede girarlas para ampliar o disminuir los puntos de tensión, proporcionando una mejor respuesta que el sistema hidráulico anterior (Porsche Dynamic Chassis Control; PDCC). Lo mejor, es que todo esto es gestionado en tiempo real por la computadora del Cayenne, programa debutado en el Panamera más reciente.

Fuera de lo que es suspensión y chasis, el Cayenne también le copia al 911 el esquema de neumáticos más anchos en el tren trasero que el delantero, lo que otorga mayor grip y mejor maniobrabilidad. Para detener al Cayenne, también hay novedades, en la forma de un nuevo tipo de freno de disco, recubiertos con una aleación de Carburo de Wolframio, el segundo material más resistente después del diamante. Puedes distinguir este kit por sus calipers blancos, los que se mantendrán siempre impecables, porque el recubrimiento prácticamente no deja residuos, además de mejorar la durabilidad en un 30% más y el fade por temperatura. Los calipers muerden con 10 pistones el eje delantero y 4 en el trasero. Ante cualquier cosa, puedes hacer el upgrade a frenos carbono-cerámicos, que siguen siendo la opción más deportiva.

De diseño, los cambios en el frontal son más bien discretos y toman mucho del ya mencionado Panamera, incluyendo los focos y el parachoques con nuevas tomas de aire, así como las nervaduras del capot. La caída de la zaga también es distinta, donde se exhibe el sistema de iluminación con una barra horizontal, con las letras de Porsche retro iluminadas. Es probablemente el rasgo más distintivo a primera vista del Cayenne. Puedes solicitar como opcional, focos de regulación dinámica o con matriz de LED activa, que actúan junto a una cámara para no encandilar a nadie, regular la intensidad según la ruta y alumbrar señalética de manera focalizada, para una mayor seguridad.

Hacia el interior, la renovación es completa. Dos pantallas de 7 pulgadas flanquean el tacómetro (Porsche Advanced Cockpit) mientras que la gran pantalla Full HD de 12,3 pulgadas se encarga de exhibir el sistema multimedia (Porsche Communication Management) donde puedes desplegar el sistema de audio (Bose o Burmester) desde el teléfono con Apple CarPlay, usar el GPS o ajustar todos los parámetros de los modos de tracción o suspensión. Las pantallas del clúster, se pueden usar para mostrar los tradicionales 5 relojes de Porsche o intercambiarlas por el computador a bordo, GPS y la espectacular cámara térmica de visión nocturna que permite distinguir animales, humanos o señaléticas (y avisarles con un flasheo de los focos de manera automática). Ojo que los botones generales y el volante, así como el espejo central, todo es nuevo y apunta al minimalismo, con superficies táctiles en lugar de la ensalada de botones que antes plagaba a los modelos de Porsche.

La longitud exterior aumentada en 63 mm con la misma distancia entre los ejes (2895 mm) y la altura del techo reducida en nueve milímetros con respecto al modelo anterior, realzan la elegante sensación de longitud de este Cayenne, que tiene 4918 mm de largo y 1983 mm de ancho –sin contar los retrovisores–. La capacidad del maletero es de 770 litros, lo que supone un incremento de 100 litros en comparación a la generación anterior.

A Chile inicialmente llegaran 3 versiones de Cayenne, Cayenne normal, Cayenne S y Cayenne Turbo. Los dos primeros son impulsados por motores V6 de 3 y 2.9 litros. Mientras el primero, con una sola turbina, entrega 340 Hp y 450 Nm de torque, el segundo, con dos turbinas (colocadas al interior de la V) hace 440 Hp y 550 Nm de par. El Cayenne S acelera de 0 a 100 en 5.9 segundos mientras que el Cayenne S lo hace en 4.9, cifras entregadas con ayuda del paquete Sport Chrono. Ahora, el Cayenne Turbo (que es una redundancia, puesto que, desde ahora, todos los modelos de Porsche son Turbo) emplea un V8 de 4 litros Twin Turbo, que genera 550 Hp y 770 Nm de torque, así como una aceleración de 0 a 100 en 3.9 segundos. Estos motores se asocian a una nueva caja Tiptronic S de 8 velocidades con 4 modos de tracción que regulan el sistema AWD inteligente, incluyendo modos para barro, grava, arena y nieve, los que naturalmente actúan sobre la suspensión y gestión de motor, aparte de los modos deportivos. Falta comentar del spoiler activo superior, que puede ajustarse en 4 posiciones de carga según el modo de aceleración (Eco, Performance, Sport+ y compensación, de 0 a 60 mm) y una posición inclinada extra (AirBrake de 80 mm) para mejorar el frenado en caso de emergencia, a velocidades superiores a 170 km/h. Porsche declara que a 250 km/h, este sistema podría disminuir hasta en 2 metros la distancia de frenado.

En cuanto a seguridad, Porsche le ha dotado al Cayenne de distintos sistemas, algunos disponibles según versión. Entre ellos, ya mencionamos la cámara de visión nocturna, pero tenemos alerta y asistente de cambio de carril, radar de punto ciego, control crucero inteligente, asistencia de frenado, capot activo mitigador de impactos a peatones, así como frenos multi-colisión, sin olvidar los 8 airbags (10 como opcional) y controles de tracción y estabilidad.

Porsche pretende comercializar 200 unidades anuales de este superdotado SUV. En una primera preventa, ya se lograron vender las primeras 35 unidades, en menos de 2 semanas. Para lo que queda de año debería debutar un nuevo Híbrido Enchufable y si todo sale bien, una oferta Diésel para fin de año.

Versiones y Precios

Precios Porsche Cayenne MK3 2018

Versiones

Precios lista (febrero 2018)

Cayenne 3.0 8AT USD $91.000
Cayenne S 2.9 8AT USD $124.000
Cayenne Turbo 4.0 8AT USD $174.000

 

Galería Porsche Cayenne 2018

Porsche Cayenne 2018

1 de 12

Galería Porsche Cayenne 2018 - Lanzamiento en Chile

Porsche Cayenne 2018 - Lanzamiento en Chile

1 de 12

Galería Porsche Cayenne Turbo 2019

Porsche Cayenne Turbo 2019

1 de 10

¿Qué opinas? Cuéntanos