Virtus, la apuesta de Volkswagen para el segmento compacto
07-03-2018 Lanzamientos

Virtus, la apuesta de Volkswagen para el segmento compacto

La marca alemana lanza un nuevo sedán fabricado en Brasil, con el que pretende aumentar su participación en este segmento.

Volkswagen sigue la marcha de su proceso de regionalización, que en palabras simples, significa que definirá y desarrollará regionalmente los modelos y tecnologías más adecuadas para lanzar, en este caso, en Sudamérica. Y eso significa que no necesariamente veremos en Chile modelos de otras latitudes, por mucho que nos puedan gustar.

Uno de estos modelos regionales es el nuevo Virtus, que se presentó en Sao Paulo hace unos meses, y que se está lanzando en Chile. Se trata de un sedán compacto, construido sobre la plataforma modular MQB del Grupo Volkswagen, y que en Chile llega a reemplazar al Polo sedán fabricado en la India y que se estuvo vendiendo el último par de años.

La marca indica que el nuevo Virtus es mitad europeo y mitad brasileño. Lo primero corresponde a la base mecánica desarrollada para el mismo Polo que acaba de aterrizar en el país, con el que comparte muchos componentes; el diseño del sedán y el tren motriz escogido es obra de VW Mercosur.

El Virtus se integra a un segmento grande, que representa el 20% del mercado nacional o alrededor de 75 mil autos al año. Hasta ahora, los sedanes representan uno de cada cinco autos vendidos y la apuesta con el Virtus (y el nuevo Bora que está pronto a arribar) es crecer significativamente.

Mucho más grande

El nuevo Virtus sigue las tendencias de Volkswagen en todas sus líneas. De partida es mucho más grande del modelo al que reemplaza, y en los rangos del Bora actual. Por supuesto que no habrá solapamiento porque ya sabemos que el nuevo Bora, lanzado hace unos meses en Detroit, también creció significativamente.

Mide 4.482 mm de largo, 1.751 mm de ancho y 1.468 mm de alto. Si lo comparamos con el Polo, es idéntico en el ancho, levemente más alto (4 mm), pero el tercer cuerpo adicional por supuesto que lo hace crecer en 425 mm. También crece la distancia entre ejes, de 2.565 a 2.650 mm, coincidentemente, la misma que tiene el Bora.

La plataforma MQB permite añadirle un 50% de aceros de alta y ultra alta resistencia, lo que le valió alcanzar las 5 estrellas en las pruebas de choque de LatinNCAP.

En cuanto al diseño no nos parece un auto que sorprenda en nada. De hecho, hay varias similitudes con el Polo, lo que habla del trabajo de mimetización que suele hacer Volkswagen con sus modelos.

El frontal con doble entrada de aire, la parrilla unida a los faros, el look ancho y los remates del parachoques afilados. Lateralmente se ve coherente y proporcionado, con la cola bien integrada al cuerpo. Destaca una larga nervadura lateral ascendente, dentro de una silueta demasiado convencional. En la zaga hay unos focos estilo Audi que buscan dar una sensación de anchura, y el cierre del maletero con un pequeño spoiler. Un Volkswagen auténtico.

En el habitáculo tampoco nos sorprende con nada que no hayamos visto, ni tampoco nos emociona. Volante multifunción, display digital que puede ser realmente grande (10,25 pulgadas) en la versión Limited, pantallas de distinto tamaño para el sistema de infoentretenimiento (6,5 y 8”), y líneas de diseño angulosas y horizontales.

Lo mejor es la habitabilidad, generosa para los pasajeros de las plazas posteriores y para el maletero, donde caben 521 litros.

Las versiones

Seis serán las versiones con que se venderá el Volkswagen Virtus, todas ellas con el mismo motor 1.6 litros MSi, un cuatro cilindros con varios años en el circo que eroga 110 caballos de fuerza y 155 Nm de par, y que podrá estar asociado a una caja mecánica de cinco velocidades o una automática de seis marchas.

Los paquetes de equipamiento serán cuatro. De entrada estará el Trendline mecánico ($9.290.000), que ofrece de serie vidrios y espejos eléctricos, cierre centralizado, computador a bordo, radio MP3 con bluetooth (sin pantalla), aire acondicionado, y en materia de seguridad, cuatro airbags (frontales y laterales), frenos ABS y anclajes isofix.

La versión Comfortline se ofrecerá con ambas opciones de caja de cambios ($10.290.000 y $11.290.000) y añade llantas de aleación de 15”, neblineros delanteros, radio con pantalla táctil de 6,5”, el sistema App Connect para conectar smartphones, volante multifunción, sensores delanteros y traseros, entre lo principal.

Las Highline también estarán disponibles con ambas cajas ($11.790.000 y $12.790.000) y suman en equipamiento llantas de 16 pulgadas, tapiz de cuero sintético, hill assist, climatizador automático, levas detrás del volante (versión AT), control crucero, luces automáticas, cámara de retroceso, sensor de lluvia y keyless con botón de partida.

Finalmente, la variante Limited tope de gama sólo se ofrecerá con caja automática ($14.490.000) y añade en equipamiento la radio touch de 8 pulgadas con mandos por voz, el Active Display de 10,25 pulgadas en el tablero, el navegador GPS y las llantas de 17”.

El Virtus es el primero de varios lanzamientos que Volkswagen tiene programado para el año.

 

Galería Volkswagen Virtus 2018

Volkswagen Virtus 2018

1 de 15

¿Qué opinas? Cuéntanos