Opel Grandland X 2019 en Chile, la familia completa
03-08-2018 Lanzamientos

Opel Grandland X 2019 en Chile, la familia completa

Con el Grandland X, Opel completa su gama de todo-caminos y se sube al segmento de mayor crecimiento y ventas en el país. Usando la base del Peugeot 3008, el Grandland X hace una apuesta más racional que la firma francesa, pero no por ello alejada de la tecnología.

Hace unos meses atrás, Opel mostró su nueva oferta, de la mano del Grupo PSA. Entre la jornada de anuncios, hubo un destape realizado a modo de teaser. Ese auto fue el Grandland X.

Y es que el Grandland será la estrella de Opel de aquí a los siguientes meses, puesto de que se inserta en un segmento que, aunque no lo creas, por su valor, es el de mayor crecimiento en Chile. De hecho, sobre los SUV del segmento C, se han vendido 27 mil unidades desde enero a junio (un poquito menos de lo que se vendía el 2010 completo), con un crecimiento mayor a un 32% versus el año pasado. Por lo tanto, se sabe que, si quieres pegar un buen golpe, tienes que participar de dicho espacio. Con el Grandland, Opel completa una trifecta de modelos, encabezados por el Crossland X y el Mokka X.

"Grandland X llega a nuestro país en un muy buen momento para el mercado de las SUV, donde las ventas han aumentado exponencialmente en el segmento.  Por lo que, este nuevo lanzamiento viene a contribuir con una excelente alternativa de sofisticada ingeniería alemana, excelentes prestaciones de serie, y una verdadera revolución en términos de tecnología, confort y seguridad ", señaló Vincent Forissier, Director General de Groupe PSA Chile Opel-Peugeot.

De lleno con el Grandland X

El sucesor del Antara se fabrica sobre la plataforma EMP2 de la agrupación, lo que lo hace hermano del Peugeot 3008/5008, del DS7 Crossback y del venidero Citroën C5 Aircross. Esto significa que la base es la misma, los motores también y las dimensiones, similares. Presenta un largo de 4,477 mm, un ancho de 1,856 mm y un alto de 1,609 mm, con una distancia entre ejes de 2,675 mm. En su zona de carga (con portalón eléctrico de apertura gestual) puede llevar cerca de 500 litros, extensible a 1652 litros con los asientos plegados.

Su estilo no lleva absolutamente nada de sus hermanos franceses, optando por un look más conservador pero no exento de personalidad, especialmente al mirar las firmas LED de sus focos, sus defensas plásticas que le dan robustez, un filete cromado que hace de borde en las ventanas (también, ya una firma recurrente en el diseño de Opel) y el pilar D inclinado hacia adelante, que en conjunto con el portalón, que pareciera emular la incorporación de un discreto spoiler bajo el parabrisas trasero, le da un aire más deportivo.

Hacia adentro, queda claro que Opel seguirá jugando una carta más conservadora y racional, con un diseño que tiene absolutamente nada de Peugeot o Citroën. La fabricación y los materiales son excelentes, aunque todo muy sobrio y con pocos acentos que hagan de contraste. Lo bueno, es que gracias al sistema multimedia y a una renovación general del lenguaje estético, ya no vemos esos interiores llenos de botones, como en la anterior generación del Astra o del Insignia, lo que se agradece mucho en materia de ergonomía.

Sin complicaciones

Opel, apelando a la racionalidad alemana y a una reintroducción sencilla en el mercado, mantendrá las cosas simples con dos versiones, ambas impulsadas por el mismo conjunto motriz, un motor PSA 1.6 THP de 165 Hp y 240 Nm de torque, con inyección directa y homologación Euro 6, asociado a una transmisión automática de 6 velocidades. Motorizaciones diésel, están en camino, eventualmente para un lanzamiento durante el próximo año.

La primera versión, denominada Enjoy, cuenta con sistema multimedia Intellilink R4.0 con pantalla táctil de 7", Bluetooth, USB, soporte para Apple CarPlay y Android Auto, 6 parlantes, reconocimiento de las señales del tránsito (se muestran en el computador a bordo), alzavidrios one-touch en todas las plazas, asientos AGR (anti fatiga, ergonómicos, homologados por la asociación de lesiones de Alemania, solo para conductor), con calefacción y ajuste lumbar eléctrico, climatizador electrónico, comandos al volante (audio, crucero, volante de cuero calefaccionado), espejos eléctricos, de plegado eléctrico y antiempañante, luces LED DRL delanteras y totales traseras, techo panorámico, vidrios tinteados, neblineros y llantas de 18".

La versión Innovation, agrega a todo esto, reglajes eléctricos para el asiento del conductor, homologación AGR para ambas plazas delanteras, tapiz de cuero y calefacción para todos los asientos, climatizador dual, sistema multimedia Intellilink R5.0 con pantalla táctil de 8" y que suma GPS, llantas de 19", techo negro, sistema de iluminación LED inteligente con ajuste automático de intensidad y distintos modos de proyección (si es intersección, si estas adelantando, si vas en curvas, etc), portalón eléctrico de apertura gestual y espejo retrovisor fotosensible.

Con respecto a la seguridad, todos los modelos llevan alarma volumétrica, control de estabilidad ESP, asistente de partida en pendiente, defroster delantero y trasero, 6 Airbags (frontales, laterales y de cortina para plazas delanteras y traseras), freno de estacionamiento eléctrico, monitor de la presión de los neumáticos, encendido automático de luces y sensores de estacionamiento. El modelo Innovation agrega algunas cosas más como el acceso y encendido Keyless, alerta de punto ciego, asistente de luces altas, asistente de estacionamiento semiautomático, cámara de retroceso en 360 grados y limpiaparabrisas con sensor de lluvia. Grandland X tiene 5 estrellas en las pruebas de Euro NCAP, lo que avala su nivel de seguridad.

Proyección

La visión de Opel está con todas las fichas puestas en los SUV, más que en los modelos de pasajeros. De hecho, la apuesta es que Grandland X sea el 30% de las ventas totales de la marca, acompañado de un 20% que representará Crossland X y un 15% de Mokka X, modelo que creció un 336% en demanda, con respecto al año pasado. Si hacemos la suma, un 75% de las ventas de Opel PSA deberían ser exclusivamente de su línea X, relegando el 25% restante a Corsa y en menor medida, a Astra e Insignia.

Si bien, hoy Grandland X se fabrica en Francia, como hemos dicho varias veces, no es que Opel les pegue sus insignias a los autos de PSA. Por el contrario, todo lo que es calibración de suspensión, desarrollos tecnológicos y diseño, son 100% alemanes y eso se nota tras manejar el Grandland X. Solo bastan unos metros para notar un sabor más "alemán" en el tacto de la suspensión, más aplomado y ligeramente menos seco. Hacia finales del 2019, el modelo también se fabricará en dichas tierras, específicamente en Eisenach.

Versiones y precios

Precios Opel Grandland X 2019

Versiones

Precios de lista (Agosto 2018)

Grandland X Enjoy 1.6 Turbo 6AT $16.290.000
Grandland X Innovation 1.6 Turbo 6AT $18.990.000

 

Galería Opel Grandland X 2019

Opel Grandland X 2019

1 de 26

¿Qué opinas? Cuéntanos