Lanzamientos

Opel Insignia Grand Sport 2018, el rey de los viajes largos

Una de las novedades que nos trae Opel en su relanzamiento en Chile, es la llegada de su flagship, la nueva generación del Insignia.

Opel Insignia Grand Sport 2018, el rey de los viajes largos

Una de las estrellas en el relanzamiento de Opel en Chile, fue la segunda generación del Insignia, un modelo bastante más atlético que el anterior y que recoge bastante de las innovaciones que ya fueron estrenadas hace un tiempo con el Astra. El Insignia se transformó en el nuevo flagship de la marca, tomando el lugar que alguna vez tuvo el Opel Omega y reemplazando después de casi 21 años al recordado Opel Vectra.

"Opel aterriza un gran golpe con la nueva generación del Insignia. Este nuevo integrante de la familia Opel es dueño de tecnología de punta que hacen del conducir algo más seguro y más cómodo. Ningún otro automóvil en la clase del Insignia puede jactarse de tantas tecnologías ultramodernas. Lo hicimos liviano, ágil y fantástico para conducir. Y nuestros diseñadores le dieron al Grand Sport una combinación excepcional de elegancia y agilidad", dijo Vincent Forissier, Gerente general de Opel en Chile.

Para comenzar, lo lógico, el nuevo diseño del Insignia, que ya visualmente transmite una sensación más ligera y atlética que su predecesor, con una parrilla más alargada, un perfil con algunas líneas de carácter que aportan a una sensación de longitud y los ópticos delanteros y traseros, con la firma lumínica de Opel en doble trazo. Además, debemos notar que es un modelo liftback, lo que tambien aporta a una sensación más deportiva, pero que ayuda en lo práctico, con un portalón bastante amplio que le permite cargar 490 litros, bastante generoso pero alejado del que podría ser su rival, el Škoda Octavia, con una profundidad que le permite obtener 100 litros más. Lo liviano no es tan solo un aspecto de diséño; la dieta de 175 kilos, se notó bastante durante este lanzamiento.

De dimensiones, el Insignia mide 1.45 metros de alto, 1.86 metros de ancho y casi 4.9 metros de largo, con una distancia entre ejes de 2.8 metros, lo que lo pone muy a la par con el Mazda 6.

Mientras el modelo Dynamic cuenta con llantas 17", neblineros, vidrios tinteados y manillas color carrocería, el modelo Innovation, contempla un kit OPC, con spoiler posterior, manillas cromadas, llantas de 18" y un pequeño sunroof.

Tecnología para todos

En Opel han querido resaltar de sobremanera algunos atributos tecnológicos que exhibe el nuevo Insignia y que son bastante notables. Lo primero tiene que ver con sus proyectores frontales IntelliLux con matriz de LED. Aquí, cerca de 32 diodos se encienden automáticamente y ajustan su nivel de proyección para no encandilar a los vehículos que vienen enfrente de nosotros, apagando zonas de la matriz. En alta intensidad, puede iluminar hasta 400 metros por delante de nosotros y, además, curvarse para mirar mejor la ruta. ¿Lo mejor? De serie en todas las versiones, algo inédito en el segmento.

Por otro lado, tenemos las asistencias al conductor, como el control crucero (adaptativo para el modelo Innovation), el frenado de emergencia automático (modo inteligente para el modelo Innovation), el asistente de permanencia en el carril (lo probamos, funciona bastante mejor que en muchos otros modelos) y un radar de alerta de colisión que detecta peatones, tambien de serie en todos los modelos.

Vale destacar que, en seguridad, todos los modelos tienen 8 Airbags, cámara y sensor de estacionamiento, alarma sonora y volumétrica, monitor de la presión de los neumáticos y control de estabilidad.

Solo para la versión Innovation, encontramos el sistema de chasis FlexRide, que contempla 3 modos de manejo: Tour, Normal y Sport. FlexRide actúa sobre la dureza de la amortiguación, sensibilidad de la dirección y el acelerador, gestión de caja y otros parámetros, para un estilo de manejo que se acomode a nuestro gusto.

Y para cerrar, tambien sobre la versión Innovation, el sistema de tracción AWD opera con un diferencial trasero de doble embrague multidisco, que le permite efectuar un reparto vectorial de torque muy efectivo. Debemos mencionar que este sistema no opera como en muchos otros modelos, donde el circuito de ABS y el control de estabilidad frenan una de las ruedas para redireccionar el auto; aquí funciona de verdad, como en autos de alta gama, entregando torque de manera activa a la rueda de afuera para mejorar la entrada del auto a la curva y otorgando una cuota de agilidad muy interesante para autos de este tamaño.

Motores

Opel presenta en la versión Dynamic un propulsor 1.5 Turbo de 165 Hp y 250 Nm de par, asociado a una caja automática de 6 velocidades. El modelo Innovation en cambio, cuenta con un 2 litros Turbo de 260 Hp y 400 Nm de par, acoplado a un sistema de tracción AWD y una caja de cambios automática de 8 velocidades. Vale destacar que el modelo Innovation cuenta con frenos Brembo en el eje delantero. Ambas cajas cuentan con cambios al volante.

Interior

Un salto bastante cuantioso hace el Insignia desde su generación anterior, la cual se caracterizaba por una consola atiborrada de botones y donde la ergonomía precisamente no era el fuerte, si bien con una calidad percibida bastante alta. Aquí, las cosas se han simplificado, teniendo como protagonista un sistema multimedia IntelliLink de 7 pulgadas (8 pulgadas para el Innovation) con soporte para Apple CarPlay y Android Auto, así como navegador y un sistema de audio con 7 parlantes, Bluetooth y puertos USB para ambas filas de asientos.

El clúster es una mezcla de análogo/digital con dos modos de proyección para el velocímetro y múltiples funciones de telemetría, consumo y navegación. El modelo Dynamic solo cuenta con un clúster análogo.

Los materiales usados son bastante gratos al tacto y con un excelente nivel de fabricación, entregando esa vibra de "lujo moderno", aunque claro, los plásticos que no ven la luz del sol, pueden ser un poco más baratos y se notan.

Otro punto alto son los asientos, especialmente los que vienen homologados por la AGR (campaña alemana por la salud de la espalda) que permiten un viaje totalmente relajado, algo que pudimos experimentar de primera mano.

De equipamiento, el modelo Dynamic contempla alzavidrios one-touch, espejos exteriores calefaccionados, ajuste lumbar eléctrico para las plazas delanteras, las que tambien llevan cojín inferior extensible y calefacción (al igual que las plazas traseras), carga de celular inductiva, climatizador dual, comandos al volante (de cuero, calefaccionado), control crucero, espejo interior fotosensible, sensor de luz y lluvia, freno de mano eléctrico y pedales deportivos.

A esto, el modelo Innovation suma, plegado eléctrico de los espejos exteriores, asientos AGR, con reglajes eléctricos, memoria y masajes para el conductor, asientos delanteros climatizados (calefacción y ventilación, en tres intensidades para ambos), sistema de sonido Bose con Noise Cancelling, clúster análogo/digital y el control crucero adaptativo, así como una pantalla más grande para el sistema multimedia. No debemos olvidar un proyector Head-up Display para esta versión, con información resumida mostrada a color en el parabrisas.

Un mejor posicionamiento

Con todo este nivel de equipamiento, podríamos pensar que el precio se empinaría muy sobre los 25 millones de pesos, considerando que, en el 2014, un Insignia Sport Tourer, con equipamiento similar/inferior a la versión Innovation actual, estaba en los 24.5 millones de pesos.

Aquí la estrategia de Opel se nota completamente, colocando al modelo Dynamic 1.5T 6AT en los $17.990.000 y al Innovation 2.0T OPC Line 8AT en los $23.990.000. Sube el equipamiento, bajan los precios y así Opel entra a la pelea en el segmento de los sedanes grandes, en la boca de los premium, transformándose en una enorme alternativa a autos como el Subaru Legacy, el Mazda6, el Ford Fusion y el Škoda Octavia, por mencionar.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos