Opel se relanza en Chile de la mano de PSA
17-05-2018 Lanzamientos

Opel se relanza en Chile de la mano de PSA

Cruzaron la calle, desde las oficinas de GM Chile a las instalaciones contiguas de Peugeot Chile, donde se concentra la base de PSA. Hoy, Opel esta de regreso, con una estrategia definida y con nuevos modelos. Todas tus dudas, serán atendidas en esta nota.

Segundas partes siempre dicen en las películas que no son buenas. Al menos ese es el sabor que deja en boca la situación de Opel en GM Chile, eco de lo que estaba ocurriendo a nivel mundial, donde la marca perdía tracción y foco, y donde GM no supo aprovechar de mejor manera las sinergias de esta histórica alianza que mantuvieron con la firma alemana.

Hoy, Opel es una marca más del grupo PSA, lo que significa que hay una nueva oportunidad para Opel de reencontrarse con su público con un posicionamiento mucho más adecuado y que le permita ganar nuevos fieles en otras tierras. Esa es la razón por la cual Opel elige mantener a Chile como su primer y único mercado en Latinoamérica, con el fin de aprovechar el know-how de Peugeot Chile en sus operaciones y así eventualmente poder trepar hacia otros mercados.

Sabemos que este es un tema de bastante interés para ti, en especial si eres un seguidor de la marca del rayo, por lo que iremos por parte detallando el proceso de Opel, para que tengas todas tus dudas resueltas, incluyendo lo que sucederá con su oferta actual de modelos y el rol que juega PSA tanto en el desarrollo de estos, porque Opel no será lo mismo que Peugeot y Citroën, y nos queda claro después de conocer a algunos de sus nuevos modelos (de los que hablaremos en detalle más adelante, el Insignia Grand Sport 2018 y el Crossland X)

Una alianza que ya muestra sus frutos

Desde que Opel fue absorbida por PSA, todo ha sido un éxito, operacionalmente hablando. De hecho, con 4.3 millones de autos en el mundo, son número uno o dos en la gran mayoría de los países donde tienen presencia. Lo positivo de todo esto es que las marcas de PSA hoy en día son bastante complementarias y eso les permite un amplio rango de productos, sin olvidar los futuros ahorros que se harán en tecnología e ingeniería, con desarrollos de ambos lados, que permitirán plataformas y motores mucho más robustos, pero también simplificados. En Europa, solo van segundos, detrás del Grupo Volkswagen y adelantando al grupo Renault/Nissan, quienes con la presencia de Mitsubishi de seguro buscaran hacerle frente a esta nueva potencia Franco-germana.

 

 

PACE, el plan de Opel

PSA no compró Opel por caridad, o por mero prestigio y así lo hacen saber, con una hoja de ruta definida para reincorporar a Opel en los puestos de avanzada. Con el éxito de los planes Push To Pass y Back on the Race de PSA, damos fe de que Opel podría reflotarse en todos sus mercados.

Pace cuenta con 4 metas: liderar la entrada de Opel a la incorporación de plataformas eléctricas, generar productos más competitivos, ir a la ofensiva con ganancias para la marca y sacarle trote al concepto de marca Opel, así como Vauxhall en los mercados que corresponda.

Esto se logrará aprovechando las sinergias con PSA. Esto se traduce en los ahorros a gran escala que las marcas obtendrán, con suministros en común de distintos proveedores, las mejoras que podrán obtener ambas marcas desde sus departamentos de desarrollo e investigación, los ahorros en logística y en manufactura, donde plantas de ambas marcas serán compartidas para mejorar el flujo y volumen de productos.

Así mismo, de las 9 plataformas y 10 familias de motores que hoy suman PSA y Opel, para el 2024 pretenden reducirlas a solo 2 plataformas modulares y 4 familias de motores, las que serán compartidas a lo largo de las 4 marcas de PSA, lo que también significa una excelente optimización de recursos.

Sin embargo, lo interesante de esta maniobra es que Opel seguirá desarrollando sus propios modelos en su base de Russelsheim. Lo que significa que, si bien Opel tendrá todos los recursos de PSA, la calibración e inventiva de sus modelos será completamente alemana, ya que es precisamente la gran diferencia que hay entre los productos de ambas naciones (y la gran razón de porque tú eliges Opel y no Citroën o viceversa). Así que no te asustes, Opel no fabricará Peugeots con insignias alemanas, solo tomará los recursos ya existentes de PSA, pero en pos de generar sus propios autos. Y lo mejor es que Opel podrá aprender de PSA y viceversa, lo que significa a la larga, mejores autos.

Finalmente, el ahorro a escala les permitirá diversificar sus mercados, buscando doblar las ventas que tienen hacia el 2020 y entrar en 20 nuevos mercados para el 2022, donde Chile juega un rol fundamental.

 

 

¿Qué rol juega Chile? ¿Cómo se configura la estrategia de la marca en nuestro país?

En Chile hay trabajo por hacer, pero ya se están atacando todos los frentes. Primero es reposicionar los productos con una "reingeniería de gama" lo que significa, replantearse que segmentos atacar, que autos, que versiones, que equipamiento, que motores y con qué precios se traen los autos. Por lo mismo, la familia Opel crece, pero cada modelo cuenta con menos versiones que antes. Por otro lado, cada versión viene más equipada que antes y con precios más económicos.

Lo segundo es hacer hincapié en que Opel es una marca alemana. Si bien tiene capital francés, al menos hoy el ADN de la firma es 100% europeo y PSA le ha dado independencia a Opel para la gestación de sus productos, cosa de que se mantenga el ADN intacto de la marca. También se buscará repotenciar todo lo que es experiencia de cliente en calidad y servicio, usando la experiencia que ha tenido Peugeot Chile, pero sin confundirse; Opel no será un parasito de Peugeot, sino que una marca completamente independiente, con sus propios puntos de venta y servicio, cosa de dar coherencia a la propuesta de marca. Finalmente, por detrás, está la complementariedad del Grupo PSA, con el soporte directo que ya tenía Peugeot Chile (línea directa). 

En cuanto a sus operaciones, PSA Chile (Peugeot Chile, pero que hoy puede hacer uso del nombre de grupo) comandará todo para Opel, aunque la firma alemana tendrá un departamento comercial separado de Peugeot, para poder trabajar más al detalle las ventas de sus productos. Al hablar de PSA Chile, se dejó muy en claro que la figura no tiene contemplada tomar a Citroën y DS, ya que ambas cuentan con un buen rendimiento comercial en manos de sus actuales representantes en el país.

El lema de Opel es "The Future is Everyone" lo que se interpreta como que el futuro y la innovación es para todos. Y por eso los autos de Opel, capitalizarán en lo que es la democratización de la tecnología, una retórica ya utilizada por otros fabricantes (como Renault Chile) y que apunta a entregar un producto de calidad con una correcta propuesta de valor, traducida en tecnología.

Chile será el "conejillo de indias" de Opel en muchos aspectos, por lo mismo de lo detallado y exigente de esta planificación. De hecho, Chile será el primer país donde se configure una única bodega PSA-Opel para piezas, lo que mejorará la logística.

Finalmente, Opel tendrá sus propios concesionarios, comenzando con la red que ya mantenía con GM, pero con miras a la expansión y poder salir de la capital hacia otras regiones. Esto también será válido para los lugares de servicio, donde los concesionarios históricos de Opel ya han sido capacitados para poder atender las tecnologías de PSA. No, no podrás atender tu Opel en un servicio de Peugeot.

 

 

Los productos

La gama de Opel comienza con los productos ya existentes como Corsa (4 versiones, desde $9.290.000), Astra (2 versiones, desde $12.990.000) y Mokka X (facelift, 3 versiones desde $13.290.000). Estos tres modelos llegan con revisiones en equipamiento y mejores precios, manteniendo sus mecánicas actuales.

Las novedades llegan de la mano del nuevo Insignia (2 versiones, desde $17.990.000) modelo que probablemente sea el último creado bajo el alero de GM y el Crossland X (3 versiones, desde $11.990.000), el primero creado bajo el paraguas PSA (con la plataforma del Peugeot 2008). Para julio se espera el arribo del Grandland X, el nuevo SUV de Opel, creado en la plataforma del Peugeot 3008.

La gran mayoría de estos modelos (salvo las primeras 3 versiones del Corsa) cuentan con motores Turbo y solo los modelos Crossland y Grandland ya comienzan a hacer uso de la mecánica y plataforma PSA. Detallaremos estos modelos en notas separadas, durante esta semana.

Los rivales específicos de Opel, apuntan directamente hacia Porsche Chile, donde buscaran hacerle frente a las ofertas de Volkswagen y Skoda.

"Con la integración de las operaciones de Opel en Chile por parte de Groupe PSA, estamos logrando una poderosa combinación de ingeniería y tecnología alemanas y el sólido prestigio y confianza de Groupe PSA. La llegada de los últimos modelos de Opel fomentará con ello nuestro éxito local", dijo Vincent Forissier, el nuevo CEO de Opel y Peugeot en Chile.

¿Qué opinas? Cuéntanos