Test Drive: Opel Crossland X 2018
02-10-2018 Reportes de Manejo

Test Drive: Opel Crossland X 2018

El Crossland X es el primer auto de Opel en plataforma PSA. Y aunque no es el más atractivo o el que se percibe más lujoso, es espacioso, tiene buen andar y esta muy bien equipado para su precio.

A mitad de año Opel dejó de ser representada por General Motors y pasó a manos del grupo PSA, que para efectos de nuestro país es Peugeot Chile. Con un evento de relanzamiento, conocimos a toda la gama nueva que ya se comercializa en nuestro país, compuesta por los actuales Corsa y Astra, ambos con nuevas versiones y reajustes de precio, más el Mokka X que aterriza nuevamente, pero con facelift. A estos autos se sumaron tres productos completamente nuevos, como son el sedán Insignia y los dos primeros productos de Opel fabricados en plataforma PSA, como son el Crossland X y el Grandland X, este último debutando unos meses después. Pero nos concentraremos en el Crossland X, un auto bastante particular y que se suma al Mokka en el segmento B, pero como un crossover urbano.

Dimensiones y diseño

El Crossland X se fabrica en España, sobre la plataforma PF1 del Grupo PSA, que en el fondo es la misma base del Citroën C3 Aircross y del Peugeot 2008. Mide 4.212 mm de largo, 1.765 mm de ancho y 1.605 mm de alto, además de contemplar 2.604 mm entre ejes y un maletero de 520 litros de capacidad.

En comparación con algunos modelos, es 16 centímetros más corto que un Opel Astra, aunque 10 centímetros más alto. Con respecto al Mokka X, este es más grande en todas sus cotas, aunque sean un par de centímetros, pero con un maletero más pequeño de 356 litros.

Contra sus rivales de familia, el Citroën C3 Aircross, aunque no lo parece, es discretamente más corto (4.154 mm) y más angosto (1.756 mm), pero más alto (1.637) y con un maletero 10 litros más pequeño, pero que es mucho más modular.

Y considerando que el C3 Aircross es más grande que un Mazda CX3, que un Subaru XV, un Renault Captur o que un Kia Sportage, pueden hacerse la idea sobre el Crossland, aunque claro, estamos hablando de autos que andan en el orden de los 4.1 y 4.2 metros, con maleteros que no rebasan los 400 litros en promedio (el Captur puede alcanzar los 455 litros) así que tampoco son diferencias muy grandes, salvo en los maleteros.

¿Y porque los maleteros? Porque la mayoría de estos autos recortan parte de ese volumen en el techo para un look más deportivo, o les hacen la cola más corta o usan una plataforma para autos con tracción a las cuatro ruedas. En ese caso, el equipo de Opel aprovechó muy bien la base PSA para conformar un auto tan espacioso como sus hermanos (que es una de las especialidades de los fabricantes franceses).

El diseño en general está bastante cercano a las proporciones del Peugeot 2008. Es decir que más que un “hatchback levantado” tiene algunos rasgos de monovolumen. No es el auto más atractivo del mercado, en especial para un segmento que tiende a ser llamativo, sin embargo en Opel se las ingeniaron para darle algunos toques singulares y que también lo hacen reconocible como un modelo de la marca del rayo, como son las firmas lumínicas de LED en los focos delanteros y traseros con forma de L, la linea de carácter en el costado, con forma de C y que nos recuerda un poco al Corsa o al Astra de la generación pasada, además del techo, inspirado en el del Adam, con un corte que se monta sobre los focos traseros. Como siempre, las molduras plásticas en los pasos de rueda y en las zonas bajas de los parachoques le entregan un look más campero.

Interior

Puertas adentro nos encontramos con un habitáculo muy espacioso y bastante cómodo, pero que se percibe tan inocuo como el exterior. El auto está bien armado y es sólido, pero no todos los plásticos no entregan una sensación muy fina (salvo los más blandos, con una agradable textura porosa), si bien esto es parte de la estrategia, de relegar al Mokka como el Crossover B más suntuoso y audaz (lo que también permite que el Crossland sea más barato). El cluster es exactamente el mismo que el de un Citroen C3 y lo delata tanto los botones de función como el diseño del computador a bordo (monocromatico, de look basico), asi como la disposición de los relojes, donde solo cambian las agujas y tipografias.

Al costado, nos encontramos con la pantalla del sistema multimedia IntelliLink R 4.0, de 7" y con soporte para Apple CarPlay y Android Auto, aunque nuestro modelo no lo traia habilitado. Tambien tiene Bluetooth y 6 parlantes. El sistema de Opel, es el mismo que venia utilizandose en los otros modelos y tambien en algunos modelos de GM.

El climatizador, más abajo es sencillo pero de buena presentación y facil de operar. Bajo el climatizador hay un espacio porta objetos con puertos USB y de 12v, para dar paso a la palanca de transmisión de nuestra versión Enjoy AT, con algunos botones auxuliares. Curioso es el caso del freno de mano, con un boton superior. 

La postura al volante es comoda, especialmente por el asiento con apoyabrazos, aunque con cojines que tienden a la firmeza. Esta versión cuenta con ajustes manuales combinados con algunos settings electricos, como para la inclinación del cojin inferior y el soporte lumbar. Las plazas traseras son divisibles en proporción 60:40 y llama la atención que el apoyabrazos, aunque incorpora dos posavasos, no tiene ninguna tapa, por lo que siempre queda conectado a la sección de carga si se lleva abajo. Los asientos, aunque algo planos, son deslizables y permiten extender un poco más la zona de carga o ampliar el espacio para las piernas. Puedes colocar dos sillas para niños o sentar a tres adultos (mientras el del medio sea más delgado), con espacio holgado de altura y en el piso, que es liso.

El equipamiento es lo que más sorprende del Crossland X. El modelo Enjoy MT abre la lista con neblineros, espejos electricos y calefaccionados, alzavidrios delanteros de un toque, ajuste lumbar electrico para ambas plazas delanteras, cierre centralizado, climatizador dual, apoyabrazos delantero y trasero, espejo interior fotosensible, comandos al volante con control crucero, encendido automatico de luces y sensor de lluvia. El modelo Enjoy AT, parece similar, pero agrega las alfombras, el techo panoramico y los asientos traseros deslizables, asi como luces LED en los focos traseros. Finalmente, el modelo Innovation AT, suma a todo lo mencionado, acceso y arranque Keyless, focos delanteros Full LED con función cornering, asientos delanteros AGR (anti fatiga) con cojin extensible y calefacción, volante de cuero con calefacción, guantera refrigerada y carga inalambrica (inductiva) para smartphones.

Seguridad

El Crossland X en todas sus versiones posee alarma, sensores de estacionamiento, camara de retroceso, 6 Airbags, ESP, frenos ABS, inmovilizador anti-robo, indicador de presion de los neumaticos, alerta de cambio de carril, seguro de niños electrico y hill holder. El modelo Innovation, agrega a esta oferta radar de punto ciego, asistente de estacionamiento y nivelación automatica de luces. Todo esto le hace obtener cinco estrellas en las pruebas de Euro NCAP.

Manejo

Vuela alto Ecotec. Desde ahora los Opel aprovechan toda la ingeniería de PSA, y el Crossland X no es la excepción. Por lo mismo, las tres versiones que llegan del crossover franco-germano son motivadas por el conocido 1.2 Puretech de 110 Hp y 205 Nm de torque, asociado a una caja manual de 5 velocidades o a una automática de 6, como es nuestro caso. Curiosamente, el modelo manual es el único que ofrece sistema Start/Stop, por ende, su consumo es mucho más eficiente que en los AT. Con esto nos referimos a que el 5MT homologa 18,9 km/l en régimen mixto, mientras que el 6AT logra 15,2 km/l. (10,8 km/l en ciudad, 19,9 km/l en carretera según el 3CV, nosotros hicimos cerca de 14 km/l en promedio). Sus hermanos franceses, equipados con el mismo motor son más económicos (alrededor de 16 km/l mixto), lo que claramente habla de distintos perfiles en materia de desarrollo, por mucho que las marcas compartan piezas entre sí. Obviamente es más económico que el Mokka, en 14,3 km/l mixto.

De andar, se nota la mano de Opel con respecto a la calibración de la suspensión y es algo que esperamos pueda permear un poco en Citroën y Peugeot. Mientras Citroën tiene algunas apuestas mixtas, que privilegian el rodado del tren delantero en favor del trasero, Peugeot se sabe es una marca que apuesta por el confort y tiende a tener una calibración más blanda. El Opel en cambio nos recuerda más a Volkswagen, con una suspensión más progresiva y equilibrada, refinada si se quiere. Lo mismo podemos decir de su dirección, claramente con asistencia eléctrica, pero que tiene una correcta desmultiplicación y donde hay una mayor precisión en cuanto a la traducción de los movimientos.

El Puretech de 110 Hp se muestra bastante contundente, especialmente si lo llevamos en carretera, no parece perder fuerza, ni siquiera cuando vamos en carretera, manteniendo cruceros de 120 km/h y es quizás la razón de porque gasta un poco más de bencina que sus hermanos. La caja de cambios automática es bastante sencilla, con opción de gestión automática o manual, con cambios diligentes que permiten jugar un poco, para adelantar o enganchar, sin ser una transmisión deportiva.

Conclusiones

El Crossland X define bastante bien cómo va a operar Opel desde ahora en las manos de PSA. Este no es un Peugeot 2008 con insignias Opel ni mucho menos. Se nota que Opel metió bastante los manos en esta receta, ocupando todo lo que tiene al alcance dentro del bin PSA. El resultado es un auto de corte muy racional y que se contrapone a la visión vanguardista de Peugeot o Citroën. Ergonómicamente es un auto más sencillo y de diseño también se percibe como un modelo menos radical. Es menos pasional, pero es más inteligente y coloca sus recursos en una muy buena oferta tecnológica por el precio, mucha habitabilidad y un tren motriz muy bien ejecutado.

Al final del día, Opel no pierde su refinamiento alemán, pero aceptando también las bondades y los puntos fuertes que provienen de su nueva casa. Los clientes que busquen Opel sabrán distinguir los detalles únicos que hacen a este auto un buen embajador de la marca, mientras que, por otro lado, PSA podrá contar con una alternativa más sobria, para quienes se sientan un poco abrumados con la vanguardia de sus modelos franceses. Ganan todos con este crossover urbano.

Los precios del Crossland X son de $12.090.000 para el Enjoy 1.2 MT, $13.290.000 para el Enjoy 1.2 AT (nuestra unidad) y $15.090.000 para el Innovation 1.2 AT.

Galería Test Drive: Opel Crossland X 2018

Test Drive: Opel Crossland X 2018

1 de 13

¿Qué opinas? Cuéntanos