Industria

Opel cierra un buen año de operaciones en Chile

La marca germana hizo efectivo este año su traspaso de operaciones, desde General Motors a PSA. Nuevos modelos, alza en cifras y lo que se viene, en manos de sus propios protagonistas.

Opel cierra un buen año de operaciones en Chile

En mayo de este año, Opel le dio el banderazo de salida a sus nuevos modelos, como parte fundamental de su nueva etapa en el país, en esta ocasión, de la mano del Grupo PSA (o Peugeot Chile, en nuestro caso). Y aunque no llevan un año completo, las cuentas son alegres (según cifras entregadas por Opel Chile), con más de 700 unidades en nuestras calles, lo que representa un brutal aumento de un 336% versus el año pasado.

¿Dónde están los caballos de batalla? Es lógico, son los SUV los que representan el 53% de las ventas actuales de la marca en el país, versus el 70% que representaban antes Astra y Corsa, en baja. ¿El regalón? El Grandland X, que debutó un tiempo después, fabricado en la plataforma del Peugeot 3008 y que ha tenido buena aceptación entre los fieles de la marca. Y esto va alineado al repunte que ha tenido Opel en otros mercados, como Europa, que es donde la marca está más fuerte (porque es su región de origen) y donde el impacto de las gestiones lideradas por PSA han tenido un marcado éxito.

Por ejemplo, a octubre ya van más de 900.000 unidades puestas en la calle, con más de 280 mil pedidos para las estrellas de Opel, el Grandland X y el Crossland X. De hecho, el Crossland X ha tenido tanto éxito, que en algunos lados ya lidera los rankings como el crossover B más preferido. A modo de referencia, los países que mejor se le dan a la marca del rayo son Alemania, Inglaterra, Francia y España, así como Singapur y China fuera de Europa. Aunque claro, la idea es expandirse, como ya se nota en Marruecos, Líbano, Sudáfrica y Namibia, donde próximamente se fabricará el Grandland X para Sudáfrica.

¿Y Chile? Nuestra larga y angosta faja de tierra no es un peso muerto en la estrategia de diversificación de la marca. De hecho, la idea es que Chile comande la expansión hacia otros países de nuestra zona; como siempre, somos el conejillo de indias de la industria motor.

¿Qué se viene?

Lo primero, a escala global, es la electrificación de la gama. Todos los modelos tendrán al menos una variante híbrida o eléctrica; se anticipa, el Corsa EV y el Astra PHEV, ambos de nueva generación. Lo segundo, es potenciar la internacionalización de la marca hacia otros mercados (como ya señalamos anteriormente) y tercero, es reordenar un segmento donde a Opel se le da bastante, que son los vehículos comerciales.

Y aquí nos vamos a detener, puesto que anteriormente, la oferta de modelos comerciales de Opel, estaba supeditada a una alianza estratégica con Renault y esto le generaba pros y contras. Lo mejor que le pudo suceder a la marca alemana fue juntarse con el Grupo PSA, quienes son prácticamente los reyes de los vehículos comerciales ligeros, por lo que la apuesta de Opel ira en compartir y hacer uso de estas plataformas para su nueva familia de modelos. Esto les será beneficioso, puesto que como PSA son sus dueños, las sinergias son mucho más rentables y les permitirá, en un futuro, ampliar su capacidad de producción hacia otras zonas donde estos vehículos puedan comercializarse. ¿Mercosur? Habrá que ver que sucede ahí...

Pero, y para no desviarnos, Opel nos quiere hacer clara esta posición, confirmando el arribo del Opel Combo 2019 a Chile (arriba, en la foto) para el próximo año, en la plataforma del nuevo (y aun no lanzado en el país) Peugeot Partner/Citroën Berlingo. Junto con los comerciales, Opel quiere colocar algunas fichas en el segmento de los diésel, sabiendo que en Europa esto va a la baja (gracias al Dieselgate) pero que en Chile aún hay un gran mercado que demanda esta motorización, por lo que durante enero del 2019, el Grandland X incorporará una versión Limited 1.6 BlueHDI con caja 6AT y 120 Hp de potencia, el que entre su equipamiento, adiciona una versión más avanzada del programa Opel EYE, control de tracción adaptado al off-road IntelliGrip y un dispositivo de carga inalámbrica para smartphones. Esta versión no debería pasar de los $19.990.000 y ya se encuentra para reserva en algunos concesionarios del país.

Si todo sale acorde a los planes, Grandland X debería multiplicar por 4 sus ventas en el país y pasar de las más de 120 unidades que ha comercializado (y que representan el 20% de las ventas totales de Opel a la fecha) a una cifra cercana a las 500 unidades. Para que se hagan una idea, de las tres versiones que Grandland X vende en Chile, el 41% corresponde a la versión Innovation que es la más cara, seguido por Enjoy (la intermedia, 34%) y Dynamic (la base, 25%).

Fuera del Grandland X, se potenciará la plataforma e-commerce de venta, la cual debutó con éxito en el pasado Black Friday y que marcará un precedente en el método de compra actual de autos. También se expandirán los puntos de venta y como siempre, se mejorarán algunos puntos en el área de venta y post-venta, para una mejor calidad de servicio.

La entrevista corta

William "Bill" Mott, Director de Operaciones Internacionales para Opel y Colin Yong, encargado del equipo de comunicaciones de producto de Opel, se pusieron en contacto con nosotros vía Skype para contarnos algunas cosas sobre la marca, desde la mirada europea.

Lo primero, están más que conformes con el rendimiento de Chile en ventas y que reconocen lo estratégico que es para ellos tener sus operaciones en nuestro país. Lo segundo, hacer un énfasis en lo exitoso que han sido los SUV para la marca en Europa y lo tercero, contarnos sobre las metas globales que tiene la marca. Por ejemplo, para el 2020, el plan de diversificación de mercados tiene que rendir frutos, lo que se traduce en 20 nuevos mercados para la marca. El 2025, al menos el 10% de las ventas de Opel tienen que venir desde afuera.

Yong en cambio, comentó algunas de las sinergias y traspasos de tecnología entre Peugeot y Opel, que sigue siendo una de las dudas más grandes que hay con respecto a la unión de ambas marcas. Como dijimos en mayo, Opel solo hará uso de los recursos de Peugeot, pero la inventiva de sus modelos y preparación, mantendrá el ADN alemán de siempre. Los asientos, las transmisiones manuales y algunos tipos de pruebas para evaluaciones y benchmarking, han sido influenciados desde Opel hacia Peugeot en el corto plazo, pero las sinergias se harán más fuertes con el pasar de los años.

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos