Test drive

Toyota RAV4, la manejamos antes de su llegada a Chile

Nos adelantamos al lanzamiento de la quinta generación de este SUV con una toma de contacto desde México. Te advertimos, su diseño lo amarás u odiarás, pero no te dejará indiferente.

Toyota RAV4, la manejamos antes de su llegada a Chile

El Toyota RAV4 cumple 25 años, y desde su lanzamiento mundial en 1994 nos ha presentado ya cinco generaciones. La primera estuvo disponible en el mercado hasta el año 2000, un año después de su aterrizaje en Chile.

La segunda generación apenas se comercializó por cuatro años, siendo reemplazada por una tercera entrega, más global y atractiva. De hecho, la pudimos ver en los concesionarios desde 2006 hasta 2013.

La cuarta generación se presentó en el Salón de Los Angeles de 2012 y se vendió hasta… bueno, hasta esta misma semana, y con un éxito inusitado en el mercado chileno:

Y es que la quinta generación develada oficialmente en el Salón de Nueva York 2018 desembarca oficialmente en Chile este fin de semana. No se trata de un lanzamiento más, sino de la renovación del SUV líder de nuestro mercado, con más de 15.500 unidades comercializadas sólo en los últimos dos años.

Estuvimos en México, donde el modelo ya fue lanzado, y lo probamos en exclusiva antes de su aterrizaje en Chile.

El polémico diseño

En el marco del Salón de Los Angeles en 2017, Toyota presentó un vehículo conceptual llamado FT-AC Concept (Future Toyota Adventure Concept), que gustó a la audiencia. Dicho concepto presentaba detalles totalmente inspirados en los vehículos 4x4, y para su uso fuera del camino, también presentaba algo hoy completamente cotidiano como es la iluminación total FULL LED.

Este concepto estaba construido sobre la nueva plataforma T-NGA, y lo que la gente nunca se imaginó en su develación es que estaba ya viendo la quinta generación de la RAV4.

Gracias al uso de la nueva arquitectura, esta nueva RAV4 es 57% más rígida y robusta que su antecesora. Además, creció en casi todas sus medidas, siendo hoy una de las mayores del segmento.

La RAV4 de nueva generación mide 4.600 mm de largo (+5 mm), 1.855 mm de ancho (+10 mm), 1.685 mm de alto y 2.690 mm entre los ejes (+30 mm), con un peso de 1.700 kilos y un maletero amplio, capaz de recibir 580 litros.

RAV4 Híbrida

Una de las mayores novedades del Toyota RAV4 es que se ofrecerá con una mecánica híbrida, integrada por un motor térmico de gasolina de cuatro cilindros y 2.5 litros, que aporta 175 Hp y 163 Nm de par, asociado a un motor eléctrico de imanes permanentes, alimentado por la corriente de una batería de NIQUEL Hidrurometálico de 6.5 Amperes/Hora.

La potencia híbrida combinada de ambos motores es de 219 caballos de fuerza, que se envían a las ruedas delanteras a través de una transmisión CVT.

Para las versiones de entrada se vuelve a contar con el dos litros gasolinero de cuatro cilindros, pero ahora con 27 caballos extras (170 Hp) y 16 Nm de par adicionales (203 Nm), que estará asociado a cajas manual y CVT, con tracción simple y AWD.

En la zona intermedia se ofrecerá el cuatro cilindros de 2.5 litros, que genera 204 caballos y 243 Nm de par, asociado a una nueva caja automática de ocho velocidades, con opción de tracción simple o total.

Interior gigante

Aunque se trata de un vehículo del segmento mediano de SUV, la nueva RAV4 ofrecerá mucho equipamiento, aunque en no todos los paquetes.

Dependiendo de si tiene acabado LE, XLE o Adventure, se ofrecerá tapiz de cuero sintético con buen tacto, techo de vidrio con cortinilla, sistema de infoentretenimiento de 8 pulgadas compatible con Apple CarPlay., sistema de audio de seis parlantes, bluetooth e incluso un sistema de carga por inducción.

Tendremos que esperar a su lanzamiento en Chile para conocer los paquetes en detalle.

Lo que no ha cambiado para nada es su impresionante habitabilidad, especialmente en las plazas traseras, donde, apostamos, seguirá siendo el referente en el segmento de los SUV medianos.

Ni hablar de su generoso maletero, con capacidad para 580 litros.

El manejo

Probamos la nueva RAV4 con motorización híbrida, y los más de 200 Hp disponibles hacen que el manejo sea una experiencia interesante.

Si bien la RAV4 no pretende ser deportiva, arrancando de cero con el acelerador a fondo nos dibuja una buena sonrisa, aunque, repito no es propiamente la idea del modelo que se parta de esa manera.

La RAV4 tiene una tecla que dice EV junto a la palanca selectora de la caja de cambios, que nos permite circular a baja velocidad utilizando solamente el motor eléctrico. Pero para que esto resulte, las baterías deben estar con un nivel alto de carga.

Recordemos que no es un vehículo híbrido enchufable, entonces la carga proviene de las frenadas regenerativas y cuando el vehículo va en marcha constante.

La sensación tras el volante es buena, y gracias a lo ágil que es el tren motriz, el desempeño de la transmisión CVT no se siente aletargado y lo podemos calificar de bueno.

La suspensión filtra muy bien las irregularidades del camino, y solamente nos podemos quejar de lo pronto que actúan los sistemas de control de estabilidad y de tracción cuando se circula por una carretera sinuosa con no muy buena superficie.

La CVT tiene una simulación de cambios manuales bien escalonados, que se accionan con movimientos basculantes de la palanca.

Por ahora hay que esperar al lanzamiento del nuevo Toyota RAV4 en Chile, pero al menos ya tienes una idea de lo que se nos viene. La duda que queda es si mantendrá su espectacular competitividad en precio, una de las razones de su éxito tan grande.

Alejandro Konstantonis recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos