Lanzamientos

Changan CS55 2019 en Chile, con foco en la consistencia

El nuevo integrante de la familia Changan sigue elevando el nivel de la marca, pero en un sub-segmento muy agresivo. Sin ser el mejor del segmento, si es uno de los más competitivos si consideramos todo lo que logra hacer de manera correcta.

Changan CS55 2019 en Chile, con foco en la consistencia

Changan, el año pasado, cumplió 10 años en el país. Y ahí estuvimos, para ser testigos de cuánta agua ha pasado bajo el puente. Desde el Changan Benni hasta el CS55, el cual fue destapado a modo de Avant Premiere, hay mucha historia y es bonito ver como una marca, se la jugó por seguir innovando y mejorar, en lugar de aflojar o retirarse del desafío. 

Pasaron algunos meses, hasta que llegó la hora de decirle hola al nuevo CS55, un producto que llega a un sub-segmento donde la pelea es francamente dura. Porque más arriba, uno puede definir por precio, por habitabilidad o equipamiento a sus rivales. Pero en el segmento B o C, el auto tiene que hacer un poco de todo, como buen crossover.

Y todos sabemos lo que pasa. O eres muy bueno en algo, o eres relativamente cumplidor en todo, pero sin destacar. Darle en el gusto a casi todos, no es fácil, pero no imposible y el CS55, sin ser un auto excelente, si es un auto muy bueno para el precio que se ofrece. Un "verdadero decatleta", como señaló Rodrigo Palma, Gerente de Changan, durante la conferencia, una frase que nos quedó dando vueltas y que le hace bastante justicia a este nuevo modelo.

El CS55 de dimensiones, es casi un auto del segmento C. De largo, por ejemplo, con 4.500 mm es prácticamente igual a un Mazda CX-5, contemplando, además, 1.855 mm de ancho, 1.690 mm de alto y 2.650 mm entre ejes, esta última, 30 mm más que su benchmark por ventas, el Nissan Kicks, que también juega la carta del espacio interior. Su maletero es de 475 litros hasta el techo.

De diseño, ya se sabe cuál es la opinión que se da en redes sociales, sobre el parecido de algunos modelos de Changan con los de Ford (Explorer) o los de Land Rover (Discovery). No los vamos a negar, pero aquí, en el CS55, hay un intento por salir un poco de aquello. No es el auto más llamativo entre sus rivales, más bien es sobrio y un tanto genérico, pero es moderno, elegante, robusto y muy bien proporcionado.

Su parrilla cuenta con algunos alveolos cromados, que ya empiezan a ser tendencia en varias marcas, desde su aparición inicial en el Mercedes-Benz Clase A de tercera generación. Los vemos en MG, los vemos aquí con Changan y los verán en varias otras marcas más. La parrilla también presenta el logo "alado" de Changan, que nos gusta mucho más que la parrilla con las letras, muy tosca. Abajo, hay dos focos LED de uso diurno, en forma de C, que marcan muy bien las esquinas y le dan identificación al auto. Las llantas son de 18" en todas las versiones, en acabado bitono.

En el perfil, nos encontramos con defensas plásticas, como buen crossover y el pilar C más grueso, ya una firma de Changan, pero que cuenta en la parte superior con una prolongación del perfil de las ventanas, lo que da una ilusión de "techo flotante", Atrás, los focos rectangulares se parecen a los del CS75, mientras que el parachoques posterior cuenta con dos salidas de escape falsas, pero que de lejos le juegan a favor a la estética del Changan.

Hacia el interior, destacan sus cómodos asientos y la acertada elección de materiales (suaves al tacto, con sensación de calidad), así como de diseño. Quizás los acentos rojos con las molduras imitación fibra de carbono, son un tanto sobreactuadas, pero mejor eso a un mar de negro. El espacio se agradece, en especial para las plazas traseras, que gozan de amplias puertas y buen espacio para las piernas. El asiento del medio es más duro en el respaldo, porque ahí va el apoyabrazos.

Por ahora, hay dos versiones, Comfort y Luxury. Ambas son prácticamente iguales, salvo por la disponibilidad de sunroof, tapicería de cuero, control crucero, seis parlantes, alzavidrios one-touch para conductor, el monitor de aire en los neumáticos y los Airbags laterales, a favor del más equipado. 

Por lo demás, las dos versiones, entre lo principal, cuentan con espejos eléctricos con defroster, maletero de apertura remota, luces LED de uso diurno, neblineros traseros, vidrios con filtro UV, climatizador, volante multifunción forrado en cuero, computador a bordo en pantalla LCD a color, sistema multimedia con dos puertos USB, bluetooth y panel táctil de 8", doble Airbag, anclajes ISOFIX, frenos ABS con EBD, freno de estacionamiento eléctrico, sensores y cámara de retroceso, control de tracción/estabilidad (ESP, TCS), control de descenso y asistente de arranque en pendiente.

En su apartado técnico, el CS55 es impulsado por un motor 1.5 Bluecore Turbo DVVT de 154 Hp y 225 Nm de torque, asociado a una transmisión manual de seis velocidades. Es el mismo motor del CX70 Turbo, pero mejorado con un turbo Honeywell de geometría variable, que sopla a 0,8 bar, que le da una sensación más progresiva de aceleración. Logra un consumo mixto de 12,5 km/l según el 3CV. Su dirección es de piñón y cremallera, pero asistida eléctricamente y en su eje posterior cuenta con un esquema multi-link semi independiente, que según notamos, le da un buen confort en ruta.

¿Qué nos gustó?

Del CS55 nos gustaron sus materiales interiores, la preocupación por los detalles, su ergonomía y su espacio. Esto será una carta importante a jugar si se le quiere poner como alternativa en el segmento. También sorprende su calidad de conducción, muy refinada. La dirección es muy directa y comunicativa, aunque algunos podrían encontrarla un tanto sensible. Está muy bien insonorizado y la suspensión es cómoda. Sin hacer maniobras bruscas, se carga con suavidad cuando tomamos curvas en velocidad y aunque claramente se balancea, no da ninguna sensación de inseguridad.

El hecho de que todas las versiones lleven ESP, TSC y ABS, lo hacen muy recomendable para familias. Y obviando su generoso equipamiento.

¿Qué no nos gustó?

El punto más bajo del Changan es su sistema multimedia. Primero, no tiene ni Apple CarPlay ni Android Auto, además de que cuesta parearlo vía Bluetooth con nuestros teléfonos. Aunque lo peor, es su poca legibilidad, puesto que es una pantalla muy inclinada, de poco brillo y donde se refleja toda la luz exterior. Es imposible mirarla. 

Esto fue conversado en la conferencia y nuevamente responde a la aversión de los chinos con respecto a tecnologías que no les son propias, como Google o Apple. Se está estudiando el tema y se verá según demanda, en un futuro, si se podrá implementar algo distinto y que pueda ofrecer una mejor conectividad.

Lo segundo, es la respuesta del motor en alta. Si bien en ciudad, tiene un agradable empuje, le cuesta recuperar cuando ya se lleva en velocidad y es necesario llevar el motor a tercera o cuarta para rebasar, Si eres de manejo tranquilo o urbano, no notaras nada (de hecho, en carretera va bastante desatorado, a 120 km/h bajo las 3.000 RPM) pero le falta ese "punch" de auto Turbo.

¿Qué se viene?

Falta el automático, lo sabemos, pero ya viene para mitad de año. Portará una unidad Aisin de 6 velocidades con modo Tiptronic y algo extra en equipamiento. Su precio debería estar entre $800.000 y $1.000.000 más sobre la versión Luxury.

“Changan ha logrado destacar en el mercado nacional con productos innovadores y de gran nivel, con el CS55 damos un salto mayor, con un automóvil de gran nivel en terminaciones, equipamiento, tecnología y confort. Invitamos a la gente a vivirlo y a experimentar el placer de conducir la nueva generación SUV de la marca”, señaló Rodrigo Palma, gerente de Changan Chile.

Los precios del CS55 son de $10.590.000 para el Comfort 6MT y de $11.790.000 para el Luxury 6MT. Hay disponible un bono de lanzamiento por un millón de pesos y un bono AMICAR de $600.000, por lo que los precios estarán aún más accesibles. La meta de Changan es poner como mínimo 60 unidades al mes en nuestras calles, aunque si les va tan bien como con el CX70, quizás las ventas sean mayores.

Lanzamiento Changan CS55 2019

Jorge Beher recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos