Test drive

Test Drive Mitsubishi Eclipse Cross, lo probamos en México

Un fuerte contendiente dentro del competido segmento de camionetas familiares.

Test Drive Mitsubishi Eclipse Cross, lo probamos en México

Quizá uno de los pecados de la marca que todos en su momento reprochamos fue el hecho de que se utilizara la nomenclatura de un icónico deportivo de los noventa y los dos miles para designarlo a un vehículo que nada tiene que ver con esto; y aunque posiblemente pudiéramos pensar que es una estrategia para posicionar a este nuevo SUV, déjenme decirles que aún si no tuviera este nombre, llegaría sin hacer mucho ruido a pisarle los talones a muchas camionetas que ya se encuentran bien plantadas dentro de esta ríspida competencia.

Es así como Eclipse Cross da inicio a un nuevo ciclo en la vida de la firma de los tres diamantes, pues tras la alianza realizada con Renault-Nissan, Mitsubishi tiene la oportunidad de enfilarse nuevamente y ofrecer algo más que su camioneta superventas, la L200.

Mitsubishi Eclipse Cross se coloca por sobre el ASX y por debajo de Outlander, participando de un segmento donde Mitsubishi no tenia participación alguna.

¿Pontiac Aztek, eres tú?

Hablando un poco de diseño podemos observar un frontal en forma de X que la marca denomina como “Dynamic Shield” y es muy similar a los anteriores autos concepto del fabricante. La parrilla con su respectiva insignia, recorre todo el frente para unirse con los alargados faros LED, mientras que debajo de ellos tenemos un gran inserto de cromo que termina por debajo de los faros de niebla que también son de gran tamaño y combinan muy bien con ese rostro afilado.

En los laterales tenemos líneas de diseño bien marcadas que comienzan por debajo de la cintura a la mitad de la puerta delantera y termina hasta la parte posterior, dando ese carácter musculoso que termina por realzar un poco la parte de atrás al unirse con la zaga, misma que varios han relacionado con la extinta Pontiac Aztek de los años 2000. Pero déjenme decirles que a mí se me figura más al diseño del Prius, en donde del medallón mayormente inclinado sobresalen los focos traseros para ofrecer un toque más “futurista” por llamarlo de alguna manera.

El exterior, sin duda, es la parte más controvertida de este SUV y seguramente es algo que amarás u odiarás. ¿De qué lado estás tu?

Motor turbo

Este SUV está impulsado por un motor 1.5 Turbo MIVEC de 147 Hp y 250 Nm de torque, asociado a una transmisión manual de 6 velocidades en el modelo base y a una transmisión CVT en las restantes, con levas al volante en los modelos RS.

Exterior controvertido, interior equipado.

Puertas adentro notamos un interior armónico y bien logrado, con un armado mucho más bueno que la selección de materiales. El 80% de él está compuesto por plásticos rígidos en combinación con insertos simil aluminio cepillado para resaltar detalles como la consola central, salidas de aire acondicionado, el contorno del sistema multimedia (de instalación local), cuadro de instrumentos, palanca, volante y paletas de cambio, así como en las manijas de apertura de las puertas que también incorporan detalles en imitación fibra de carbono, que no se ven mal, pero a mi gusto sobran un poco.

La pantalla es de 7 pulgadas que se puede manipular de forma táctil o mediante el TrackPad Controller que localizamos a un costado de la palanca de cambios (la versión de entrada no cuenta con él), la resolución del display es bueno, pero de acuerdo a las dimensiones de la camioneta quizá se hubiera podido optar por uno ligeramente más grande, además de considerar incluir una perilla para subir o bajar el volumen y como hemos mencionado en muchas ocasiones se pueda eficientar esta tarea, independientemente de ello funciona de forma adecuada y ofrece conectividad Apple CarPlay y Android Auto para enlazar tu smartphone y proyectar los mapas del celular, aunque no está disponible para la versión de acceso.

Ahora, debemos recordar que este equipamiento no se incorpora en Chile. En nuestro pais, en especial para esta versión más equipada, Mitsubishi ha optado por un sistema multimedia de instalación local, con pantalla tactil y soporte para Apple CarPlay y Android Auto. Este es el mismo sistema multimedia, que han incorporado en otros modelos.

A modo de resumen, Mitsubishi ofertará, tres niveles de equipamiento. Las versiones RX ofrecen climatizador, alzavidrios y espejos eléctricos, luces LED DRL, apagado automático de luces, asientos traseros desplazables, computador a bordo, sistema de audio con pantalla táctil a color, cámara de retroceso, puertos USB y AUX, bluetooth y volante multifunción.

Los dos siguientes niveles corresponden a la versión RS, con diferencias de equipamiento entre la versión 4x2 y 4x4, siendo esta última, menos equipada que la otra. Esta versión añade a la variante RX, climatizador dual, Head-Up Display, freno de estacionamiento eléctrico, asientos de eco cuero con calefacción, volante de cuero, sistema de iluminación LED con lava focos, espejos plegables eléctricamente, vidrios traseros tinteados, control crucero y un sistema multimedia de instalación local con soporte para Apple CarPlay y Android Auto. El modelo RS 4x2 pierde los asientos de eco cuero con calefacción, pero gana control crucero adaptativo y el sunroof panorámico.

Seguridad

Garantia de seguridad y siendo uno de sus atributos más fuertes, Eclipse Cross tiene cinco estrellas en las tres pruevas de NCAP a las que fue sometido, la europea, la latinoamericana y la asiática. Además, en todas sus versiones, de serie equipa siete airbags, frenos de disco en las cuatro ruedas con ABS y EBD, control de tracción, control de estabilidad e ISOFIX. Las versiones RS agregan sistema de mitigación de colisión frontal y radar de punto ciego.

Manos al volante

Al mencionar que este SUV tiene una transmisión CVT quizá puedas no estar del todo de acuerdo, ya que este tipo de caja suelen tener un desplazamiento un poco lento y responder de forma retrasada ante la exigencia de velocidad al presionar el acelerador; déjame decirte que pensé lo mismo que tu por lo que me dispuse a ser cuidadosa al momento de realizar incorporaciones a vías rápidas, pero he de reconocer que me sorprendió la capacidad de aceleración que tiene gracias a su motor turbocargado, pues a pesar del peso que es de una tonelada y media y de la mala fama que tienen las transmisiones continuamente variables, ésta realmente convence al usuario con una buena impresión de manejo pese a las limitantes que pudiera tener, pero también hay que reconocer que en ocasiones debemos hundir el pie en el acelerador para obtener una mejor respuesta del motor.

La suspensión trabaja de buena manera, cosa que se agradece en situaciones de manejo como las de la tortuosa Ciudad de México, pues lo hace con la debida suavidad al caer en imperfecciones del camino, un buen punto a destacar si conduces en este tipo de condiciones todos los días. La dirección es suave, apunta muy bien pero lamentablemente no se siente muy precisa al momento de girar en altas velocidades, aunque, bueno, hay que destacar que un vehículo como éste no está pensado para una conducción entusiasta, además de que las asistencias entrarán de inmediato para ejercer el control y estabilidad necesarios si así lo requiere la ocasión.

El espacio para albergar a cinco ocupantes resulta suficiente y se viaja confortablemente en todo momento, la banca trasera es reclinable hasta 20 centímetros, lo que ayuda al realizar viajes largos en carretera con estancias prolongadas dentro del vehículo, aunque si llevas el maletero repleto de cosas lo mejor es no reclinar los respaldos, ya que sacrificarías un poco el espacio de carga.

 

Con todo esto Eclipse Cross proyecta un enfoque mas urbano y hablando de rendimiento nos entregará unos fabulosos 10 km/l en ciudad y 13 km/l en ciclo combinado, hay que aclarar que esto depende mucho de los hábitos de manejo y las condiciones de tránsito, esta cifra solo expresa un aproximado en donde no se cuidó para nada el consumo pero tampoco estuvimos exigiendo demasiado al motor.

Conclusiones

Eclipse Cross es un crossover muy competente en el mercado y que afortunadamente prioriza lo importante. Tiene un motor relativamente agil para su proposito, mucha seguridad de serie y un estilo propio, a precios razonables, eso si no te vas por los modelos más equipados, claramente muy cercanos a los valores de un Outlander o al de otros modelos más competentes. 

Sin embargo, tendras que saber ver más alla de su extraño portalón de doble cristal y su nombre, que roba de la herencia de un recordado coupé con historia propia en la marca de los diamantes y al cual se le asocian otros valores, lejanos a los de un crossover como este y que empañan las expectativas que puedes formarte de este auto, que no es precisamente el más deportivo, tanto por motor por como se comporta en carreteras sinuosas.

Astrid Zapata recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos