Automovilismo

Adiós al WRC, bienvenido Rally1

La FIA oficializó muchos de los cambios que tendrá la máxima categoría del rally mundial desde 2022 en adelante.

Adiós al WRC, bienvenido Rally1

Con los motores de prácticamente todas las categorías del motorsport mundial apagados por causa del Coronavirus, algunos medios han comenzado a adelantar futuros cambios en las normativas técnicas y deportivas, pensando en los campeonatos del futuro. Uno de ellos es el Mundial de Rally, que como se sabe, prepara una etapa completamente nueva desde 2022.

Lo más relevante es que se acabará la denominación World Rally Cars (WRC y WRC2) para los autos más potentes y para las series de constructores oficiales. Desde 2022 asumirán los nombres Rally 1 y Rally 2. Eso sí, el campeonato en su totalidad mantendrá el nombre WRC (World Rally Championship). Cosas de la FIA.

Ya se sabía con antelación que desde ese año los autos serán híbridos. Ahora, sabiendo que algunas marcas como Citroën se han retirado de la competencia y no asumirán el reto de la electrificación, la FIA está buscando la mejor forma de hacer viable un campeonato de constructores, y la premisa parece ser abaratar los costos de desarrollo.

Por supuesto que los autos mantendrán los actuales niveles de potencia (3,1 kilos/Hp) y la apariencia agresiva con que cuentan hoy, pero se simplificará su construcción y se compartirán muchos componentes con los autos de Rally 2, haciendo que su costo de desarrollo baje consistentemente. 

Cada marca tendrá libertad para elegir su diseño de carrocería, pero se eliminan muchas de las canalizaciones de aire internas brindan ventajas aerodinámicas y se simplifica toda la parte trasera de los vehículos. Así, no habrá tanta diferencia entre un nuevo Rally1 y los actuales Rally2.

Mecánicamente, los autos mantendrán la tracción total y usarán cajas secuenciales de cinco cambios. Uno de los camyores cambios será la eliminación del diferencial central para pasar a uno más simple. Y sólo se permitirán seis juegos de transmisión por auto al año.

También se simplificarán los amortiguadores, los bujes y las barras estabilizadoras, y habrá sólo una especificación de suspensiones para todos los autos. 

Como ya se sabía, todos modelos deberán integrar un sistema de propulsión híbrido que sea capaz de operar de manera 100% eléctrica cuando los autos estén en zonas de enlace y crucen las ciudades y zonas urbanas. Para las etapas cronometradas, estos sistemas proveerán energía adicional a los motores de combustión.

En una primera fase, entre los años 2022 y 2024, todos los autos equiparán elementos comunes para el hardware, las baterías y el software, de manera de controlar los gastos. Ya a partir de 2025 se sumarán sistemas de regeneración de energía y se permitirá libertad técnica para que cada fabricante equipe sus propios desarrollos.

Marcelo Palomino recomienda

¿Qué opinas? Cuéntanos