Novedades

Los mejores juegos de auto de PlayStation tras 25 años

Sí, lo sabemos, fue el año pasado cuando la consola de Sony cumplió un cuarto de siglo, pero aun así, considerando el anuncio de PS5, es un buen motivo para revisar cómo a lo largo del tiempo se forjaron indelebles títulos y franquicias relacionadas con los autos y la velocidad.

Los mejores juegos de auto de PlayStation tras 25 años

A lo largo de la historia de la consola de videojuegos PlayStation de Sony, te sorprenderá saber que el juego más vendido en la historia de cada una de sus generaciones ha estado relacionado con autos.

Con la primera PlayStation fue Gran Turismo, franquicia que se ha mantenido en el Top 10 de ventas de la consola a lo largo de toda su vida, y que cambió por completo lo que se entendía por un videojuego de autos y carreras. Con el resto de las PlayStation, a partir de PS2, ha sido Grand Theft Auto, que no es un juego exclusivo de autos, pero que aún así es un fuerte componente dentro de su mecánica, y que para muchos, en su última iteración, es el mejor videojuego de la era moderna.

Y con la inminente llegada de PlayStation 5, para la cual ya estoy ahorrando, es bueno hacer un repaso por algunos de los más importantes juegos que nos ha dejado PlayStation en estos 25 o 26 años de vida. Algunos de estos también estaban disponibles en otras consolas o en PC. Los mejores pasaron a ser verdaderas franquicias y, de seguro, tienes los mejores recuerdos con varios; horas de juego pegados a la pantalla, pasándolo increíble con amigos, botando las ganas de correr, imaginando quizás el auto de tus sueños, emulando a tus pilotos o personajes favoritos y también, aprendiendo mucho.

¡Riiiiiidge Racer! Un clásico de clásicos, dentro de los arcade. Referencia absoluta para muchos juegos que vinieron después.

La original "gris" de Sony se lanzó en Japón con un veloz y clásico Ridge Racer, producido por Namco y portado tras una exitosa edición para máquinas de arcade. Tan simple como los juegos de esa época, consistía en correr lo más rápido que pudieras antes de que se acabara el tiempo. Sus carreras en las montañas están inspiradas por la cultura del drifting, algo que el mismo presidente de Namco de la época hacía en su tiempo libre. Como no tenían acceso a licencias, los autos eran de fantasía, pero en su época fue considerado el mejor arcade de autos por sus graficas en 3D, superando a su rival de Sega, el también conocido Daytona USA. Hoy en día, Namco fue absorbido por Bandai y Ridge Racer ya no es lo mismo que fue en sus 10 o 15 años. Probablemente para varios, Ridge Racer Type 4 o Ridge Racer V son los más entrañables.

Driver, asi como Need For Speed, demostrando nuevamente que no hay nada más emocionante que arrancar de la policía... virtualmente, por supuesto.

Un juego muy interesante de PlayStation es Driver, lanzado en 1999 y que parecido a los primeros Grand Theft Auto, te pone al volante para cumplir ciertas misiones que son entregadas en una grabadora, y las cuales tú tienes que aceptar. Eres un policía encubierto en los setenta y tienes que descubrir los planes de una organización delictual, solo para darte cuenta que tu jefe está detrás de todo. Su mecánica evolucionó en Driver 2, con mejor gráfica y con la posibilidad de poder salir del auto y robar otro, tal como Grand Theft Auto. Sin embargo, el hecho de usar graficas 3D y la llamativa particularidad de ser un juego de mundo abierto (una ciudad donde no está prefijado el camino desde el punto A al B) incluso hizo que GTA para su tercera edición cambiara su diseño y concepto. Fue así de influyente.

Grand Theft Auto III, al fin en 3D.

Ahora, Grand Theft Auto creció mucho a partir de Driver y por hoy es una enorme franquicia, con juegos en todas las consolas, no solo en PlayStation. Grand Theft Auto, eso sí, es un juego más adulto, que toca muchas temáticas ligadas con el mundo clandestino, violencia, cultura pop, aparte de contar con una sana cuota de humor. Los autos siguen siendo protagonistas, e incluso algunos de estos modelos ficticios (basados en autos reales) ya tienen su propia fama ganada. Ambos juegos cuentan con persecuciones de policía y daños en los autos. 

Colin McRae Rally, realmente adictivo y bien resuelto para su época.

Pero volvamos a las carreras. Juegos de rally hemos visto por montones, pero no habrá como los dos primeros Colin McRae Rally, cuyas graficas en 3D, tutoriales, autos licenciados y etapas en distintos países, nos permitían sentirnos como un verdadero piloto. Los autos se ensuciaban y se destruían, mientras el tiempo y la mecánica del juego imitaba fielmente al WRC, con mantenciones entre etapas, tutoriales de manejo en barro o nieve y celebraciones en el podio. Similar a estos es V-Rally y V-Rally 2.

Sí, ese paisaje es Chile, en WRC 8.

Hoy el espíritu de los juegos de rally reside en DIRT, el sucesor de Colin McRae y la saga WRC, que es el juego oficial del mundial de rally, con las etapas y los autos del campeonato vigente, un exigente manejo y graficas de temer. En el caso de DIRT, incluso tienes que administrar tu equipo y esto significa ganar carreras y dinero, cumplir con los requisitos de tus sponsors, renovarles contrato a tus mecánicos y mejorar tu infraestructura para ir escalando en los campeonatos. Si pinchas un neumático debes bajarte a reponerlo, si rompes las luces te quedas sin ver nada en la noche. Lo mismo podemos decir del juego oficial del Dakar, el que de seguro debe ser tan duro como la misma prueba.

El Need For Speed del pueblo. Cambiamos los Lamborghini, Porsche y Ferrari por un Ford Focus y un Peugeot 206. 

Una franquicia enorme nacida en PC, pero también disfrutable en PlayStation, es Need For Speed. Nacido como un arcade con supercars y carreras tipo torneo o campeonato, no solo nos permitía disfrutar de los mejores y más exóticos autos del momento, sino que también aprender mucho de ellos, con fotos, imágenes, videos y fichas técnicas, algo que fue desapareciendo conforme el juego fue cambiando a través de los años.

La música techno, las carreras en lugares ficticios del mundo y los concept cars, así como las persecuciones policiales, dieron pie al mundo del tuning, culpa de Rápido y Furioso. Yo siempre seré un viudo de los primeros Need For Speed (como el Hot Pursuit original o el High Stakes), pero para muchos, el mejor juego es el Underground 2, donde corres de noche, te entretienes personalizando tu auto con accesorios chulos y compites en distintas categorías. Tanto el Need For Speed Underground 1 y 2, como los siguientes, Most Wanted y Carbon, se formaron en mundos urbanos abiertos y contaban con una trama como hilo conductor.

Una leyenda. El icónico Lamborghini Diablo SV, el auto estrella de Need For Speed III y uno de los más emblematicos de toda la saga, ha vuelto en los juegos más nuevos.

Un rival de peso para Need For Speed fue el Midnight Club, quienes aún muchos sostienen, es mejor en cuanto a personalización y entretención. Hoy en día, Need For Speed es mucho más que un juego, incluyendo contenido online bajo el blog de Speedhunters y juegos que siguen en el tenor de aquellos nacidos en la época del tuning, aunque con tramas y personajes mucho más desarrollados, altísima personalización, efectos climáticos y en algunos casos también guiños a los viejos Need For Speed con los que crecimos.

Vale destacar que gracias a Need For Speed pudimos cumplir el sueño de manejar autos que hoy son muy apetecidos: BMW M5, Mercedes CLK-GTR, Lamborghini Countach y Diablo, algunos conceptuales de Italdesign, Ferrari, Corvette, Porsche, Jaguar, Ford, Lotus o Aston Martin, todos tuvieron su espacio. Hoy eso se mantiene y muchos jugadores más jovenes recordaran a los McLaren, Pagani y Koenigsegg de los juegos de hoy.

Crash Team Racing, remasterizado con gráficas modernas. Pero es tan entretenido como el original.

Como todas las consolas, cada casa tenía su mascota basada en algún juego de plataformas. Nintendo tenía a Mario, Sega tenía a Sonic y Sony... Sony no tenía a nadie, pero Crash Bandicoot terminó prácticamente por ser considerado una mascota no oficial de la consola. Y así como existió Mario Kart, también existió Crash Team Racing, que para varios resultó ser mejor que Mario Kart. Es probablemente uno de los juegos de carreras más entretenidos de PlayStation, con pistas bellísimas y una jugabilidad muy completa, incluyendo power-ups, derrapes, entre otros. Recientemente, la saga Crash Bandicoot fue remasterizada para PS4, incluyendo a Crash Team Racing, juego que además ha incluido a su secuela menos querida, Nitro Kart y que fue mejorada con desafíos online, nuevas pistas, más personajes y mucha personalización, todo con una gráfica artísticamente espectacular que pule el buen trabajo ya hecho con el original.

La sensación de velocidad de Burnout 3 era algo único. Y pocos juegos tienen un modelado de daños tan espectacular.

Si te gustan los choques, los Twisted Metal o Carmageddon son enormes juegos que, de solo mencionarlos, me recuerdan a las películas de Death Race. Pero probablemente el mejor de todos, o el más frenético es Burnout 3 de PS2. Porque no hay nada más entretenido que una carrera a toda velocidad esquivando autos y chocando a tus rivales. Burnout 3 incluso tenía un modo estilo "Matrix" para ver en cámara lenta los choques y los "combos" que obtenías por aquello. Incluso la banda sonora era de lo mejor.

Gran Turismo 3 originalmente se iba a llamar Gran Turismo 2000 y practicamente iba a ser una versión remasterizada de GT2 para PS2. El proyecto fue mucho más ambicioso y creció. Un juego histórico para la segunda generación de la PlayStation, incluso con un impacto mayor que GT4, que para muchos es el mejor de todos los Gran Turismo.

Y claro, llegamos a los simuladores o a los juegos de autos con un componente más realista. Gran Turismo cambió por completo todo, incluso fomentando el furor por autos japoneses en otros mercados. Su dinámica de manejo, su gráfica, la inclusión de autos usados o piezas, lo transformaron en un referente único de las capacidades de PlayStation. No por nada, con cada debut de la consola, aparece algún teaser de Gran Turismo demostrando el potencial técnico del hardware de Sony. Con el tiempo, Gran Turismo fue creciendo, incorporando pistas reales, autos de rally, más modificaciones, modo de fotografía, repeticiones que parecen salidas de la televisión, autos de carrera licenciados y hasta contenido patrocinado o apadrinado por mentores, como misiones relacionadas con Top Gear, Ayrton Senna o tiempos de vuelta marcados por Lewis Hamilton. 

El impacto de Gran Turismo fue tal, que ha permitido ser una herramienta de marketing para muchas marcas de auto. Algunas han participado del programa GT Vision, con conceptuales que han dejado su status de maqueta y han podido ser jugables. Además, con GT Sport, Gran Turismo se ha tomado el mundo de los e-Sports, teniendo una homologación oficial con la FIA.

Assetto Corsa, casi indiferenciable de la realidad.

Pero, hay alternativas: simuladores más técnicos que Gran Turismo como Assetto Corsa, más intermedios como Project Cars y más arcade como Driveclub, todos disponibles para PS4. Y claro, para los amantes de la F1 están los juegos oficiales de la máxima categoría del automovilismo, los que te advertimos, son muy exigentes. Para todos estos juegos, es muy recomendable tener un volante y unos pedales.

No quiero extenderme mucho más. Hay muchos juegos que quedan en el tintero (Test Drive, TOCA) y claro, todos tienen su preferido. Lo interesante será pensar en los juegos del mañana. Siempre tendremos algún Need For Speed o Gran Turismo, pero con el realismo y la potencia que puede entregarnos PS5, el potencial es enorme, mientras los programadores no se olviden que un juego es mucho más que la gráfica y el sonido. Si el juego no es novedoso, no entretiene o no aporta, no lo vamos a recordar.

¿Y tú? ¿Cuáles son tus juegos preferidos de autos? ¿O eres más de PC, Nintendo o Xbox?

Jorge Beher recomienda