Motos

Indian usa el grafeno en sus nuevos sillines con sistema ClimaCommand

Esta tecnología podría implementarse a futuro en otros usos, más allá de las motos. Simplemente muestra las enormes ventajas que ofrece el grafeno como material.

Indian usa el grafeno en sus nuevos sillines con sistema ClimaCommand

Muchos se hacen la idea de que los asientos calefaccionados son propios de los autos de lujo, sin embargo, en las motos también está presente esta tecnologia. Y claro que se necesita, puesto que uno va mucho más expuesto al clima. 

Pero Indian no se quedó de brazos cruzados y decidió innovar un poco más con sus sillines, implementando el sistema ClimaCommand, que ofrece calefacción y refrigeración de manera independiente tanto al conductor como al pasajero.

La fórmula tiene como elementos estructurales un módulo termoeléctrico, que evacua el calor, y un sistema de conductos encargado de enfriar la butaca. Sin embargo, la gran novedad ha sido la introducción del grafeno, un material que optimiza la distribución de la temperatura, al calentarse o enfriarse según la necesidad del usuario.

“Todas esas características hacen de esta tecnología la más efectiva de la industria, que había basado todas sus innovaciones en el principio de la convección”, destacó el brand manager de Indian Motorcycle Chile, Matías Meza.

Una innovación crítica de ClimaCommand es que produce una superficie fría al tacto, en lugar de simplemente conducir el aire fresco a través de perforaciones en la superficie del asiento.

"A pesar de todos los avances en la climatización de los asientos, hasta ahora no existía una solución que eliminara la incomodidad de conducir en días calurosos”, sostuvo el vicepresidente de Piezas, Prendas y Accesorios en Indian Motorcycle, Ross Clifford. “Con ClimaCommand, nuestro equipo de ingeniería resolvió definitivamente ese problema. La tecnología termoeléctrica combinada con material de grafeno es realmente un cambio de paradigma”, añadió.

Para moderar el frío y el calor por conducción, un módulo termoeléctrico ubicado dentro del asiento regula directamente la temperatura. A través del módulo termoeléctrico, se aplica electricidad a una pieza de grafeno, lo que hace que una cara absorba calor y la opuesta lo disipe. Al invertir el flujo, las temperaturas se alternan.

El grafeno es un nanomaterial creado a partir de átomos de carbono al 100%, atributo que garantiza que el calor o el frío se dispersen por todo el asiento.

Tanto el conductor como el pasajero contarán con controles independientes en tres niveles: bajo, medio y alto.

 

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas