Industria

Mitsubishi sacrifica al Pajero para palear su crisis y anuncia su nueva planificación comercial

Aunque el Pajero (o Montero como le conocemos) ya había sido descontinuado en Japón, la planta de Gifu seguía produciendo para el mercado de exportación. Esto se acabará el próximo año, cuando la planta cierre sus puertas.

Mitsubishi sacrifica al Pajero para palear su crisis y anuncia su nueva planificación comercial

Mitsubishi no la ha tenido fácil, ni siquiera siendo parte de la alianza con Renault y Nissan. Según un informe comercial reporteado por la agencia Reuters, la empresa de los diamantes está anticipando perdidas operacionales cercanas a los 1.33o millones de dólares hacia marzo del próximo año. Esto, incluso activando su plan de reducción de costos denominado "Small but Beautiful", el cual consistirá en achicar su fuerza de trabajo y sus cifras de producción, así como el cierre de algunos concesionarios y su salida de algunos mercados como el europeo, todo para reducir sus costos de operación en un 20% de aquí a dos años. Con el Coronavirus, la pista para Mitsubishi se ha puesto muy pesada, lo que significa tomar medidas drásticas.

Y una de esas medidas incluye a uno de los modelos más emblemáticos de la marca, el famoso Montero, o Pajero, como se le conoce en diversos mercados. Su más vigente generación salió al mercado el año 2006 y desde entonces, salvo por un par de facelifts, no ha sido modificado en lo absoluto. Su producción terminó el 2018 para la versión de tres puertas y el año pasado, la planta de Gifu dejó de producir modelos para Japón, marcando así el inicio del fin de este modelo. Pero Mitsubishi ha señalado que la histórica planta, la cual se denomina Pajero Manufacturing, cerrará sus puertas, significando el fin del Pajero/Montero para los mercados internacionales.

Esta planta no solo fabrica al Pajero, sino que también al furgón Delica y algunas partidas de Outlander, las cuales serán transferidas a la planta de Okazaki.

Muchos modelos de Mitsubishi siguen el camino del Montero o del ASX, luchando con facelifts por no morir, como el caso del nuevo Mirage, presentado en Tailandia.

La estrategia de Mitsubishi, en resumen

La marca actualmente concentrará sus esfuerzos en mercados como Latinoamérica (Chile, Perú) y el Sudeste Asiático, así como África, Asia, Oceanía y algunos mercados árabes que es donde Mitsubishi tiene su mayor fortaleza gracias a modelos como la camioneta L200, la cual será renovada completamente el 2022, y el monovolumen Xpander, aparte del rol de Montero Sport/Pajero Sport como SUV de posicionamiento.

En Japón habrá reestructuración de plantas y producción, mientras que en China buscarán socios para diversificar su participación, tomando como punto de partida las alianzas que tienen con GAC, con quienes fabricarán un nuevo SUV eléctrico el próximo año. En Europa, por temas de emisiones y de estrategia, se ha congelado el lanzamiento de modelos nuevos, lo que significa que Mitsubishi solo venderá lo que tenga en stock y desaparecerá lentamente de dicha región. Es curioso, puesto que la Outlander PHEV (próxima a renovarse entre 2021 y 2022) es el SUV híbrido más vendido de Europa.

Por el lado de la alianza, Mitsubishi buscará meterse al mercado de comerciales de Australia con la ayuda de Renault (como ya vimos con la nueva Express) y en Japón, reforzará la alianza con Nissan para el mercado de kei-cars, que es el negocio más potente de autos para ese mercado. Habrá más sinergias en el negocio OEM, lo que significará una reducción de costos en piezas.

Jorge Beher recomienda

Cuéntanos que opinas