Vende tu auto
Autos clásicos

Lamborghini Countach, el superdeportivo que hizo soñar a generaciones, celebra 50 años

Su extravagante y futurista estilo, junto a su poderoso motor V12, lo transformaron en un verdadero ícono que trasciende el mundo automotriz

Lamborghini Countach, el superdeportivo que hizo soñar a generaciones, celebra 50 años

Exactamente un 11 de marzo de hace 50 años, debutó en el marco del Autoshow de Ginebra el espectacular Lamborghini Countach LP500, un prototipo futurista que se robó el show y de inmediato se convirtió en éxito inmediato. Tanto que la marca se animó a llevarlo a producción de inmediato.

Como dato interesante, el Countach fue develado en el stand de Carrozzeria Bertone y la decisión se debió a que en el stand de Lamborghini se develó el modelo más reciente de la marca, el Miura SV.

El Countach LP500, cuyo código interno de proyecto era LP112 (donde las siglas LP significan Longitudinale Posteriore, en relación a la posición del bloque V12), era muy distinto del Countach que finalmente salió a producción. Mientras el prototipo tenía una plataforma de chasis, el modelo final optó por una arquitectura tubular y el motor era de 4,971 cc, una mecánica única.

Los icónicos trazos del Countach, que se mantienen vigentes hasta ahora son obra de Marcello Gandini, director de diseño en Carrozzeria Bertone en aquel momento. Fue Gandini quien concibió las puertas con apertura de tijera, que hasta hoy caracterizan a los modelos V12 de la firma italiana.

La historia del nombre

El nombre Countach proviene de un dialecto de la región de Piamonte en Italia. La palabra, segun se sabe (Contacc lo escriben en Piamonte) es una expresión de asombro, aunque con una connotación algo popular (o vulgar dirian algunos).

Hay varias historias con respecto a este nombre, incluyendo la de un granjero, quien se dice descubrió al prototipo en un granero y exclamó dicha frase. Tal historia llegó a oidos de Gandini, que es originario de Piamonte y convenció a Nuccio Bertone, Ferruccio Lamborgini y Paolo Stanzani (el ingeniero en jefe) de utilizar la palabra para nombrar al vehículo.

Sin embargo hay una segunda historia, contada por el reconocido ex piloto de pruebas de Lamborghini, el mismísimo Valentino Balboni, a quien la historia le fue contada por el mismo Stanzani varias veces.

Según Balboni, el granjero no era un granjero, sino que un guardia de seguridad encargado de escoltar a Stanzani junto a Bob Wallace (en ese entonces, piloto de pruebas de Lamborghini) a un galpón en Turín para conocer la primera maqueta de madera del prototipo. En dicho lugar estaría esperándolos Nuccio Bertone, sin embargo, un accidente en la ruta, les significó un enorme retraso, por lo que Bertone se fue a su casa.

Así que, el guardia, junto con Stanzani y Wallace entraron a esta habitación privada. El guardia encendió la luz y al ver la maqueta por primera vez, exclamó ¡Countach!

Stanzani le preguntó al guardia que significaba aquella frase y bueno... de ahí se conoció lo que significaba.

Y la tercera historia, la cuenta Marcello Gandini, quien narra que cuando trabajaban hasta tarde en los prototipos de la marca, "echaban la talla" para mantener el buen ánimo y tenían un trabajador de Piamonte, quien usualmente decía el modismo "Countach". Bob Wallace, que era inglés, trató de emular esta recurrente expresión en su propia fonética anglosajona, lo que resultó en la variación de Contacc a Countach. Y como pegó tanto, uno de los trabajadores sugirió que ese podría ser el nombre del auto.

Luego del éxito conseguido en Ginebra, Bob Wallace, piloto de pruebas de Lamborghini utilizó el Countach pero con un motor 4.0 litros bastante más fiable para hacer las pruebas necesarias para el desarrollo del modelo de producción. Posteriormente, la historia de esta unidad llegó a su fin en 1974, cuando fue utilizada para las pruebas de impacto que servirían para homologar el modelo de producción.

De 1974 a 1990 se produjeron 1.999 unidades del Countach y además de haberse convertido en póster por excelencia en el cuarto de cualquier adolescente fanático de los autos, permitió a la marca superar los años de crisis más difíciles de su historia.

Rubén Hoyo recomienda

Cuéntanos que opinas