Vende tu auto
Novedades

Supercar Storage Santiago ya inició operaciones y fuimos a conocerlo

El primer proyecto de "boveda" y "custodia" de autos exclusivos en Chile es una realidad y fuimos invitados a conocer las instalaciones.

Supercar Storage Santiago ya inició operaciones y fuimos a conocerlo

Durante enero del 2021, nos llegó a nuestro correo una singular presentación acerca de un ambicioso proyecto llamado Supercar Storage Santiago. Este servicio es pionero en la región (y obvio, único en Chile) el cual ofrece la custodia y protección de autos exclusivos: superdeportivos, exóticos, clásicos y autos de colección. Para hacerlo más sencillo, es como una gran caja fuerte de autos, donde se les cuida y mantiene en las mejores condiciones.

¿Por qué alguien querría que otro les cuide el auto?

Hay muchos factores, los cuales ilustré en una historia (que parece broma, pero es anécdota) en mi reporte inicial sobre Supercar Storage Santiago. Se personalmente de historias de horror con autos de colección, donde muchos terminan abandonados o acumulados en galpones fuera de la ciudad o en estacionamientos privados de hoteles. En algunos casos pones en riesgo la "salud" del auto y en otros casos su seguridad. Hay quienes no tienen más espacio en sus casas o no quieren que se sepa que tienen autos exclusivos, sea por motivos de inversión o para no ostentar. Y los autos de este tipo son más delicados, requieren cuidados especiales.

Después de que recibimos y publicamos aquella historia, ha pasado más de un año, hasta que fuimos contactados por Paulina Vega, encargada de comunicaciones de Supercar Storage (SCS) para visitar este lugar. El único compromiso al que accedimos fue de no revelar la ubicación exacta del lugar, así que solo podemos decirte que está en el sector de La Dehesa, cerca del concesionario de Kaufmann (Mercedes-Benz) y el Mall Portal La Dehesa, en el subterráneo de un edificio.

La experiencia Supercar Storage

Creo que esta es de las pocas veces que me enfrento a un edificio con tantos pisos subterráneos. Además, estos estacionamientos cuentan con varias barreras electrónicas de control y guardias. Esto significa que llegar al último nivel requiere de paciencia. Llegado al último piso, me encuentro con un portón metálico que parece sacado directamente de una caja fuerte, con un citófono y una barrera. Tras anunciar mi llegada, se me solicitó ubicar el auto entre la barrera y la puerta. Solo cuando estás en ese espacio y la barrera haya bajado, el portón procederá a abrirse. No voy a negar que en una fracción de segundos pensé en James Bond, en Batman, Toretto y hasta en la secuencia de puertas del Super Agente 86.

Se abre el portón y mi Exeed VX (puedes ver más del Exeed en nuestro canal de YouTube) se abrió paso entre dos hileras de autos completamente tapados. Por lo ajustadas de las fundas, era imposible no tentarse a adivinar de que autos se trataban. Los Porsche son los más reconocibles, pero si tienes buen ojo, podrías discriminar de que versión se trata cada uno. Al final, un pasillo iluminado deja ver una oficina completamente acristalada, tres autos en exhibición y una sección completa de detailing. Fue ahí donde me reuní con Paulina, Jorge Rosas, jefe de Servicio de SCS y Rodrigo Ormeño, socio y gerente general de SCS. A un costado se encontraba Agustín, el detailer privado de SCS corrigiendo la pintura de una Ferrari FF.

La oficina

Esta oficina (es algo así como un club room, con cafetería) es un lugar fantástico. Todo es bastante sobrio, en parte por los acabados de concreto de las paredes, pero que contrastan con los sillones de cuero, los autos a escala, los cuadros y los libros. Al fondo, la estrella de este lugar, un espectacular Porsche 911 GT3 (996, pre facelift) se roba toda la atención. Con Rodrigo nos pusimos a conversar del GT3, de su importancia dentro de la historia del 911 y eso decantó en que esta visita pasara de ser algo periodístico a... bueno, lo que hacemos todos cuando nos juntamos entre amigos a hablar de autos.

El estacionamiento

Después de revisar cada cuadro y cada auto, además de hacer una visita express por un par de oficinas de seguridad, salimos nuevamente al estacionamiento. Aquí es donde yo, para que no crean que fui solo a mirar autos, les voy a contar que el lugar tiene capacidad para custodiar 200 automóviles en 6.000 metros cuadrados. Además, cada auto tiene su propia funda (o pijama) hecha a medida, un enchufe para mantener las baterías (su mamadera) y una ficha técnica digital donde se registra todo lo que ocurre con cada auto. El lugar está climatizado a una temperatura controlada de entre 18-20 grados, con humedad controlada y recirculación de gases. Incluso, la zona de detailing tiene tratamientos que reducen el uso de agua y también para que esta, cuando sea necesaria, escurra sin inundar o mojar fuera de la zona de servicio, problemas que parecen tontos, pero que son complejos de tratar en un subterráneo.

Cada auto tiene su propia rutina de cuidados y revisiones. Algunas son más preventivas y otras son un poco más largas, incluyendo -con permiso del dueño- poder mover el auto para recircular la grasa, los fluidos y los neumáticos. Si algún auto presenta problemas, SCS tiene alianza con tres talleres privados y certificados, con especialidad en este tipo de autos.

Otro servicio que se realiza aquí es el de detailing, como ya mencionábamos. Hay muchos autos que ingresan a SCS como parte de un proyecto, así que es normal que quieran terminarlo en estas instalaciones, restaurando su pintura, manteniendo todos los cueros y gomas en perfecto estado o protegiendo la pintura con la aplicación estratégica de películas plásticas.

La comunicación es clave con los dueños y por eso es que este lugar busca ser un espacio seguro, muy privado y de alta confianza, donde los dueños vienen a retirar sus autos (que son entregados listos, en la mejor de las condiciones) para manejarlos o para seguir arreglándolos a su ritmo. Pero el espacio se presta para ser un punto de encuentro entre fanáticos. Al final, Ormeño me comentaba que muchos propietarios llegaban a buscar su auto, pero en el que menos se fijaban era en el suyo propio porque pasaban disfrutando de los otros autos y la camaradería de sus dueños (cuando estos no son muy recelosos).

Los autos

Seis autos estaban completamente descubiertos en el estacionamiento, incluyendo una Ferrari 812 GTS "Atelier Ferrari" pintada en el llamativo color Viola Hong Kong y con detalles como el "scudetto" pintado a mano artesanalmente. Acompañándola, se encontraba un espectacular Mercedes-AMG GT Black Series, uno de los pocos que llegaron a Chile y que cuyo valor puede empinarse fácilmente sobre los 450 mil dólares. Mi preferido era el Chevrolet Corvette C1 de mediados de los cincuenta, una unidad que fue comprada en Estados Unidos tras ganar dos concursos de exclusividad. Me atrevería a decir que es el mejor C1 de Chile. Otros autos eran un espectacular BMW M6 (E24) recientemente restaurado, un BMW Serie 3 (E30) y a lo lejos un Porsche Boxster de primera generación.

El proyecto

El proyecto surge de manera pionera en Chile de la mano de Sergio Mujica Charme y su hijo Sergio Mujica Devoto, especialistas en renta comercial inmobiliaria, junto a Rodrigo Celis y Rodrigo Ormeño, reconocidos coleccionistas, restauradores y fanáticos del mundo automotriz.

“Muchas veces estos modelos automotrices se adquieren como inversión y pueden llegar a quintuplicar su precio, registrando mayor plusvalía que inmuebles, terrenos, obras de arte y oro. De hecho, en el contexto mundial actual, ha tomado aún más fuerza como ‘instrumento’ de inversión”, señala Ormeño.

Para custodiar un auto se requiere contratar alguno de los planes mensuales de servicios, que van desde las UF 4,4, lo que además permite acceder al club room y cafetería, creando una experiencia única y que se ha transformado en un espacio de alto estándar para compartir experiencias, hablar sobre automóviles, reunirse en un ambiente lleno de comodidades, ver actividades del mundo motor en pantalla gigante y programar actividades en conjunto.

“Los dueños de automóviles de alta gama y colección son movidos por la pasión y el amor hacia el automóvil en todos sus aspectos: historia, aporte social, calidad de vida, estética, mecánica, motorizaciones y afición deportiva y SCS se ha transformado en el centro que congrega todo esto, además de entregar un servicio de management intensivo y personalizado de custodia, protección y cuidado de estos modelos”, concluye el ejecutivo.

Jorge Beher recomienda

Cuentanos que opinas